IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Si tiene una empresa pequeña y necesita ayuda financiera puede aplicar a este programa, pero debe hacerlo pronto

El Programa de Protección del Pago de Nómina, que fue creado en 2020 por el golpe financiero de la pandemia de COVID-19, ha ayudado a millones de empresas a mantener empleados en nómina mediante préstamos perdonables, pero pronto podría quedarse sin fondos.

Por Carmen Reinicke - CNBC + Acorns

Las pequeñas empresas de Estados Unidos se están dando cuenta de que es posible que pronto ya no puedan beneficiarse del Programa de Protección del Pago de Nómina (PPP, por sus siglas en inglés).

Esto se debe a que el dinero de este programa federal de ayuda por la pandemia de COVID-19 se está acabando.

Una mayoría de legisladores apoyó abrumadoramente la extensión del PPP el mes pasado, moviendo su fecha límite del 31 de marzo al 31 de mayo. El programa, que fue establecido bajo la Ley CARES el año pasado para proporcionar préstamos a pequeñas empresas (perdonables si se gastan principalmente en la nómina), reabrió en enero para una segunda ronda de ayuda con más de 284,000 millones de dólares en fondos.

[Dónde puede ganar un dinero extra trabajando desde su casa]

El Plan de Rescate Estadounidense (ARP, por sus siglas en inglés) aprobado en marzo asignó 7.25 mil millones adicionales al PPP, con lo que el total asciende a casi 292 millones.

Hasta el 5 de abril, la Administración de Pequeñas Empresas, que supervisa el programa, aprobó casi 4 millones de préstamos PPP por un valor aproximado de 224,000 millones, según la agencia. Eso significa que quedan alrededor de 68 mil millones por gastar.

La posibilidad de que el dinero se acabara no había sido lo más importante, al menos en esta ronda del programa, hasta justo antes de que se cumpliera la extensión.

En una audiencia el 24 de marzo en el Senado, Patrick Kelley, administrador asociado de la Oficina de Acceso a Capital de la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa (SBA, por sus siglas en inglés), señaló que al PPP le quedaban alrededor de 79,000 millones, que se agotarían a mediados de abril si las solicitudes continuaban al mismo ritmo.

Además, en ese momento, la SBA tenía alrededor de 190,000 préstamos retenidos, mientras se resolvían problemas pendientes con las solicitudes, lo que redujo aún más los fondos restantes.

"Este programa en realidad no se mantendrá activo hasta el 30 de mayo, ya que el dinero se acabará", dijo Erik Asgeirsson, presidente y director ejecutivo de CPA.com, la división de negocios y tecnología del Instituto Estadounidense de Contadores Públicos. "No creo que nadie supiera que el dinero se acabaría hasta que la SBA hizo ese anuncio".

Un programa de ayuda plagado de problemas

Aunque ha ayudado a millones de empresas a mantener empleados en nómina, el programa ha estado plagado de problemas desde el principio, gracias a su rápida implementación.

La primera ronda de ayuda se agotó rápidamente y el dinero se destinó principalmente a empresas más grandes y sólidas, dejando fuera a las más vulnerables. Cuando comenzó la segunda ronda en enero, las empresas más pequeñas pudieron acceder mejor a los fondos, pero los tiempos de procesamiento tomaron más tiempo ya que la SBA implementó nuevas reglas para combatir el fraude.

Y cambios de otra naturaleza condujeron a una mayor confusión. En febrero, la Administración Biden anunció que actualizaría los criterios de elegibilidad para el programa, una nueva fórmula de cálculo de préstamos para propietarios únicos y una ventaa de solicitud anticipada de dos semanas para empresas con menos de 20 empleados.

El objetivo era ayudar a las empresas más pequeñas, que son predominantemente propiedad de mujeres y personas de color, a tener acceso a estos préstamos perdonables. Sin embargo, el momento en que se aplicaron las nuevas reglas dio a las empresas poco tiempo para aprovecharlos.

