IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El sindicato de maestros de Chicago acepta regresar a clases presenciales el miércoles

Tras cuatro días de enseñanza a distancia por desacuerdos con las autoridades sobre los protocolos de seguridad frente al COVID-19, los educadores acordaron volver a las aulas.

Las escuelas de Chicago reanudarán las clases presenciales este miércoles en virtud de un acuerdo tentativo entre las autoridades y el sindicato de maestros, después de cuatro días de paro en el tercer distrito escolar más grande del país.

Las negociaciones entre el distrito escolar y el sindicato se habían estancado por diferencias respecto a los protocolos de seguridad frente al coronavirus, reportó la agencia de noticias The Associated Press.

El acuerdo, que aún debe ser ratificado en una votación por los 25,000 maestros del sindicato, establece que los alumnos volverán a las aulas el miércoles, un día después del retorno de los maestros.

[Hospitales necesitan refuerzos urgentes por el aumento del 78% en las hospitalizaciones por COVID-19]

Ninguna de las partes ha revelado más detalles del pacto.

Entre los puntos a negociar estaban los parámetros para ordenar el cierre de escuelas ante eventuales brotes de COVID-19, así como una ampliación de las pruebas diagnósticas.

Cheri Warner (izq.), acompañada de su hija Brea, piden al distrito escolar de Chicago y al sindicato de maestros que los estudiantes regresen a las aulas, el lunes 10 de enero de 2022, en Chicago.Charles Rex Arbogast / AP

La semana pasada, el sindicato votó a favor de retomar la enseñanza a distancia y pidió a los maestros que no se presentaran a clases presenciales en sus escuelas mientras continuaban las negociaciones.

Los funcionarios del distrito escolar argumentaron que las escuelas son seguras y que retomar la enseñanza remota no era una buena opción, por lo que impidieron que los maestros accedieran a los sistemas de clases en línea.

Las familias tuvieron dificultades para ajustarse a las clases a distancia, apenas dos días después de que los estudiantes regresaran de las vacaciones de invierno.

"Sabemos que esto ha sido muy difícil para los estudiantes y sus familias", dijo en rueda de prensa el lunes por la noche la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot. "Nadie gana cuando los estudiantes no están en clases", agregó.

Los maestros habían acusado a la alcaldesa de ser “implacablemente terca” y de no ceder en las negociaciones. "Se está rehusando de manera implacable a llegar a un acuerdo y nosotros estamos tratando de encontrar un modo de regresar a la gente a la escuela", declaró el sindicato.

A pesar de la retórica que se había vuelto más combativa con el paso de los días, Lightfoot se mostró optimista este lunes sobre la última propuesta que presentó.

[EE.UU casi llega a los 60 millones de contagios de COVID-19]


En medio de un repunte nacional de casos de COVID-19, los maestros de Chicago querían tener la opción de enseñar a distancia a los casi 350,000 alumnos del distrito, que en son en su mayoría miembros de la comunidad latina y negra.

Sin embargo, los líderes de Chicago rechazaban que fuese una opción que se enseñara a todo el distrito de manera remota, lo que condujo al paro de labores.

Más de 5,000 padres de familia firmaron una petición para que regresara el aprendizaje en las aulas.

Las autoridades escolares explicaron que se han invertido más de 100 millones de dólares en un plan de seguridad, que incluye purificadores de aire en cada salón de clases. Además, indican que el 91% del personal se encuentra vacunado y que se requiere el uso de la mascarilla en espacios cerrados.