IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Estos consejos de expertos le ayudarán a  negociar el salario de su primera oferta de trabajo

Ser principiante no quiere decir que no pueda conversar sobre dinero con su empleador. Reconocer el valor de su perfil profesional y estar informado sobre el mercado en el que se mueve pueden ayudarle a ganar más beneficios.

Por Kelly Heinzerling- CNBC + Acorns

Recibir su primera oferta de trabajo es emocionante: se contratado a tiempo completo puede significar salario, beneficios y un camino hacia la independencia financiera. Pero antes de lanzarse a aceptar una oferta, es importante evaluar qué le promete exactamente la empresa y negociar su salario.

A la mayoría de la gente no le gusta negociar. Más de la mitad (56%) de los trabajadores no lo hacen cuando les hacen una oferta de trabajo, según el sitio web CareerBuilder.

Pero hay una buena noticia: la mayoría de los empleadores negocian, incluso con los empleados principiantes. Más de la mitad (53%) de los empleadores dijeron que estarían dispuestos a conversar sobre los sueldos de los recién llegados, según CareerBuilder

[Al menos 18 multimillonarios obtuvieron cheques de estímulo destinados a ayudar a los afectados por la pandemia]

De hecho, está integrado en su estrategia: la mayoría de los empleadores ofrecerán un salario más bajo para empezar, dejando espacio para las negociaciones. Por lo tanto, si no negocia, podría estar dejando dinero sobre la mesa.


Las mujeres tienen menos tendencia a negociar su salario en su primer trabajo.Fiordaliso / Getty Images

Y los beneficios de esas negociaciones pueden ser enormes: en algunos casos, entre un 11% y un 20% más, según el estudio Jobvite’s Job Seeker Nation.

Así que, digamos que le ofrecen un salario inicial de 40,000 dólares, el 11% de esa cantidad son 4,400 dólares. Y eso es por año. Por lo tanto, si se queda en ese trabajo durante dos años, habrá ganado 8,800 dólares más. Tres años: son 13,200 dólares. 

Además, si dentro de unos años va a aplicar a un ascenso, estará negociando ese salario desde un peldaño más alto en la escala salarial. Y, a medida que vaya ascendiendo, seguirá ganando más de lo que habría ganado si se hubieran conformado con la primera oferta. Eso significa pagar los préstamos estudiantiles más rápidamente, tener más dinero en el bolsillo, poder permitirse un mejor apartamento o casa.


Si lo piensa así ¿por qué negociar?

Más de la mitad (51%) de los trabajadores que no negocian no lo hacen porque no se sienten cómodos pidiendo más dinero, según CareerBuilder. Casi la mitad dijo que era porque tenía miedo de que el empleador retirara la oferta. Más de un tercio aseguró que era porque no querían parecer ambiciosos.

Algunos expertos en negociación y personas que tienen experiencia en este campo hablan de los consejos para abordar su primera oferta de trabajo.

Cómo pedir más dinero

“Siempre se negocia una oferta de trabajo... las propuestas laborales son dinámicas”, dice Liza Babin, una joven de 23 años que trabaja en el sector del entretenimiento y que negoció su salario en sus dos primeros trabajos. “Lo han elegido porque es la mejor persona para este trabajo, y tiene mucho valor”, explicó.

Recomienda no aceptar nunca una oferta inmediatamente y, en su lugar, tomarse un tiempo para investigar el mercado para ese puesto. Una vez que sepas lo que quieres de la negociación, pide hablar de la oferta “con mucha calma, serenidad y bien documentado”.

Lisa BabinHenry Platt

Kate Dixon, coach de negociación y autora del libro Pay Up: Unlocking Insider Secrets of Salary Negotiation, dice que le sugiere a sus clientes que planteen una negociación salarial como algo colaborativo. Si se propone un aumento de esta manera, ambas partes se mantienen en el mismo equipo. Aconseja decir algo parecido a: “Según mis investigaciones, los puestos de trabajo de este tipo están pagados entre X y Y en el mercado y yo estoy apuntando al extremo superior. ¿Cuánto podemos acercarnos?”.

