La economía sigue sin recuperarse de la crisis del coronavirus: casi 900,000 personas pidieron ayudas por desempleo en la última semana

La cifra es la más alta desde el 22 de agosto, luego de que expirara la ayuda federal por desempleo para millones de estadounidenses. Hubo 53,000 solicitudes más con respecto a la semana anterior.
/ Source: Telemundo

Cerca de 900,000 personas solicitaron las ayudas por desempleo en la semana que terminó el 10 de octubre, según el Departamento del Trabajo, 53,000 solicitudes más con respecto a la semana anterior.

La cifra es la más alta desde el 22 de agosto y sigue siendo elevada siete meses después de que estallara la pandemia de COVID-19 y luego de que expirara la ayuda federal por desempleo para millones de estadounidenses.

El Departamento del Trabajo revisó también la cifra que anunció la semana pasada. Esta fue de 845,000 solicitudes y no 840,000 como había señalado.

Gráfico con las solicitudes de beneficios por desempleo.  Felipe Galvez, Telemundo

Este número todavía elevado de personas desempleadas refleja una economía que ha recuperado solo un poco más de la mitad de los 22 millones de puestos de trabajo que se perdieron debido a la pandemia. Muchos estadounidenses se enfrentan al desempleo con una ayuda muy reducida desde que el beneficio federal de 600 dólares por semana expiró este verano.

[El Senado resucita el plan reducido de ayuda económica pero Trump exige negociar también el cheque de $1,200]

El informe semanal coincide con la disminución de las perspectivas en Washington de un nuevo paquete de ayuda federal que los economistas dicen que se necesita con urgencia para los trabajadores desempleados y las empresas, estados y ciudades en dificultades. El Congreso sigue en un punto muerto.

Al mismo tiempo, los economistas señalan que se han vuelto cada vez más escépticos sobre las cifras del Gobierno con respecto a las ayudas por desempleo, aunque hay pocas dudas de que la contratación ha disminuido y muchos empleadores siguen recortando puestos de trabajo.

La última baja considerable en el desempleo semanal ocurrió a mediados de agosto, cuando la cantidad de personas sin trabajo bajó de 1 millón a 880,000. Desde entonces, durante todo septiembre el desempleo se mantuvo estable en esa cantidad.

La cifra es cuatro veces mayor a la que se registraba en los meses previos a la pandemia del coronavirus y revela que los efectos económicos generados por la crisis de salud están aún presentes.

[Qué pasa con el cheque de ayuda por el coronavirus y por qué Trump lo aprovecha para su beneficio propio]

El informe del Departamento del Trabajo sale a solo unos días de que el líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, afirmara que la semana próxima se volverá a votar el plan de estímulo económico que los republicanos presentaron para paliar la crisis de la pandemia y que fue bloqueado por los demócratas en septiembre.

"Cuando regrese el Senado el 19 de octubre, nuestra primera orden del día será votar nuevamente sobre el programa de alivio para los trabajadores estadounidenses, incluido el nuevo financiamiento para el Programa de Protección Salarial" (PPP, en inglés), afirmó McConnell.

Las palabras del líder republicano contrastan, sin embargo, con las del presidente, Donald Trump, que minutos más tarde llamó al Congreso a aprobar un paquete de ayuda mayor. "ESTÍMULO! Vayan a por algo grande, o no vayan a por nada", escribió en Twitter.

[El desempleo en Estados Unidos cae al 7.9% a un mes de las elecciones presidenciales]

El plan de Trump, que incluso enfrenta el rechazo en su propio partido, alcanza los 1.8 billones de dólares, más del triple que el paquete republicano que fue rechazado por los demócratas como "insuficiente".

Entre otros elementos, la propuesta republicana que volverá a votarse reduce a la mitad, a 300 dólares, los subsidios de desempleo adicionales por semana hasta diciembre, y no incluye otra ronda de cheques de estímulo de 1,200 dólares (que sí incluye el plan de Trump).

Con información de AP.