IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Estamos contratando". La pandemia crea una grave escasez de profesores y personal escolar en Estados Unidos

El estrés provocado por el COVID-19 ha disparado las dimisiones y las jubilaciones de maestros en el país y muchos distritos escolares ofrecen grandes incentivos para contratar.
/ Source: The Associated Press

Por Jocelyn Gecker - The Associated Press

La desesperación de un distrito escolar de California ha provocado que los profesores estén enviando folletos en la fiambrera de sus alumnos a su casa. ¿El mensaje?: "Estamos contratando”. En otros lugares, los directores están haciendo sustituciones con el personal que ayudan a cruzar con seguridad las calles más transitadas, a los profesores se les ofrecen bonificaciones económicas y algunas escuelas están volviendo al aprendizaje en línea.

Los centros educativos han dado la bienvenida a los estudiantes de vuelta a las aulas y se enfrentan a un nuevo reto: una escasez de profesores y personal sin precedentes.

[Los estudiantes de Florida expuestos al COVID-19 no tendrán que hacer cuarentena]

Las escuelas públicas llevan años sufriendo escasez de maestros, sobre todo de matemáticas, ciencias, educación especial e idiomas. Pero la pandemia de coronavirus ha agravado el problema. El estrés de la enseñanza en la era del COVID-19 ha disparado las jubilaciones y dimisiones.

Las escuelas también necesitan contratar personal como tutores y ayudantes especiales para compensar las pérdidas de aprendizaje y más profesores para dirigir la educación en línea para los que no están preparados para volver.

En Tennessee, Nueva Jersey y Dakota del Sur se ha informado de la escasez de profesores y de las dificultades para cubrir las vacantes, ya que un distrito comenzó el curso escolar con 120 profesores vacantes. En Texas, los principales distritos de Houston, Waco y otros lugares informaron de cientos de vacantes de profesores al comienzo del año.

Varios colegios de todo el país han tenido que cerrar aulas por falta de profesores.

En Michigan, las Escuelas Comunitarias de Eastpointe regresaron abruptamente a la enseñanza a distancia esta semana porque no tienen suficientes profesores. El pequeño distrito al norte de Detroit tiene 43 puestos vacantes, una cuarta parte de su personal docente.

Cuando varios profesores de la escuela media renunciaron sin previo aviso la semana pasada, el distrito cambió a las clases en línea para evitar enviar sustitutos no calificados, según explicó la portavoz Caitlyn Kienitz.

La profesora de preescolar Vera Csizmadia enseña a alumnos de 3 y 4 años en su aula del Centro de Primera Infancia Dr. Charles Smith, el jueves 16 de septiembre de 2021, en Palisades Park, Nueva Jersey.Mary Altaffer / AP

“No quieres solo a un adulto que pueda pasar una comprobación de antecedentes, quieres a un profesor delante de tus hijos”, señaló Kienitz. “Obviamente, esto no es lo ideal, pero podemos asegurarnos de que están recibiendo cada materia de un profesor cualificado”, añadió.

Según una encuesta realizada en junio a 2,690 miembros de la Asociación Nacional de Educación, el 32% afirmó que la pandemia les llevó a planear el abandono de la profesión antes de lo previsto. Otra encuesta realizada por RAND Corp. señaló que la pandemia ahondó en el desgaste, el agotamiento y el estrés de los profesores, que tenían casi el doble de probabilidades que otros profesionales de tener estrés frecuente relacionado con el trabajo y casi tres veces más probabilidades de sufrir depresión.

La falta de profesores es “realmente un problema nacional y definitivamente un problema estatal”, afirmó Linda Darling-Hammond, presidenta del Consejo Estatal de Educación de California.

[La FDA autoriza la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech para mayores de 65 años]

Un distrito escolar del condado californiano de Contra Costa Oeste está estudiando la posibilidad de contratar a profesores de matemáticas de fuera del estado para que den clases en línea mientras un sustituto supervisa a los alumnos en persona.

“Esta es la escasez de mano de obra más aguda que hemos tenido nunca”, señaló el superintendente asociado Tony Wold. “Abrimos este año con 50 vacantes. Eso significa que los estudiantes van a 50 aulas que no tienen un profesor permanente”, contó.

Hay otras 100 vacantes para personal no acreditado, pero crítico, como auxiliares de instrucción -que ayudan a los estudiantes de inglés y a los que tienen necesidades especiales-, conserjes, trabajadores de la cafetería y otros, recordó Wold.

El mayor distrito de California, Los Ángeles Unified, con 600,000 alumnos, tiene más de 500 vacantes de profesores, un aumento de cinco veces respecto a años anteriores, según la portavoz Shannon Haber.

Las escuelas intentan cubrirlas con sustitutos, pero éstos también escasean. Solo una cuarta parte de la reserva de 1,000 sustitutos cualificados está dispuesta a trabajar en Fresno Unified, según Nikki Henry, una portavoz de este distrito del centro de California con 70,000 estudiantes y 12,000 empleados.