Este tipo de frase ayuda a demostrar que ha investigado y les da un abanico de opciones para resolver esta negociación, a la vez que le permite comenzar su relación con la empresa con confianza. 

Pero hay otras opciones además de pedir un salario más alto.


Peter Cappelli, profesor y director del Centro de Recursos Humanos de la Escuela de Negocios de Wharton, dice que otra estrategia es pedir pagos únicos, como una prima por firmar el contrato o una mayor cobertura de los gastos de desplazamiento. Eso puede tener más éxito que pedir el valor a largo plazo de un salario más alto y recurrente.

[Las solicitudes de ayuda por desempleo caen a un nuevo mínimo desde que comenzó la pandemia]

“Busque cosas que crea que le pueden ser más fáciles de dar y cosas que sean valiosas para usted”, señaló Cappelli. Aseguró que saber qué hay sobre la mesa para negociar además del salario- como retrasar su fecha de inicio, más tiempo libre o el título del puesto- hace que su negociación sea más fuerte que hacer demandas que no pueden cumplir, como salarios más altos o paquetes de atención médica fuera de su oferta estándar.

Cómo preparar una negociación

Una parte importante del proceso de negociación es estar preparado para lo que pueda surgir. Saber qué es una demanda razonable demuestra a la empresa que has investigado para hacer una petición equitativa. Cappelli subraya que es importante tener una razón para pedir la negociación. Por ejemplo, si la gente de su área, de otras empresas en un puesto similar o los candidatos con su nivel de estudios suelen ganar más. 

“Necesita una razón que justifique un mayor salario. Con solo decir ‘quiero más’, no lo va conseguir y puede parecer tonto", apunta Cappelli.

[Comerciantes de El Paso, Texas, esperan con ansiedad la reapertura de la frontera]

Aprovechar su experiencia previa como base para un aumento salarial fue especialmente clave para Alba Disla cuando negoció su sueldo en su primer trabajo a tiempo completo con el equipo de diversidad, equidad e inclusión en Comcast en 2019.

“Estaba muy nerviosa porque sólo quería cualquier trabajo y estaba tan extasiada que incluso conseguí la oferta”, dijo Disla sobre el que era su trabajo soñado en ese momento. “No tenía ninguna experiencia formal en la empresa, pero tenía mucha experiencia previa en un entorno académico, así que usé eso para amortiguar mi argumento”.

Alba Disla Debbie Rabinovich

Disla acabó consiguiendo que le subieran la oferta en 4,000 dólares.

“Me alegré mucho de haber negociado con éxito porque era algo que me daba mucho miedo, pero sé que es importante al empezar mi carrera, especialmente como mujer de color”, aseguró Disla. 

“Es realmente importante abogar por uno mismo desde el principio”.

Dixon afirma que es común que los negociadores primerizos estén nerviosos, pero es importante no tomar lo que equivale a una transacción comercial como algo personal.

“Si puede conseguir un poco de distancia emocional, le permitirá ser mucho más eficaz en las negociaciones salariales”, dijo Dixon. “Lo que una empresa le ofrece dice más sobre cómo valoran ese trabajo que lo que usted vale como ser humano”.


Riesgos de la negociación

Una de las mayores preocupaciones que tiene la gente cuando negocia suele ser que le quiten la oferta. Negociar un primer trabajo puede parecer especialmente arriesgado, ya que se viene de ser desempleado y eso le da a pensar que tiene poca influencia. 

Pero los expertos dijeron que el mayor riesgo es sólo que la empresa diga “no”.

“Nunca he visto que se retire una oferta a alguien que negocia de buena fe”, dijo Dixon. “El riesgo de que te retiren la oferta por hacer una negociación es prácticamente nulo”.

Disla agregó que eso era exactamente lo que temía al entrar en la negociación.

[La Gran Renuncia está quemando a los que se quedan. Esto es lo que pueden hacer]

“Un aspecto psicológico muy importante que tuve que superar fue que una parte de mí no quería enfrentarse a ellos ni contrarrestar porque... ¿y si retiran la oferta?”. dice Disla. “Pero no sucede así, el peor caso es que te devuelvan la oferta original”.


