IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La inflación sube el 7.5% y registra el mayor incremento de precios en cuatro décadas

El coste de la electricidad, los alimentos y la vivienda disparan un 0.6% los precios en enero respecto a diciembre y un 7.5% respecto a enero de 2021, según el Departamento de Trabajo.
/ Source: The Associated Press

La inflación alcanzó este año un máximo en las últimas cuatro décadas de 7.5% , informó este jueves el Departamento de Trabajo.

Esto supone un aumento respecto al 7.1% interanual de diciembre y marca el mayor incremento desde febrero de 1982.

El coste de la electricidad, los alimentos y la vivienda dispararon un 0.6% los precios en enero respecto a diciembre. Los alimentos y energía subieron un 0.9% cada uno, y la vivienda un 0.3%.

Hay pocos indicios de que la inflación vaya a disminuir significativamente en breve. Los factores que han acelerado los precios desde la pasada primavera se mantienen en gran medida: los salarios están aumentando al ritmo más rápido en al menos 20 años.

[Muchos estadounidenses pueden presentar sus impuestos de forma gratuita. Esto es lo que tiene que saber]

Los puertos y almacenes están desbordados, con cientos de trabajadores en los puertos de Los Ángeles y Long Beach, los más activos del país, de baja el mes pasado. En consecuencia, muchos productos y piezas siguen escaseando.

Y los informes indican que la expiración de los cheques de estímulo y otras ayudas del Gobierno aún no ha frenado el apetito de los estadounidenses por las compras.

La inflación interanual más rápida de los últimos 40 años ha eliminado los beneficios del aumento de los salarios para la mayoría de los estadounidenses, dejándolos con menos capacidad para pagar la comida, la gasolina, el alquiler, el cuidado de los niños y otras necesidades.

[La inflación subirá la cuenta de la calefacción este invierno. Así puede reducir los costos]

La inflación se ha convertido en el mayor factor de riesgo para la economía y en una seria amenaza para el presidente, Joe Biden, y los demócratas del Congreso, ya que las elecciones de mitad de mandato se avecinan este año.

La Reserva Federal y su presidente, Jerome Powell, se han alejado bruscamente de las políticas de tipos de interés ultrabajos que la Fed ha aplicado desde que la pandemia devastó la economía en marzo de 2020.

La gente compra alimentos en un supermercado en Glendale, California, el 12 de enero de 2022.
La gente compra alimentos en un supermercado en Glendale, California, el 12 de enero de 2022.Robyn Beck / AFP via Getty Images

Powell señaló hace dos semanas que el banco central probablemente subirá su tipo de interés de referencia a corto plazo varias veces este año, y que la primera subida se producirá casi con toda seguridad en marzo. Los inversores han descontado al menos cinco subidas de tipos para 2022.

Con el tiempo, esos tipos más altos elevarán los costes de una amplia gama de préstamos, desde hipotecas y tarjetas de crédito hasta préstamos para automóviles y créditos corporativos. Para la Fed, el riesgo es que, al restringir constantemente el crédito a los consumidores y a las empresas, podría desencadenar otra recesión.

Muchas grandes empresas, en conferencias telefónicas con inversores, han dicho que esperan que la escasez de oferta persista hasta al menos la segunda mitad de este año. Las empresas, desde Chipotle hasta Levi’s, también han dicho que probablemente volverán a subir los precios este año, después de haberlo hecho ya en 2021.

[¿Quiere un trabajo de cuatro días a la semana? Le explicamos cómo conseguir uno]

Chipotle dijo que ha aumentado los precios del menú un 10% para compensar el aumento de los costes de la carne de res y el transporte, así como el aumento de los salarios de los empleados. Y la cadena de restaurantes dijo que consideraría nuevos aumentos de precios si la inflación sigue aumentando.

“Seguimos pensando que la carne de res va a subir y luego a bajar, y todavía no ha ocurrido”, explicó John Hartung, director financiero de la empresa.

Sin embargo, los directivos de Chipotle, así como los de Starbucks y otras empresas de consumo, han dicho que sus clientes no parecen inmutarse por el aumento de los precios.

Levi Strauss & Co. subió los precios el año pasado aproximadamente un 7% por encima de los niveles de 2019 debido al aumento de los costes, incluida la mano de obra, y tiene previsto volver a hacerlo este año. Aun así, la empresa con sede en San Francisco ha mejorado sus previsiones de ventas para 2022.

“En este momento, todas las señales que estamos viendo son positivas”, declaró el director ejecutivo Chip Bergh a los analistas.

[Aumenta el consumo de tequila en EE.UU. en 2021: está a punto de superar al vodka como el licor favorito]

Muchas pequeñas empresas, que suelen tener márgenes de beneficio más bajos que las grandes compañías y que han luchado por igualar sus considerables aumentos salariales, también están subiendo los precios.

La Federación Nacional de Empresas Independientes, un grupo comercial, dijo que encontró en una encuesta mensual que el 61% de las pequeñas empresas aumentaron sus precios en enero, la mayor proporción desde 1974 y un aumento de sólo el 15% antes de la pandemia.

“Un mayor número de propietarios de pequeñas empresas comenzó el nuevo año subiendo los precios en un intento de repercutir los mayores costes de inventario, suministros y mano de obra”, afirmó Bill Dunkelberg, economista jefe de la NFIB.

“Además de los problemas de inflación, los propietarios también están subiendo las remuneraciones a tasas récord para atraer a empleados cualificados a sus puestos vacantes”, señaló.

Esos aumentos salariales podrían forzar subidas de precios adicionales en el futuro, ya que las empresas tratan de cubrir los costes de los salarios extra.

[La economía de EE.UU. sigue dando señales de recuperación tras el desastre que provocó la pandemia]

En diciembre, economistas de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pennsylvania estimaron que el hogar medio tenía que gastar 3,500 dólares más para comprar la misma cantidad de bienes y servicios que en 2020.