IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Hay necesidad de ayuda inmediata": Gobiernos locales y estatales denuncian ser excluidos del nuevo paquete de estímulo

Numerosos líderes políticos reclaman más ayuda para regatear la crisis que se avecina, ya habrá importantes déficits presupuestarios para en casi todos los estados durante el verano de 2022, según una consultora. La situación para muchos ciudadanos sigue siendo "terrible", recuerda un funcionario.

Por Allan Smith - NBC News

Es muy probable que un grupo importante de la población no reciba mucha ayuda con el nuevo paquete de estímulo económico. Y eso tiene disgustados a muchos políticos.

"Si vieran mis mensajes de texto y los correos electrónicos que me han mandado alcaldes de todo el país... qué frustrados están", afirmó Nan Whaley, alcaldesa demócrata de Dayton, Ohio, y vicepresidenta de la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos. "Están tan frustrados con Washington D.C., igual que los estadounidenses de a pie. Por tanto engaño", agregó Whaley a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo.

Algunos análisis recientes han demostrado que ciertos Gobiernos estatales y locales resistieron la crisis provocada por la pandemia mejor de lo que se preveía, pero los líderes políticos dicen que todavía necesitan una ayuda significativa del Gobierno federal y advirtieron que el impacto podría podría llegar en los años venideros si no reciben ayuda.

[El Congreso se retrasa en aprobar un nuevo cheque y evita el cierre del Gobierno, solo hasta el domingo]

Teryn Zmuda, economista jefe de la Asociación Nacional de Condados, afirmó que si bien el impacto de la pandemia ha variado mucho de un condado a otro, ha sido "terrible en muchas áreas".

"Hay una necesidad inmediata de ayuda local", afirmó.

En las negociaciones del nuevo paquete de estímulo, que sigue sin ser aprobado, se postulaban ayudas para autoridades estatales. Pero ese tema se quitó de la mesa. El acuerdo, hasta ahora, es de aproximadamente 900,000 millones e incluye cheques de estímulo, beneficios por desempleo ampliados, una expansión del programa PPP y dinero para distribución de vacunas, alquiler y comida.

El jueves, la consultora Moody's Analytics publicó su última actualización sobre las deficiencias que enfrentan los Gobiernos estatales y locales.

Según los últimos resultados, esas autoridades enfrentarán un déficit que oscilará entre 330,000 millones de dólares y los 470,000 millones hasta el año fiscal 2022. Si se habla solo a nivel estatal, la proyección de referencia de Moody's es que esos Gobiernos enfrentarán un impacto fiscal de 224,0000 millones, por debajo de la estimación de 273,000 millones que hicieron en septiembre.

El Capitolio de Estados Unidos en Washington D.C., en una imagen del 11 de marzo de 2019.AP Photo/Mark Tenally


La modesta mejora es producto de un repunte del mercado de valores y una recuperación que ha "protegido los ingresos fiscales" de los más pudientes, según Moody's.

Mientras, aproximadamente 1.3 millones de trabajadores del sector público ya han perdido su trabajo desde el inicio de la pandemia, con una plantilla laboral mermada a niveles que no se vivían desde 2001, agregó la firma.

Los funcionarios estatales que hablaron con NBC News señalaron que el Programa de Protección de Nómina (PPP, por su sigla en inglés), los beneficios por desempleo, los cheques de estímulo y otras asistencias sí han impulsado las economías estatales y locales. No obstante, recalcan que el impulso no es suficiente como para resolver sus problemas.

[Las empresas de Trump se beneficiaron de los préstamos PPP para pequeños negocios por la pandemia]

"Lo que es seguro es que habrá importantes déficits presupuestarios para casi todos los estados durante el verano de 2022", dice el informe de Moody's.

"La única pregunta real es si ese dinero provendrá de los contribuyentes estadounidenses a lo largo del tiempo, para financiar la deuda federal emitida a tasas de interés históricamente bajas, o de los contribuyentes estatales y locales de manera más inmediata a partir de aumentos de impuestos y otras medidas de austeridad. La respuesta tiene consecuencias económicas y fiscales significativas en los años que vendrán", añade el documento.

Brian Sigritz, director de estudios fiscales estatales de la Asociación Nacional de Oficiales de Presupuesto Estatal, declaró a NBC News que si bien la recaudación de impuestos, en algunos casos, ha superado las proyecciones en abril y mayo, "en la mayoría de los casos todavía están muy por debajo lo que eran antes de la pandemia".

[La FDA aprueba el uso de emergencia de la vacuna de Moderna contra el COVID-19]

Algunos estados, incluidos Carolina del Norte, Colorado, Rhode Island y California, han tenido ingresos iniciales más altos de lo anticipado este año fiscal, aunque eso no ha paliado la crisis presupuestaria.

 En Michigan, Kurt Weiss, un portavoz de la oficina estatal de presupuesto, dijo que su estado pudo poner sus finanzas en orden para el año fiscal actual. 

Aunque Weiss recalcó que todavía está preocupado por el próximo año, y agregó que si bien el panorama económico y de ingresos en general ha mejorado en Michigan desde esas proyecciones iniciales, los ingresos "aún están por debajo" de donde estaban antes de la pandemia. 