Sin embargo, Dixon advirtió que tratar de presionar a alguien más allá de una “mejor y última oferta” puede provocar la frustración de sus potenciales empleadores. Pedir más una vez que se ha trazado claramente la línea es la única negociación que puede considerarse una “propuesta arriesgada”.

Recomienda abordar una negociación con gratitud y entusiasmo por la oferta para plantear la negociación de forma positiva. Pensar en la negociación como una colaboración y no como una competición hará que la conversación sea productiva y no una situación agresiva.

Reconocer su valor

“Aunque no consiga nada monetario, está demostrando quién es como empleado. Les está mostrando: “yo abogo por mí mismo. Comprendo mi valor”, dice Dixon.

Ser consciente de eso es algo que Babin se recuerda a sí misma antes de entrar en una negociación.

“Viniendo de ese lugar de inseguridad cuando uno deja la universidad y no tiene nada en lo que apoyarse, es muy importante conocer su valor y ser capaz de mantenerse fuerte durante esas negociaciones”, dijo Babin. “Asegúrese de recordar su propia valía durante todo el proceso, porque puede ser muy fácil desanimarse”.

Especialmente para las mujeres, la negociación de un primer empleo es una forma esencial de comenzar en un punto financiero justo. Hired descubrió que el 63% de las veces, a los hombres se les ofrecía un salario más alto que a las mujeres por el mismo trabajo. Sin embargo, sólo el 7% de las mujeres intentan siquiera negociar su primer salario, mientras que el 57% de los hombres lo hacen, según un estudio realizado por la profesora de la Universidad Carnegie Mellon Linda Babcock.


Por tanto, negociar es esencial para conseguir una oferta justa, especialmente para las mujeres.

Jordan Mathews dijo que negoció su oferta de trabajo más reciente, a pesar de saber lo difícil que es negociar un salario con el Gobierno, porque sentía que, como mujer, era “prioritario” al menos intentarlo. 

Después de tres meses de negociaciones y de someterse a una verificación de seguridad, Mathews empezó a trabajar como analista de programas en el equipo de servicios de relaciones comunitarias del Departamento de Justicia. Mathews dijo que no se arrepiente de la cantidad de tiempo y esfuerzo que dedicó a la negociación, ya que está “muy contenta con el resultado final”.

Jordan MathewsKamil Hamid

“Sabía que tenía muchas habilidades y experiencias que eran valiosas y que merecían ser reconocidas en mi salario”, dijo Mathews. “No hay que menospreciar ni subestimar ninguna habilidad que tenga que pueda ser relevante. Todo es valioso. Se tiene más poder cuando lo quieren en el trabajo”.

Así que, para todos los que se preguntan si deben negociar o no una oferta de trabajo, tienen muy poco que perder y posiblemente mucho que ganar.

Los expertos recomiendan los vídeos de LinkedIn, el podcast NPR Life Kit o los libros de negociación para informarse. Una vez en las negociaciones, Glassdoor y PayScale son grandes recursos para hacerse una idea del salario de mercado para su puesto. 

Para Mathews, Disla y Babin, tener un mentor que lo apoyara durante el proceso fue esencial para ayudarles a dirigir las negociaciones con resultados finales con los que estaban satisfechos. En definitiva, no tenga miedo de negociar por lo que cree que merece.

[Estas estrategias le ayudarán a organizar un presupuesto para mejorar sus finanzas personales]

“La gente siente que los millennials pueden querer no ser reconocidos de cierta manera, pero creo que tenemos que cambiar nuestra perspectiva”, dijo Mathews. “Tener empleados que llegan, que reconocen su valor y lo que van a añadir a un equipo es algo que, con suerte, (las empresas) quieren. De hecho, demuestra confianza”.

Este artículo forma parte de la serie Invest in You Ready. Set. Grow (Invierte en ti: Preparado. Listo. Crece), una iniciativa de CNBC y Acorns, la app de microinversión. NBC Universal y Comcast Ventures son inversores de Acorns.