IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La inusual exigencia de propina de un restaurante en California reaviva un debate que se ha tornado espinoso

Cada vez más estadounidenses se niegan a pagar propinas o están dejando menos, en medio de una persistente recesión.

El hecho de que un cliente de un restaurante en California se viera obligado a pagar una propina de 18% no hubiera creado un alboroto en las redes sociales, si no hubiera sido por el hecho de que el establecimiento tiene una inusual política a la hora de exigir que los comensales dejen dinero extra por el servicio recibido.

El restaurante, ubicado en Cupertino, asegura que la política del local obliga a los grupos "de uno o más personas" a pagar el 18% del total del costo de lo consumido.

Matemáticamente, "una o más personas" es, en esencia todos, y quizás esa exigencia o el disfraz que la envuelve fue lo que provocó que muchas personas descargaran su ira en las redes sociales al comentar sobre el hecho.

El porcentaje de estadounidenses que siempre da propina a su camarero ha estado disminuyendo de manera constante.
El porcentaje de estadounidenses que siempre da propina a su camarero ha estado disminuyendo de manera constante.Getty Images

"Este restaurante tiene un cargo extra de 18% para mesas de UNA o más personas. He visto a restaurantes incluir el cargo extra cuando se trata de grupos grandes, ¡pero nunca por una sola persona!", comentó un usuario en la red social Reddit que se identifica como TRTL2k.

En total, el hecho provocó alrededor de 5,000 comentarios en la plataforma, y muchos de los usuarios se mostraron enfurecidos.

El comensal, que publicó una foto de la cuenta con el aviso del cargo, explicó que había pedido tres platos, para un subtotal de 49.50 dólares. A ello se le sumaron los impuestos a la venta (4.52 dólares) y el cargo que fue centro de la discordia (8.91 dólares). Sumado: la persona terminó pagando 62.93 dólares, muestra la imagen publicada.

Un alto número de quienes se sumaron al debate aseguraron que no hubieran pagado la suma. Otros dijeron que en situaciones similares habrían tomado la misma decisión.

"Me hubiera ido", afirmó uno.

"¿Para grupos de uno o más grandes? Qué manera más enrevesada de decir que le cobramos a todos 18%", dijo otro.

"Una manera muy eficaz de perder clientes", aseveró un tercero.

Otro de los foristas, fue más extenso en su rechazo y explicó que "me negaría a pagar hasta que retiren el aviso del recibo. Esto es ilegal si no lo avisan de antemano. Una vez que retiren el aviso [del ticket impreso], no dejaría propina y pagaría el total del servicio para no volver nunca".

La controversia tiene lugar cuando cada vez más estadounidenses se niegan a pagar propinas o están dejando menos, en medio de una persistente recesión.

El porcentaje de estadounidenses que siempre da propina a su camarero ha estado disminuyendo de manera constante: pasó de 77% en 2019 a 65% este año, según una encuesta reciente de Bankrate a más de 2,000 adultos.

"La inflación y el malestar económico general parecen estar haciendo que los estadounidenses sean más tacaños con sus hábitos de propina, aunque nos enfrentamos a más invitaciones a dejar propina que nunca", afirmó Ted Rossman, analista principal del sector de Bankrate.

Muchos también sienten una presión añadida para dejar propina en medio del aumento de los avisos automáticos de propina en quioscos y aplicaciones de autoservicio, indicó un reporte sobre presupuestos de consumidores de NerdWallet.

En junio, los empleados de la industria del ocio y la hostelería que no trabajan en restaurantes –trabajadores que históricamente no cobraban propinas– ganaron una media de 1.25 dólares por hora en propinas, 30% más que hace cuatro años, según el proveedor de nóminas Gusto.

Dos tercios de los estadounidenses tienen una opinión negativa sobre las propinas, según Bankrate, sobre todo cuando se trata de avisos de pago digitales y sin contacto con opciones predeterminadas que pueden oscilar entre el 15% y el 35% por cada transacción.

En el caso de los restaurantes, la opinión de una experta es que si cree que el servicio ha sido deficiente, puede dar menos propina de lo normal, pero no deje de hacerlo a menos que la experiencia haya sido "realmente terrible", recomendó Diane Gottsman, fundadora de The Protocol School of Texas y una experta en etiqueta.

Es más, "está en su derecho como cliente de comunicar a la empresa o al trabajador su insatisfacción, o que no está contento con su actitud", añadió Gottsman, "es importante tener una buena experiencia si va a salir y gastar dinero".

Con información de Fox Business