[California obliga a sus profesores a vacunarse o someterse a pruebas periódicas de detección del COVID-19]

En el instituto de Berkeley, la escasez de sustitutos significa que se pide a los profesores que cubran los periodos de preparación, lo que provoca un agotamiento y un agotamiento que no se produce normalmente al inicio del curso escolar.

“Estamos absolutamente tensos. Ha sido un comienzo de curso increíblemente estresante”, afirma Hasmig Minassian, una profesora de noveno grado que describe el agotamiento físico y mental mientras intenta hacer malabares con las necesidades de personal y las necesidades emocionales de los estudiantes que muestran signos de mayor fragilidad mental y pérdida de aprendizaje.

“No parece que haya suficientes adultos en estos campus para mantener a los niños seguros. Sufrimos falta de personal de una manera que nunca antes habíamos sentido”, afirmó. “¿Conoces los primeros vídeos de enfermeras llorando en sus coches? Espero que salgan sobre los profesores”.

La escasez en California va de lo más grave a lo menos grave en los lugares que planificaron con antelación y se adelantaron a la competencia, pero esos son la minoría, señaló Darling-Hammond, del consejo de educación.

En un nuevo giro, el dinero no es el principal problema. Los distritos escolares tienen los fondos para contratar personal adicional, gracias a los miles de millones de fondos federales y estatales de ayuda para la pandemia. Simplemente no hay gente que lo solicite.

[Una profesora en California contagia de COVID-19 a sus alumnos tras leer sin mascarilla en voz alta]

“Todos estamos compitiendo por un trozo cada vez más pequeño del pastel”, explicó Mike Ghelber, superintendente adjunto del Distrito Escolar Unificado de Morongo, en el desierto de Mojave, que tiene más de 200 vacantes para ayudantes de educación especial, conserjes, trabajadores de la cafetería y otros. “No sé si no quieren enseñar en la era del COVID-19, pero es como si el pozo se hubiera secado”, agregó.

El distrito de 8,000 alumnos ha publicado anuncios en los periódicos, la radio y las redes sociales. Los profesores están metiendo en las fiambreras de los niños folletos de “se está contratando”, con una larga lista de vacantes para que las familias puedan correr la voz. Mientras tanto, todo el mundo colabora.

“Los directores y administradores están haciendo de guardias de paso. Las secretarias dirigen el tráfico porque nos faltan supervisores”, explica Ghelber.

La escasez hace temer que las escuelas contraten a profesores poco cualificados, sobre todo en las comunidades de bajos ingresos, donde ya es más difícil cubrir los puestos, apuntó Darling-Hammond.

El tamaño de las clases también está aumentando.

El Distrito Escolar Unificado de Mount Diablo, que atiende a 28,000 alumnos al este de San Francisco, ha tenido que llenar varias aulas de primaria con la capacidad máxima de 32 alumnos. No es lo ideal para el distanciamiento social, pero libera a los profesores para la escuela en línea.

[Niños contagiados pueden transmitir más fácil en COVID-19, sugiere un estudio]

Inicialmente, unos 150 niños se inscribieron en la enseñanza a distancia, pero con el aumento de las infecciones atribuidas a la variante delta, altamente contagiosa, el número se disparó a 600 cuando se reabrieron las escuelas. Lo mismo ocurrió en Fresno, donde las inscripciones en la enseñanza a distancia se dispararon de 450 a 3.800.

El superintendente Adam Clark explicó que el distrito de Mount Diablo está ofreciendo bonos de 5,000 dólares por firmar para los patólogos del habla y 1,500 dólares para los paraeducadores que ayudan a los estudiantes con necesidades de aprendizaje.

El Distrito Unificado de San Francisco ofrece una bonificación inicial similar para 100 puestos de paraeducadores. El cercano West Contra Costa County Unified ha establecido primas de 6,000 dólares por firmar para los profesores, con un tercio pagado después del primer mes y el resto cuando el profesor entre en el tercer año.

Distritos de Oklahoma, Carolina del Norte, Nueva Jersey y otros lugares ofrecen una serie de incentivos en metálico a los nuevos profesores, sobre todo en las escuelas de bajos ingresos y de bajo rendimiento.

De una docena de funcionarios entrevistados en distritos de California, solo uno dijo que no tenía escasez de personal.

Long Beach Unified, el cuarto distrito más grande del estado, con más de 70,000 alumnos, anticipó la primavera pasada la necesidad de contratar unos 400 puestos de trabajo.

“Fuimos muy agresivos”, señaló el superintendente adjunto, David Zaid, e incluso reforzamos los recursos humanos para que las ofertas de contrato tuvieran un plazo de 24 horas.

Un equipo de entrevistas virtuales trabajó durante el verano. Los eventos de contratación atrajeron a cientos de candidatos y, a medida que los empleados de recursos humanos cumplían los objetivos de contratación, recibían recompensas como desayunos con catering y un camión de helados.

“Probablemente habríamos sufrido la misma escasez que otros”, dijo Zaid. “Pero nos hicimos mucho más asertivos y, como resultado, no estamos en la misma situación”.