IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Chicago aplaza la vuelta a las clases presenciales por el temor de los profesores a la nueva oleada de contagios

La medida adoptada en el tercer distrito escolar más grande del país se produce en medio de una creciente batalla sobre los protocolos de seguridad contra la pandemia en las escuelas.

Por Sophia Tareen - The Associated Press

Las escuelas públicas de Chicago cancelaron sus clases el miércoles luego de que el sindicato de profesores votó a favor de optar por la enseñanza remota debido a la última ola de COVID-19, según anunciaron las autoridades de distrito el martes en la noche.

La medida, que afecta al tercer mayor distrito escolar de Estados Unidos, se tomó en medio de una creciente batalla sobre los protocolos de seguridad contra la pandemia en los colegios. Por el momento se desconoce qué ocurrirá con las clases el resto de la semana.

Alumnos de una guardería de Rye, en Nueva York, llevan mascarilla y están separados por pantallas transparentes para evitar potenciales contagios de COVID-19.Mary Altaffer / AP

La acción del sindicato, aprobada por el 73% de sus miembros, pedía que la enseñanza fuese en línea hasta que “los casos disminuyan notablemente” o los líderes sindicales aprueben un acuerdo para los protocolos de seguridad con el distrito.

“Esta decisión se ha tomado con un gran pesar y una atención especial en la seguridad de los alumnos y la comunidad”, señaló el grupo en un comunicado.

[Maestros de Chicago aprueban el regreso a las aulas tras meses de desencuentros con las autoridades]

Las autoridades del distrito han insistido en mantener todos los centros abiertos para clases presenciales porque la enseñanza remota fue devastadora para el aprendizaje y la salud mental de los alumnos. Pero el sindicato sostiene que los protocolos de seguridad son deficientes y que tanto maestros como estudiantes son vulnerables.

Los asuntos más polémicos en el distrito, que tiene cerca de 350,000 alumnos, están los parámetros que provocarían el cierre de los centros. Las autoridades propusieron directrices para cierres individuales, alegando que medidas como la obligatoriedad de usar mascarilla, la disponibilidad de las vacunas y la mejora de la ventilación hacen de las escuelas uno de los lugares más seguros para los niños. Pero el grupo ha propuesto medidas para cerrar todo el distrito citando los riesgos para alumnos y profesores.

Las clases se reanudaron el lunes tras un parón de dos semanas por las vacaciones de invierno, y los contagios y hospitalizaciones por COVID-19 alcanzaron niveles récord alimentados por la variante ómicron, más contagiosa. Los distritos escolares de todo el país enfrentan el mismo problema, y la mayoría optaron por funcionar con normalidad.

El director de escuelas públicas de Chicago, Pedro Martínez, indicó que los edificios seguirán abiertos, con independencia de la votación sindical, para los administradores, el personal y los “servicios esenciales”, pero no para dar clase. La alcaldesa, Lori Lightfoot, apuntó que los maestros que no se presenten a trabajar no recibirán su salario.

[Regresan a las aulas 25 millones de estudiantes pese a la tercera ola de COVID-19 en México]

En respuesta a las preocupaciones del sindicato, el distrito dijo que ha proporcionado 200,000 mascarillas KN95 a los profesores, que permitirá a las escuelas volver a plantear las preguntas diarias sobre los exámenes de salud a los estudiantes y a los visitantes del edificio que se exigían el año académico pasado, y que detallará las medidas para cerrar las escuelas individuales.

Por ejemplo, el distrito dijo que cambiaría a la enseñanza a distancia en una escuela primaria si el 50% de sus aulas tenían más de la mitad de sus estudiantes con instrucciones de aislamiento o cuarentena.

El sindicato, que cuenta con unos 25,000 miembros, había solicitado las mismas medidas para cerrar escuelas en un acuerdo del año pasado, que expiró antes de que comenzara el nuevo curso escolar.

Pedro Martínez interviene en una conferencia de prensa poco antes de su nombramiento como director ejecutivo de las Escuelas Públicas de Chicago, en Chicago, el 15 de septiembre de 2021.Ashlee Rezin / Chicago Sun-Times vía AP

Eso incluye una pausa de dos semanas en el aprendizaje en persona en todo el distrito si la tasa de positividad de la prueba COVID-19 en toda la ciudad aumenta durante siete días consecutivos, por ejemplo.

Los líderes sindicales dijeron que se necesitaban más protocolos de seguridad y que el aumento de contagios de COVID-19 estaba causando escasez de personal.

[El presidente Biden insiste en los riesgos de la variante ómicron para quienes no se han vacunado]

El distrito señaló que aproximadamente el 82% de sus cerca de 21,600 profesores se presentaron a trabajar el lunes, una cifra inferior a la habitual, pero que las clases fueron cubiertas por docentes sustitutos y otro personal.

Los funcionarios del distrito dijeron que la asistencia de los estudiantes para la semana aún no estaba disponible.

Aproximadamente 100,000 estudiantes y el 91% de sus más de 47,000 empleados en el distrito están vacunados, según el distrito.