"Nuestra tasa de desempleo se mantiene más alta que antes y tenemos la esperanza de que el Congreso pueda unirse para ayudar a aprobar ayuda adicional para los estados", dijo Weiss.

[Tom Cruise arremete contra su equipo de 'Misión Imposible' por irrespetar medidas por el COVID-19]

California, que acumuló más de 11,000 millones de dólares en ingresos durante los primeros cuatro meses del año fiscal (22% sobre lo estimado), aún enfrenta déficits crecientes durante los próximos cuatro años, según la oficina del analista legislativo estatal.

Un hombre sin hogar se refugia en una parada de autobús durante una tormenta de nieve, el jueves 17 de diciembre de 2020 en Lawrence, Massachusetts.AP Photo/Elise Amendola

"El hecho de que los ingresos hayan superado las previsiones no debe interpretarse como que la economía del estado va viento en popa. No es así", explicó H.D. Palmer, subdirector de asuntos externos del Departamento de Finanzas de California. "Seguimos sufriendo los efectos de la recesión provocada por la pandemia de COVID-19", recordó.

[¿Se podrá elegir cuál vacuna contra el COVID-19 ponerse cuando haya más de una?]

Otros estados, y muchas localidades, no han visto tales aumentos sobre las proyecciones iniciales. Los Gobiernos estatales y locales en lugares donde las economías están fuertemente basadas en el turismo o las energías, o aquellos con ciudades densamente pobladas, han sufrido más.

Y existe la inquietud de que los Gobiernos dependan más de aumentar el impuesto sobre la renta ya que el próximo año podría haber una caída sustancial de ingresos.

Sin una nueva ayuda, más recortes presupuestarios están en el horizonte inmediato. A mediados de diciembre, el gobernador demócrata de Illinois, J.B. Pritzker, anunció más de 700,000 millones de dólares en reducciones del presupuesto.

Jay Dardenne, comisionado de la División de Administración de Louisiana, afirmó que su estado está enfrentando un déficit presupuestario de 600 millones de dólares. "El único alivio a la vista serían más dólares federales que no estén limitados en cómo los gastamos, o francamente, una inesperada y espectacular mejora de la economía", apuntó.

[El vicepresidente saliente, Mike Pence, recibe la vacuna contra el coronavirus en una transmisión televisiva]

"Creo que estamos viendo algo de recuperación y algunas mejoras, pero estamos muy preocupados por el pronóstico del próximo año basado en el impuesto sobre la renta de este año, que es una gran parte de nuestro presupuesto", continuó.

Dicha ayuda estuvo en el centro de las negociaciones del nuevo paquete de estímulo en curso, pero se sacó de la mesa de discusión al igual que el tema de protecciones para empleadores en caso de despidos, las cuales querían incluir los republicanos.

La eliminación de estos elementos dio lugar a un acuerdo de aproximadamente 900,000 millones que incluye cheques de estímulo, beneficios de desempleo ampliados, una expansión del programa PPP y dinero para distribución de vacunas, alquiler y comida.

Es probable que el alivio directo a los Gobiernos estatales y locales provenga en enero de la Administración del presidente electo, Joe Biden, aunque lo que podrá aprobar puede depender de los resultados de las dos elecciones de segunda vuelta para el Senado en Georgia. Si los demócratas ganan ambas, tomarían el control de la Cámara Alta.

Los demócratas están presionando por un fondo de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés) para los estados como una forma de desplegar indirectamente algunos fondos de emergencia. Dos asesores familiarizados con las discusiones contaron a NBC News que el plan emergente es buscar "otras vías" para otorgar asistencia estatal y local.

[La Corte Suprema extiende el plazo para decidir si los indocumentados son excluidos del Censo]

Los montos que se están discutiendo no se acercan a los cientos de miles de millones de estados y localidades que han hecho solicitudes. Los pagos directos a estos Gobiernos han atraído el mayor escrutinio de los republicanos, quienes los han ridiculizado como "rescates de estado azul", aunque los estados de tendencia republicana también están sufriendo problemas fiscales.

"Creo que es pura política", dijo Whaley. "Creo que los demócratas querían (ayuda) estatal y local y McConnell no la quería por eso mismo, y pretendían usar nuestras comunidades como una manera de meter por la puerta trasera el tema de que no haya responsabilidades para empleadores, porque en realidad no les importan las vidas humanas. Están tan desconectados, que ya ni siquiera les interesa ni les importa la realidad", añadió.

[Gobernadores denuncian una reducción en los envíos de la vacuna contra el COVID-19. Las autoridades lo niegan]

En Dayton, Whaley recordó que el empleo de la ciudad se ha reducido en un 5% sin planes inmediatos para cubrir los puestos vacantes. La ciudad tampoco contará con una camada de asirantes nuevos para los cuerpos de de policía y de bomberos.

"Curioso que haya tantas críticas al movimiento para desfinanciar a la policía, porque ahora mira quiénes están haciendo que esos departamentos se queden sin fondos", indicó la alcaldesa.