La ayuda federal de $600 dólares para los desempleados por la crisis del coronavirus termina esta semana

Aunque muchos trabajadores sin empleo conservarán las ayudas estatales, se calcula que hasta 10 millones de personas podrían caer en la pobreza sin la ayuda federal.

La ayuda económica del Gobierno federal que reciben millones de estadounidenses desempleados por la pandemia se acabará esta semana, a pesar de que la crisis continúa y el desempleo sigue al alza.

El próximo viernes o sábado será el último día que alrededor de 25 millones de personas recibirán su estipendio semanal de 600 dólares, que el Congreso aprobó en marzo como parte de un paquete de dos billones de dólares para impulsar la economía tras la debacle que ocasionó la pandemia de coronavirus.

Muchos estadounidenses desempleados aún conservarán las ayudas de los gobiernos locales, que no dependen de la aprobación del Capitolio en Washington, D.C. Sin embargo, el dinero federal rebasa los beneficios estatales y durante los últimos cuatro meses ha representado la principal fuente de ingresos de muchos estadounidenses, evitando que unos 10 millones caigan en la pobreza, según reportes recientes.

Según un estudio de la Universidad de Chicago, al sumar los beneficios por desempleo del Gobierno federal y los estados, dos terceras partes de estos 25 millones de desempleados estaban recibiendo más dinero que en sus trabajos antes de ser despedidos.

"Los benedifios del desempleo son vitales para los trabajadores", reza la pancarta de Carlos Ponce en una manifestación en Miami esta semana.Getty Images

Más de 32 millones de estadounidenses reclamaron algún tipo de beneficio por desempleo desde que inició la pandemia hasta fines de junio.           

La tasa de desempleo fue de 11.1% en junio y la pandemia no muestra signos de disminuir, con nuevos brotes que surgen en todo el país.

¿Un nuevo paquete de ayuda?

El Congreso ya trabaja en un nuevo paquete de estímulo económico, pero los legisladores republicanos y demócratas no han llegado a un acuerdo en las negociaciones  y las posibilidades de que la ayuda se extienda antes del sábado parecen remotas.

[Al borde de la desesperación decenas de miles de trabajadores que aún no reciben los beneficios de desempleo]

Los demócratas impulsan una ley que crearía un paquete de ayuda de 3,400 millones de dólares que extendería la ayuda de los 600 dólares semanales hasta el 2021. Por su parte, los republicanos han batallado para llegar a un acuerdo, que se espera sea anunciado esta semana.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se enfrenta a un difícil equilibrio. Debe apaciguar a los conservadores que desconfían de los nuevos gastos, y debe atender las necesidades de los republicanos políticamente vulnerables que se enfrentan a difíciles perspectivas de reelección y que están ansiosos por alcanzar algunos logros en agosto.

[El desgaste de solicitar los beneficios por desempleo: los problemas técnicos complican el proceso]

Además, necesita 60 votos para avanzar el proyecto de ley, lo que significa que al menos siete demócratas deben estar de acuerdo.

El proyecto de ley demócrata proporcionaría a las familias de cuatro personas hasta 4,800 dólares. La Ley CARES, que sustenta los beneficios actuales, da hasta 3,400 dólares para las familias de cuatro integrantes.

McConnell indicó que está abierto a otra ronda de pagos directos, pero, a diferencia de Pelosi, quiere que sea más específico, potencialmente para aquellos que ganan menos de 40,000 dólares al año. En la ley CARES, las personas que ganan hasta 99,000 dólares al año recibieron el pago.

[Qué se sabe del segundo cheque de alivio económico y qué otras ayudas se pueden pedir contra la crisis]

El paquete de estímulo económico no sólo incluye provisiones sobre posibles pagos en efectivo para las familias, lo que ha complicado las negociaciones. Los legisladores también tienen que alcanzar acuerdos respecto a la financiación de las escuelas y la asistencia a los gobiernos locales.

Gente haciendo fila para recibir la ayuda por desempleo en Frankfort, Kentucky. REUTERS/Bryan Woolston

El sábado, la administración Trump supuestamente objetó la inclusión, en la propuesta de ley republicana, de miles de millones de dólares para llevar a cabo más pruebas de coronavirus y mejorar el sistema de rastreo de contagios.

En juego está el sustento de los trabajadores desempleados, sobre todo de los latinos. La eliminación de la ayuda federal por reduciría los ingresos de estos trabajadores entre un 50% y un 85%, dependiendo del estado en el que vivan, según un análisis de The Century Foundation.

Ayudas locales disponibles

En Nueva York el gobernador Andrew Cuomo anunció el miércoles un programa de subsidio a la vivienda que cubrirá un mes de renta de personas de bajos ingresos. La fecha límite para aplicar será hasta el 29 de julio de 2020.

En Texas, el gobernador Gregg Abbot extendió la ampliación del programa de asistencia alimentaria SNAPP hasta fin del mes de julio.  

Con información de CNN y NBC News.

Ve también:

Qué ayudas pueden solicitar dueños de pequeños negocios durante la crisis sanitaria

"No nos sentimos seguros, no estamos listos para reabrir las escuelas": maestros y padres explican por qué están en desacuerdo con Trump

Llevaban 24 años casados y el coronavirus les separó: esta mujer logró un trabajo de lavaplatos para volver a estar con su marido