Además, los propietarios únicos que pidieron ayuda antes de que se anunciara el cálculo del nuevo préstamo estaban molestos porque la diferencia podría ser de miles de dólares en fondos condonables.

La ampliación del programa les dio a estas empresas más pequeñas más tiempo para solicitar los préstamos. Que se termine demasiado pronto, o no asignarle más fondos, significaría la quiebra para una mayor cantidad de empresas vulnerables.

[Los trabajadores de Amazon rechazan crear el primer sindicato de la compañía en EE.UU.]

“Finalmente estamos en un punto en el que hay algo de equidad para las empresas más desatendidas”, dijo Rebecca Shi, directora ejecutiva de la American Business Immigration Coalition, que está pidiendo más fondos y préstamos retroactivos para propietarios únicos.

Sin duda, hay indicios de que la economía está mejorando y recuperándose de la pandemia.  El país agregó 916,000 puestos de trabajo en marzo y la vacunación se está acelerando. Además, existen otros programas a través de la SBA que ayudarán a las pequeñas empresas y se han expandido recientemente, como el Préstamo de Desastre por Daños Económicos

Aun así, esa no es una razón para poner fin al PPP y sus préstamos condonables, según Shi, sino quizás para considerar un alivio más específico.

La pandemia y su impacto económico están lejos de terminar, especialmente para las empresas más pequeñas que no se están beneficiando de la llamada recuperación en K, dijo Shi.

Más dinero, más cambios

Ahora los prestamistas y los prestatarios están pidiendo más cambios al programa. Estos incluyen más fondos, permitir que las pequeñas empresas obtengan segundos préstamos y hacer que la nueva fórmula de cálculo de préstamos sea retroactiva para los propietarios únicos.

Si los legisladores votan para completar el programa, es de esperar que sea más temprano que tarde, según Sam Sidhu, director de operaciones de Clientes Bank en Wyomissing, Pennsylvania.

"Cuando sientes que corres contrarreloj, se crea esa ansiedad que existía en abril del año pasado, el pensamiento de 'Es probable que no consiga ese dinero'", dijo Sidhu.

Según su estimación, entre 100,000 y 150,000 millones de dólares probablemente sería suficiente financiamiento para que el PPP llegue al 31 de mayo con algo de dinero sobrante.

Mientras tanto, las empresas que quieran eneficiarse del programa, especialmente aquellas que no han recibido dinero del PPP, deben presentar su solicitud lo antes posible.

"Las empresas no saben que tienen que darse prisa, pero es mejor que se den prisa", dijo Asgeirsson, y agregó que también le preocupa que los prestamistas empiecen a cerrar sus plataformas a medida que se acaba el dinero. "Eso hará que la gente entre en pánico".

[¿Cómo se planea financiar el plan de infraestructura de Biden?]

Sarah Foster, de 49 años, tiene una tienda de joyería y diseño en Prescott, Arizona, y es una de las propietarias únicas que se habría beneficiado de la nueva fórmula de préstamos. Foster solicitó un segundo préstamo al PPP tan pronto como pudo este año y obtuvo alrededor de 5,250 dólares en marzo.

Si hubiera esperado solo unas semanas más para aplicar bajo la nueva fórmula (que no se había anunciado cuando envió su documentación), habría sido elegible para recibir alrededor de 14,000.

La diferencia en el financiamiento es especialmente importante para las pequeñas empresas como la de Foster en este momento, ya que las economías estatales se están abriendo lentamente de nuevo, dijo.

"10,000 dólares o 20,000 podrían hacer que una pequeña empresa se mantenga a flote o se hunda, porque estamos en el proceso de la vacunación", dijo.

Este artículo hace parte de la serie Invest in You Ready. Set. Grow (Invierte en ti: Preparado. Listo. Crece), una iniciativa de CNBC y Acorns, la app de microinversión. NBC Universal y Comcast Ventures son inversores de Acorns.