Las peticiones de ayuda por desempleo suben en casi 900,000 en una semana y las empresas proyectan aún nuevos despidos

“La recuperación 'en forma de V' es un espejismo”, asegura un experto, “estamos registrando una reducción permanente en el tamaño de varios sectores de la economía”.
Un grupo de personas hacía fila frente al Departamento de Seguridad Laboral de Mississippi, en el Centro de Trabajo WIN ubicado en Pearl, Mississippi, el 31 de agosto de 2020.
Un grupo de personas hacía fila frente al Departamento de Seguridad Laboral de Mississippi, en el Centro de Trabajo WIN ubicado en Pearl, Mississippi, el 31 de agosto de 2020.AP

Por Lucy Bayly – NBC News

La semana pasada se sumaron 884,000 nuevas solicitudes de ayuda por desempleo, según datos del Departamento de Trabajo, frente a las proyecciones de los economistas que las estimaban en unas 850,000.

Aumentaron así de 881,000 a 884,000 en una semana pero por debajo de las 1.01 millones de la semana anterior; en cualquier caso, esa caída se debió en parte a un cambio en la metodología utilizada para tabular las cifras semanales ajustadas estacionalmente.

[Nueve millones de personas no han recibido un cheque de estímulo económico por el COVID-19. Aún tienen chance]

Seis meses después del inicio de la pandemia de coronavirus, el total semanal sigue siendo más del cuádruple de los niveles prepandémicos. Las solicitudes semanales de desempleo alcanzaron un récord histórico en marzo, aumentando a casi 7 millones cuando la pandemia obligó al cierre de negocios, tiendas y restaurantes para mitigar la propagación del coronavirus.

A medida que la economía se reabre, el número de personas que hacen solicitudes de desempleo ha disminuido de manera lenta y vacilante, mientras se registra un resurgimiento en las tasas de infección que modera cualquier descenso continuo.  

[Las peticiones de ayuda por desempleo caen a su nivel más bajo en la pandemia pero casi 900,000 personas perdieron su trabajo en una semana]

Mientras los legisladores continúan debatiendo en Washington sobre la posibilidad de que las ayudas adicionales para el desempleo disuadan a los solicitantes de regresar a la fuerza laboral, muchas personas simplemente están descubriendo que los trabajos que tenían ya no existen. Alrededor de 22 millones de personas han perdido sus empleos desde que llegó el coronavirus, y hasta ahora solo la mitad de esos puestos han sido restituidos.

Incluso para las empresas que han reabierto, el tráfico peatonal (y la dotación de personal) todavía se encuentran muy por debajo de los niveles previos a la pandemia, puesto que muchos clientes continúan comprando en línea por temor a contraer el virus.

Mientras muchos restaurantes están obligados a operar con solo el 25 por ciento de su capacidad para mantener el distanciamiento social, los dueños de negocios aún tienen que llamar a la mayoría de sus empleados que fueron despedidos por el virus.

Además, el aprendizaje en línea se ha convertido en un factor importante que contribuye al retraso en el retorno al trabajo porque mantiene a los padres —generalmente a las madres— en casa para ayudar a los niños a navegar por el nuevo entorno educativo.  

“Las empresas continúan experimentando dificultades para conseguir la mano de obra necesaria, un asunto agravado por la disponibilidad de guarderías, así como por la incertidumbre sobre el próximo año escolar”, señaló la Reserva Federal en su más reciente informe sobre el estado de la economía.

[El Gobierno federal aprueba la ayuda extra de desempleo de 300 dólares en 30 estados]

Un semestre después de la llegada de la pandemia, la lenta tasa de recuperación ha provocado un aumento en las discusiones corporativas sobre los recortes permanentes de empleos, y casi la mitad de las empresas que ya han anunciado licencias o despidos dicen que esperan hacer más ajustes en los próximos 12 meses, según una encuesta reciente de Randstad RiseSmart, una empresa de subcontratación.

“La recuperación 'en forma de V' es un espejismo”, dijo a NBC News Nick Mazing, director de investigación del proveedor de datos Sentieo, “estamos registrando una reducción permanente en el tamaño de varios sectores de la economía”.