IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los ministros de Finanzas del G7 llegan a un acuerdo sobre una tasa impositiva global mínima del 15%

El objetivo es evitar que las grandes multinacionales eludan el pago de impuestos en países donde les ofrecen una tasa impositiva muy baja. Los detalles del pacto se cerrarán en la cumbre de líderes del 11 de junio en Cornualles, Inglaterra.

Los ministros de Economía del G7, que agrupa a Canadá, Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido, llegaron este sábado en Londres a un acuerdo "histórico" sobre la reforma del sistema fiscal global, según anunció el ministro británico de Economía, Rishi Sunak. El pacto establece un impuesto mínimo de sociedades de “al menos un 15%”.

El pacto requerirá que los gigantes tecnológicos multinacionales hagan su contribución fiscal, indicó Sunak en una declaración colgada en su cuenta de la red social Twitter.

El pacto acordado por los ministros de Finanzas de las siete economías más avanzadas será analizado en la reunión del G20 -países desarrollados y emergentes- y de gobernadores de bancos centrales que se celebrará en julio en Venecia, Italia.

La reunión de los ministros de Finanzas del G7 será seguida la semana que viene de la cumbre de los líderes del G7, que se reunirán del 11 al 13 de junio, en Cornualles, Inglaterra, donde se espera que cierren los detalles definitivos.

"Estoy encantado de anunciar que hoy, después de años de discusiones, los ministros de Finanzas del G7 han alcanzado un acuerdo histórico para reformar el sistema fiscal global", dijo Sunak al término de la reunión, celebrada en el palacete de Lancaster House, en el centro de la capital británica.

[Por qué los tres meses que vienen pueden dar forma a los próximos tres años de Biden en el cargo]

El objetivo es evitar que las grandes multinacionales eludan el pago de impuestos alojando una parte importante de sus beneficios en jurisdicciones que para atraerlas les ofrecen un nivel de impuestos muy bajo.

Esas prácticas de optimización, aunque sean legales, cada vez resultan más insoportables para las opiniones públicas y para las arcas de muchos Estados. Sobre todo con la crisis que ha disparado la deuda.
 

El canciller de Hacienda de Gran Bretaña, Rishi Sunak (izquierda), La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen (de espaldas), la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva (en en centro), y la ministra de Finanzas de Canadá, Chrystia Freeland (a la derecha), charlan en el primer día de la reunión de ministros de finanzas del G7 en Lancaster House en Londres, Inglaterra, el 4 de junio de 2021.Stefan Rousseau/POOL/AFP via Getty Images

 

El pacto está pensado para adaptarlo a la "era digital global" y, "lo que es crucial, asegurar que es justo, de modo que las compañías correctas (los gigantes tecnológicos) pagan el impuesto adecuado en el lugar correcto y eso es un precio enorme para el contribuyente británico", agregó el titular de Economía.

[Camioneros y enfermeras: estos son los trabajos más requeridos durante la reactivación económica (y los que nadie quiere)]

"El acuerdo alcanzado aquí dice que al menos el 15% (de tasa de sociedades)", insistió el ministro al defender su decisión de no presionar a favor de un porcentaje más alto, del 21%, como quería la Administración estadounidense.

"Esto es algo de lo que se ha hablado durante al menos diez años. Y aquí, por primera vez hoy, hemos llegado a un acuerdo de principios tangibles sobre cómo deben ser estas reformas y ese es un gran progreso", añadió Sunak, que calificó de "justo" el sistema.

La secretaria estadounidense del Tesoro, Janet Yellen, en representación del Gobierno de Biden, ha propuesto además una solución para que las 100 mayores multinacionales del mundo tributen en territorio en el que generen sus beneficios, independientemente de que tengan presencia física en el lugar.

El presidente había sugerido aumentar los impuestos a empresas, del 21% -el nivel establecido en 2017- al 28%, pero el miércoles el mandatario ofreció como alternativa aplicar una tasa mínima del 15% a las corporaciones.

[Mantener el crédito fiscal por hijo ayudaría a 65.6 millones de niños estadounidenses]

En los últimos meses, Biden había planteado una subida impositiva a las grandes compañías para sufragar el alud de gasto público, además de aplicar otro impuesto mínimo del 15% sobre los ingresos contables, los que reportan a los inversores, a diferencia de los ingresos que se reportan a la Hacienda.

En Europa, países que como Francia tienen unos tipos elevados para el impuesto de sociedades, que en 2022 se quiere hacer converger al 25 %, hubieran preferido que la cifra del impuesto mínimo fuera el más alto posible. Al mismo tiempo hay otros que ofrecen tipos muy bajos (como Irlanda o Hungría) y no quieren perder su valor añadido para las empresas.

Con información de EFE y AP.