IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un récord de 4.3 millones de trabajadores estadounidenses renunciaron a su trabajo en agosto

La cantidad de empleos ofertados cayó solo de 11.1 a 10.4 millones respecto al mes anterior. Pero esas vacantes indican que los trabajadores están buscando mejores condiciones laborales, según los expertos.

Por Martha C. White - NBC News

Casi 4.3 millones de trabajadores abandonaron voluntariamente sus puestos de trabajo en agosto, según informó el martes el Departamento de Trabajo, mientras el número de ofertas de empleo disminuyó respecto a la máximos históricos que se venían registrando en los últimos meses.

Las ofertas de trabajo cayeron de un récord de 10.9 a 10.4 millones, una caída inesperada que, según los expertos, podría atribuirse a la contracción de la actividad comercial debido a la variante delta del coronavirus, a la caída de las expectativas económicas, a que las empresas se tomaron un respiro a finales del verano para contratar, a errores estadísticos o a alguna combinación de todo ello.

[La Cámara de Representantes vota el aumento temporal del techo de deuda para evitar un desastre económico]

“Si miramos a través de amplias secciones de métricas económicas, sabemos que recientemente ha habido cierta moderación” en las expectativas de los economistas, señaló Mark Hamrick, analista financiero jefe de Bankrate.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó un punto porcentual su proyección de crecimiento del producto interior bruto estadounidense para este año, reduciendo su previsión el martes del 7 al 6%.

“Sigue habiendo muchas corrientes cruzadas notables en la economía. Es lógico que eso tenga un coste con respecto al empleo”, dijo Hamrick.

Pero con más de 10 millones de puestos de trabajo sin cubrir, está claro que más trabajadores buscan mejores condiciones laborales. La tasa de personas que abandonan sus puestos de trabajo alcanzó un récord del 2.9% y sucedió especialmente en lo sectores la hostelería y el comercio al por mayor.

“Teniendo en cuenta que los niveles de empleo son más bajos, es increíble ver que miles de personas renuncian”, afirmó Julia Pollak, economista jefe de ZipRecruiter.

[El alza del precio de la gasolina encarecerá “todos los rincones de la economía”, advierten expertos]

El deseo de evitar trabajos con mucho contacto en persona podría estar impulsando parte de la migración. “Es interesante ver lo extendido que está este récord de renuncias. Puede que parte de lo que está ocurriendo es que la gente está abandonando estos sectores presenciales por otros donde tengan menos contacto con los clientes”, apuntó.

Las ofertas de empleo cayeron en mayor medida en dos sectores: la asistencia sanitaria y social, y los servicios de alojamiento y alimentación, sectores muy muy tocados por la larga duración de la pandemia.

Los expertos advierten de que la escasez de mano de obra está afectando a la capacidad de las empresas familiares para prosperar e incluso, en un número creciente de casos, para sobrevivir.

[Tras más de un año de pandemia, ahorrar aún es difícil. Esto puede cambiar pronto]

La plataforma de redes para pequeñas empresas Alignable reveló que un tercio de los propietarios de restaurantes encuestados dudaban de poder pasar las fiestas navideñas sin quebrar.

La imposibilidad de contratar es un factor clave, según el cofundador y director general de Alignable, Eric Groves, quien advirtió que otros tipos de empresas que dependen en gran medida de la mano de obra para generar ingresos, como los servicios personales y el transporte, se enfrentan a riesgos similares.

[¿Cómo impacta su bolsillo el no estar vacunado contra el COVID-19?]

“Si la mano de obra es un elemento crítico para los ingresos, es un desafío”, afirmó, señalando informes anecdóticos de restaurantes y tiendas familiares que han cerrado sus puertas por completo durante la mayor parte de la semana.

Un cliente sale de un restaurante donde se buscan empleados en Richardson, Texas, el 2 de septiembre de 2020.LM Otero / AP

“El problema es que cuando hay poco personal... tienes que dar un respiro a tus empleados para poder ofrecer el nivel de servicio que quieres”, recordó.

Groves dijo que todo tipo de empresas han tenido que aumentar los salarios -además de pagar mayores costes por los suministros y materias primas-, pero que muchas tuvieron dificultades para encontrar trabajadores.

Una nueva encuesta de la Federación Nacional de Empresas Independientes (NFIB, por sus siglas en inglés) reveló que un 51% de las pequeñas empresas, un porcentaje sin precedentes, no pueden cubrir sus puestos de trabajo.

“Es un momento increíblemente difícil para los que tienen puestos vacantes para encontrar y atraer a los solicitantes”, dijo Holly Wade, el director ejecutivo del Centro de Investigación de la NFIB.

[Las mujeres siguen ahorrando menos que los hombres para la jubilación. Así puede retirarse con mayor tranquilidad]

“Para muchos de ellos, no están recibiendo ninguna solicitud — simplemente no hay currículos que lleguen en este momento”, señaló, a pesar de que un récord de 42% de las pequeñas empresas dijeron que han aumentado el salario y el 30% dijo que planean hacerlo en los próximos tres meses. Wade afirmó que la alta rotación de la mano de obra existente agrava el desafío.

La escasez pesa cada vez más en las perspectivas de futuro de los empresarios: la encuesta de la NFIB reveló que el optimismo de las pequeñas empresas cayó y la incertidumbre de los propietarios aumentó. Esto pesa sobre los planes de crecimiento, como la inversión de capital, según la encuesta.

A pesar de la contracción de las ofertas de empleo la escasez de mano de obra sigue siendo una nube que se cierne sobre la recuperación económica. “No veo que este problema vaya a remitir pronto. Los propietarios de pequeñas empresas prevén tener que lidiar con esto hasta bien entrado el año 2022”, afirmó Wade.