IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La FAA detiene la expansión de la producción de aviones Boeing 737 Max pero permite que los Max 9 regresen a servicio

La autoridad de aviación de Estados Unidos indicó que no aceptará que la compañía aeronáutica siga con sus planes para ampliar sus líneas de producción tras las fallas recientes registradas durante vuelos.

Por Leslie Josephs - CNBC

La Administración Federal de Aviación (FAA, en inglés) detuvo el miércoles la expansión prevista por Boeing de su producción de aviones 737 Max, pero despejó el camino para que el Max 9 del fabricante vuelva al servicio casi tres semanas después de que el panel que cubría el espacio para una puerta de emergencia estallara durante un vuelo de Alaska Airlines.

"Permítanme ser claro: esto no será volver al negocio como de costumbre para Boeing", declaró el administrador de la FAA, Mike Whitaker, en un comunicado el miércoles. "No aceptaremos ninguna solicitud de Boeing para una expansión en la producción o aprobaremos líneas de producción adicionales para el 737 MAX, hasta que estemos satisfechos de que se han resuelto los problemas de control de calidad descubiertos durante este proceso".

En esta foto de archivo del 27 de julio de 2020, un Boeing 737-823 de American Airlines aterriza en el Aeropuerto Internacional de Miami en Miami.
En esta foto de archivo del 27 de julio de 2020, un Boeing 737-823 de American Airlines aterriza en el Aeropuerto Internacional de Miami en Miami.Wilfredo Lee / AP

Boeing no hizo comentarios de inmediato. Tras el anuncio de la FAA, sus acciones cayeron aproximadamente 4%.

Boeing se ha esforzado por aumentar la producción de su avión más vendido, ya que las compañías aéreas han pedido nuevas aeronaves tras la pandemia de COVID-19.

Este miércoles, la FAA también comunicó que había aprobado las instrucciones de inspección de los aviones Max 9. Las aerolíneas habían estado esperando esa aprobación para revisar sus flotas y devolver esos aviones al servicio.

La FAA dejó en tierra los aviones 737 Max 9 después de que un panel del fuselaje estallara cuando el vuelo 1282 despegaba de Portland, Oregon, el 5 de enero. La decisión obligó a United Airlines y Alaska Airlines, las dos aerolíneas estadounidenses con los aviones, a cancelar cientos de vuelos.

Los presidentes ejecutivos de United y Alaska han expresado su frustración con Boeing tras el problema, el más grave de una reciente serie de aparentes fallos de fabricación en los aviones de la compañía. El avión del vuelo de Alaska había sido entregado a finales del año pasado.

La FAA está investigando las líneas de producción de Boeing tras el vuelo de Alaska. Whitaker declaró el martes a CNBC que la FAA mantendrá "personal sobre el terreno" en la fábrica de Boeing hasta que la agencia esté convencida de que los sistemas de garantía de calidad funcionan. Amplió que la agencia está cambiando a un enfoque de "inspección directa" con Boeing.