IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Administración Biden no extenderá los beneficios por desempleo más allá de septiembre

"El incremento temporal de $300 en beneficios vencerá el 6 de septiembre, como estaba planeado", explicaron los secretarios del Tesoro y Trabajo, quienes agregaron que los estados podrán usar fondos del plan de rescate para enviar sus propios cheques por desempleo si así lo consideran.

Los beneficios por desempleo de 300 dólares mensuales que se otorgan en virtud del plan de rescate estadounidense por la pandemia expirarán este 6 de septiembre y no serán extendidos nuevamente, según lo confirmaron este jueves funcionarios de la Administración Biden.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y el secretario del Trabajo, Marty Welsh, informaron en una carta a los comités de finanzas del Senado y la Cámara de Representantes que, aunque los beneficios han sido “una ayuda fundamental” para millones de estadounidenses sin empleo, ya no estaban considerando prolongarlos.

"El incremento temporal de $300 en beneficios vencerá el 6 de septiembre, como estaba planeado", escribieron Yellen y Walsh. "Como ha dicho el presidente Biden, el impulso siempre tuvo la intención de ser temporal y es apropiado que expire ese aumento de beneficios", agregaron.

Un letrero de 'Se busca contratar gerentes' en un restaurante de Fitchburg, Massachusetts.Reuters

El aumento en los montos que se otorgan por beneficio por desempleo fue incluido en la Ley CARES el año pasado durante el mandato del expresidente Donald Trump. En un principio fue de 600 dólares y más tarde se recortó a la mitad. Y gracias al plan de estímulo de 1.9 billones de dólares que Biden firmó este año pudo extenderse hasta septiembre.

Se calcula que en total unos 7.5 millones de estadounidenses dejarán de recibir beneficios por desempleo y millones de trabajadores más que todavía reciben ayudas estatales verán su ingreso disminuido, ya sin el cheque federal.

El número de trabajadores desempleados ha caído a 5.4%, la cifra más baja desde el inicio de la pandemia, que en su pico más alto llegó a 14.8% de personas que se habían quedado sin trabajo debido a la crisis sanitaria y económica.

Aunque había presión al interior del Partido Demócrata para extender los beneficios dado que la variante delta del coronavirus ha impuesto nuevas dificultades económicas para los trabajadores, los republicanos y los demócratas más moderados consideraron que esto podría constituir un incentivo para que muchos sigan sin buscar empleo, en un momento en el que hay gran demanda.

"Todavía hay mucho trabajo por hacer, pero la tendencia es clara: gracias a la determinación y el ingenio del pueblo estadounidense y con el Gobierno federal ejecutando un plan para recuperar nuestra economía, nuestra nación está volviendo al trabajo", afirmaron Yellen y Welsh en la carta.

[Cinco estrategias para cambiar de carrera si el salario no es su principal motivación]

Los funcionarios también advirtieron que los estados podrán usar los 350,000 millones de dólares que les fueron adjudicados en el plan de estímulo para cubrir el costo de sus propios programas de desempleo, en caso de considerarlo necesario.

Sin embargo, todavía hay otros beneficios federales a los que pueden acceder las familias de clase trabajadora afectadas por la incesante pandemia.

La Administración Biden ha extendido la moratoria de desalojo por impago de la renta hasta el 3 de octubre en todas las regiones del país con altos casos de COVID-19; ha aumentado en promedio 36 dólares mensuales el monto otorgado en cupones de alimentos del programa SNAP; ha pausado los pagos de los préstamos estudiantiles; y ha incrementado los créditos fiscales por hijos, que pasaron de 2,000 a 3,000 dólares, además de 600 dólares por cada menor de 6 años.