Trump plantea una orden ejecutiva de recortes de impuestos y desahucios en plena negociación de las ayudas económicas del Congreso

"Estoy analizando una suspensión temporal del impuesto sobre la nómina", dijo el presidente en una conferencia de prensa en la que también planteó suspender los desahucios mediante orden ejecutiva y desbloquear las ayudas al desempleo durante la pandemia.

Mientras millones de estadounidenses esperan un acuerdo en el Congreso que destrabe un cheque de ayuda por el coronavirus de 1,200 dólares, el presidente, Donald Trump, dijo este miércoles que estaba estudiando emitir varias acciones ejecutivas para desbloquear ayudas para los desempleados y suspender el impuesto sobre la nómina y las expulsiones de inquilinos, o desahucios.

"Mi Administración está analizando acciones ejecutivas para proteger a los estadounidenses de los desahucios... así como ayuda adicional para los desempleados. De manera muy importante, también estoy analizando una suspensión temporal del impuesto sobre la nómina", dijo el mandatario durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca este miércoles por la tarde.

Trump calificó la propuesta de los demócratas para impulsar la economía como un "rescate de un billón de dólares de ciudades y estados malamente gobernados".

Mientras tanto, esta semana termina el plazo autoimpuesto por los demócratas y el Gobierno para alcanzar una acuerdo para el nuevo paquete de ayuda económica ante la pandemia, y se comienzan a ver los primeros avances.

El objetivo de ambas partes es que el Congreso pueda votar por la nueva propuesta durante la próxima semana.

El apuro responde al fin de la ayuda económica del primer paquete de ayuda, que ha dejado a 25 millones de personas que perdieron su empleo por el coronavirus sin un estipendio semanal de 600 dólares, que era parte de un paquete de dos billones de dólares aprobado en marzo para impulsar la economía tras la debacle que ocasionó la pandemia.

Como representantes de la Administración Trump participan en las negociaciones el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows. Por los demócratas, lo hacen la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer.

 

 

Hasta este miércoles las diferencias superan por mucho a los acercamientos, incluso en las declaraciones.

Este martes, Schumer afirmó que "ellos (el Gobierno) ha hecho algunas concesiones que nosotros apreciamos; nosotros hemos hecho concesiones que ellos aprecian. Estamos lejos de alcanzar un acuerdo en los asuntos importantes, pero seguimos conversando".

La respuesta de Meadows grafica en parte la situación: las concesiones de los republicanos, dijo, son "por lejos más sustanciales" que las hechas por los demócratas.

De no alcanzar un acuerdo, el Gobierno estudia la posibilidad de actuar unilateralmente a través de una orden ejecutiva del presidente Donald Trump, que no requiera pasar por la aprobación del Congreso.

Trump, aseguro este miércoles que él tiene el "derecho absoluto" de suspender la recaudación de impuestos mensual sin necesidad de contar con la aprobación del Congreso.

Trump afirmó que estudia emitir una orden ejecutiva para suspender los desalojos a quienes no han podido pagar su renta, además de incluir los recortes en el pago de impuestos.

"Lo puedo hacer to mismo. Tengo el derecho de suspender (el pago de impuestos). Es un incentivo para la gente, para los pequeños negocios para que contraten de vuelta a sus trabajadores", afirmó a Fox News.

En qué sí hay acuerdo

La Casa Blanca está buscando lanzar otra ronda de cheques de estímulo de 1,200 dólares, algo con lo que los demócratas están de acuerdo.

Este cheque, tal como el anterior, iría en beneficio de aquellas personas solteras que ganen hasta 75,000 al año, y para los matrimonios que en conjunto tengan ingresos por hasta 150,000.

La única diferencia entre ambas partes está en el monto para los dependientes. Los demócratas proponen 1,200 por cada hijo (hasta tres) y los republicanos quieren entregar 500 dólares por cada dependiente.

En qué no están de acuerdo

Y los acuerdos llegan hasta ahí. Hasta este miércoles, siguen siendo muchas más las diferencias entre las propuestas de ambas partes, comenzando por el monto total del paquete de ayuda. 

La propuesta demócrata alcanza los 3,400 millones, mientras que los republicanos proponen una ayuda total por 1,100 millones.

"No estamos ni siquiera cerca de 3,400 millones. Es ridículo", dijo Mnuchin este tras la reunión de este martes.

Uno de los puntos principales en que no se ha logrado acuerdo es respecto a la ayuda semanal de 600 dólares para quienes perdieron su empleo durante la pandemia.

Los republicanos quieren recortar estas ayudas para animar a los beneficiarios a volver al trabajo. Una de las propuestas presentadas por el Gobierno es que la ayuda de 600 se extienda una semana. Otra idea es que la ayuda continúe pero que el monto disminuya a 400 dólares, según publica Forbes.

Según un estudio de la Universidad de Chicago, al sumar los beneficios por desempleo del Gobierno federal y los estados, dos terceras partes de estos 25 millones de desempleados estaban recibiendo más dinero que en sus trabajos antes de ser despedidos.

[Se termina el apoyo económico de 600 dólares semanales para los desempleados]

Ambas opciones fueron rechazadas por los demócratas, que no quieren ceder en su posición respecto a mantener el monto de la ayuda semanal. Sin embargo, se han abierto a la idea de que la cantidad entregada sea menor si es que las cifras de desempleo mejoran.

"Yo creo que ese número se relaciona con la cantidad de desempleo que hay. Si el desempleo cae, entonces ese número podría bajar. Pero no podemos decirle a la gente 'tenemos más contagios, más muertes, más desempleo, más hambre, así que tendremos menos beneficios. Eso no pasará", afirmó Pelosi luego de una de las varias reuniones que se han sostenido en la última semana.

[Al borde de la desesperación decenas de miles de trabajadores que aún no reciben los beneficios de desempleo]

Otro punto de desacuerdo es, según ha dicho Pelosi, que la Administración Trump se resiste a un plan de salud pública para combatir la pandemia. "Es uno de los puntos sobre los que aún no hemos llegado a ningún acuerdo", aclaró la demócrata a ABC.

Tampoco hay acercamientos respecto a la ayuda a las escuelas que están reabriendo sus puertas, una idea de los republicanos para forzar el regreso de los niños a clases.

Los demócratas, así como los expertos en salud que asesoran a la Casa Blanca, han advertido del riesgo de que las escuelas en las zonas con picos de casos vuelvan a recibir alumnos.

Con información de The Washington Post, ABC y USA Today