IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Madres latinas recibirán un pago mensual de hasta 1,000 dólares durante tres años

“No sabía si era un truco”, dijo una beneficiaria de este programa, que favorece también a inmigrantes en Nueva York. Los expertos se han sorprendido por cómo gastan ese dinero.

Por Lorie Konish - CNBC

Mujeres latinas de la ciudad de Nueva York están a punto de lograr un importante aumento de ingresos gracias al lanzamiento de un programa de recursos garantizados, denominado Bridge Project, que pagará a algunas madres de bebés y embarazadas desde 500 a 1,000 dólares al mes durante un periodo de tres años.

Un primer grupo de 100 madres comenzó a recibir los pagos el pasado mes de julio; aproximadamente la mitad de participantes son mujeres negras y la otra mitad latinas.

Los líderes del programa se han sorprendido de cómo distribuyen las madres el dinero.
Los líderes del programa se han sorprendido de cómo distribuyen las madres el dinero.Andersen Ross / Getty Images

Una de cada cinco es indocumentada. Residen en los barrios de Central Harlem, Inwood y Washington Heights en Manhattan.

Está previsto que el proyecto comience a reclutar un segundo grupo de 500 madres primerizas embarazadas en abril, esta vez dirigido a East Harlem en Manhattan, así como al centro y sur de El Bronx.

[Beberse un zumo de naranja le va a salir más caro. Estos son los motivos]

El inicio del programa se produce en un momento en el que Estados Unidos está experimentando con nuevas formas de distribuir dinero público en medio de la pandemia de coronavirus.

Así, por ejemplo, el Gobierno federal envió tres cheques de estímulo, y también se aprobaron ayudas mensuales por hijos de hasta 300 dólares por niño, aunque expiraron este mes de enero.

Sin ese dinero mensual de crédito fiscal por hijos, casi cuatro millones de niños podrían caer en la pobreza, según una investigación de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Muchas ciudades estadounidenses también están experimentando con proyectos propios de renta garantizada destinados a ayudar a los residentes con bajos ingresos a mejorar su seguridad financiera. El Bridge Project es el primero en enfocarse en Nueva York.

La idea del proyecto viene de Monarch Foundation, una fundación familiar privada dirigida por Holly Fogle, emprendedora social, y su marido, el inversor de capital de riesgo Jeff Lieberman.

[Empleadas latinas denuncian que Amy’s Kitchen las empuja a trabajar hasta lesionarse: “Nunca volveré a vivir sin dolor”]

La fundación ha aportado más de 16 millones de dólares para el proyecto. Se estudiará como un ensayo controlado aleatorio en colaboración con el Center for Guaranteed Income Research de la Universidad de Pennsylvania

La inspiración para el proyecto surgió en parte del trabajo de Fogle con Nido de Esperanza, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es contribuir a romper el ciclo de la pobreza ayudando a los niños en sus primeros 1,000 días de vida.

Las investigaciones del Harvard Center for the Developing Child y otras instituciones han puesto de relieve la importancia del impacto de esos primeros días en la vida de un niño, dijo.

“Fue interesante lo que decían los académicos y lo poco que se trasladaba a la vida práctica”, agregó Fogle.

En los primeros trabajos de Bridge Project ya se ha visto cómo la financiación extra ha ayudado a mejorar la vida de las madres, desde ayudarlas a pagar el alquiler, mantener el servicio telefónico o pagar necesidades cotidianas como la comida o una silla para bebés.

[Así puede identificar si su hijo está enfrentando problemas emocionales]

“Vimos lo inteligentes que eran las madres en cuanto a qué hacer con el dinero”, dijo Fogle, “confiar en ellas para que hicieran lo que necesitaban para ellas y su familia nos pareció una gran idea”.

Daniela Gutiérrez, de 28 años, y quien reside en Harlem, dijo que se sorprendió al conocer el programa cuando una trabajadora social le recomendó que lo solicitara. “No sabía si era un truco”, aseguró.

Gutiérrez, madre soltera, fue aceptada como parte del primero grupo de mujeres que tiene las ayudas desde julio.

Ha estado recibiendo 1,000 dólares al mes, una suma que ella describe como un salvavidas.

[Una niña canadiense fue secuestrada por su padre para evitar que la vacunen]

Como el hijo de Gutiérrez sólo tiene 7 meses, no cumplió el plazo para poder optar a los pagos mensuales del pago fiscal por hijo. Mientras tanto, el trabajo actual de Gutiérrez en una universidad local es sólo a tiempo parcial.

Aunque ha estado a distancia durante la pandemia, es posible que pronto la llamen para volver a la oficina, momento en el que tendrá que pagar la guardería.

La suma mensual ha proporcionado a Gutiérrez unos ingresos con los que puede contar. No está tan estresada como lo estaría sin ella, dice. Además, ahora puede pagar el alquiler, Internet y los artículos que necesita su bebé, como pañales, toallitas y ropa.

Cuando encuentre un trabajo a tiempo completo, espera ahorrar dinero para la universidad de su hijo.

“Me ha ayudado a ser una mejor madre”, dijo Gutiérrez.

[Cae el desempleo entre los latinos pese a que se crearon menos puestos de los esperados en noviembre]

Mientras los legisladores federales en el Capitolio debaten el envío de pagos mensuales adicionales mejorados de crédito fiscal por hijos a las familias, Lieberman aseguró que espera que el proyecto ayude a demostrar que proporcionar ayuda a las familias con niños pequeños no es una cuestión partidista.

“A medida que veamos el éxito en términos de resultados, nuestra intención absoluta es seguir ampliando”, afirmó Lieberman.

“La verdadera cuestión es cómo conseguimos que se unan a nosotros otras personas con ideas afines y, en última instancia, cómo empezamos a pensar en las políticas”, agregó.