IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Estas empresas prosperaron durante la pandemia y no devolvieron sus préstamos del Programa de Protección de Cheques

Una compañía de Houston que cotiza en bolsa cuadruplicó sus beneficios, duplicó el sueldo de sus tres principales ejecutivos y consiguió que le condonaran un préstamo de 2.2 millones de dólares de ayuda pública.

Por Gretchen Morgenson - NBC News

A finales de junio, Sharps Compliance, una empresa de gestión de residuos médicos con sede en Houston, presentó unos resultados financieros espectaculares. El lanzamiento de las vacunas contra el COVID-19 había aumentado la demanda de los servicios de la empresa, según Sharps, y sus ganancias se habían más que cuadruplicado.

El consejo de Administración de la empresa concedió a sus tres principales ejecutivos el doble de la compensación que habían recibido un año antes en función de los resultados. El trío se repartió casi un millón de dólares más de lo que habían recibido en el año fiscal 2020, según muestran los archivos de la Comisión de Valores y Bolsa.

[El efecto dominó de la inflación ya afecta a los bancos de comida que ayudan a los más necesitados]

Mientras Sharps, que cotiza en bolsa, registraba los envidiables resultados, también hizo una petición al Gobierno federal. El año pasado, la empresa había recurrido a los contribuyentes a través de un prestamista para obtener un préstamo de 2.2 millones de dólares en el marco del Programa de Protección de Cheques (PPP, por su sigla en inglés), una medida de ayuda para las pequeñas empresas que experimentan dificultades económicas debido a la crisis del coronavirus. Un año después, Sharps quería que se le perdonara ese préstamo.

El 15 de junio, Sharps consiguió su deseo, según muestran los archivos reguladores.

En los primeros y aterradores días de la pandemia, el Gobierno federal se apresuró a apoyar a las empresas y a los consumidores perjudicados por los cierres de la pandemia. Uno de los esfuerzos más importantes fue el Programa de Protección de Cheques, una operación de préstamos perdonables para las pequeñas empresas. Supervisado por la Administración de Pequeñas Empresas (SBA, por su sigla en inglés) desembolsó casi 800,000 millones de dólares en total desde abril de 2020 hasta mayo de 2021, cuando finalizó. 

Ahora, muchos prestatarios de la APP, como Sharps, están pidiendo que se les perdonen sus préstamos. Y hasta el 7 de noviembre, se habían concedido unos 610,000 millones de dólares en condonaciones, según los datos. 

Para las pequeñas empresas, la APP fue “el salvavidas que necesitaban para sobrevivir durante una crisis económica única en su género”, según la Administradora de la SBA, Isabella Casillas Guzmán. 

[La inflación llega a su nivel más alto en tres décadas con un alza de los precios del 6.2%]

Pero una investigación de nuestra cadena hermana NBC News revela que las operaciones de algunas empresas que recibieron la condonación de préstamos, como Sharps, parecieron prosperar durante la pandemia.

Y aunque esas empresas no podían haber previsto sus destacados resultados cuando solicitaron los préstamos del PPP, sus solicitudes de condonación de préstamos llegaron mucho después de que los beneficios fueran evidentes. 

En virtud del programa, los préstamos del PPP pueden condonarse si los beneficiarios mantienen los niveles de empleados y de remuneración en los mismos niveles que antes del COVID-19 y si al menos el 60% de los ingresos del préstamo se destinan a gastos de nómina y el resto a otros gastos subvencionables, como el pago de alquileres o servicios públicos. 

No hay pruebas de que Sharps y las demás empresas identificadas por NBC News hayan infringido ninguna ley o hayan obtenido la condonación de sus préstamos de forma indebida.

Un año récord

Cuando el Gobierno puso en marcha el PPP, había pocas normas. La idea era hacer llegar el dinero a las empresas rápidamente. El Gobierno dejó claro en ese momento que los prestatarios tendrían derecho a la condonación si cumplían ciertos requisitos. 

Inicialmente, los prestatarios tenían que certificar “de buena fe” que la financiación era necesaria cuando solicitaban los préstamos, teniendo en cuenta “su actividad empresarial actual” y su capacidad para acceder a otras fuentes de capital para apoyar sus operaciones, como el mercado de valores o inversores con mucho dinero. 

[La persona más rica del mundo hace una encuesta en redes sociales y hunde el valor de un gigante tecnológico con la respuesta]

“Es poco probable que una empresa pública con un valor de mercado sustancial y acceso a los mercados de capitales pueda hacer la certificación requerida de buena fe”, comunicó la SBA.

No obstante, algunas empresas cuyos préstamos de más de un millón de dólares han sido condonados tenían acceso a la financiación bursátil tanto cuando tomaron el dinero de los contribuyentes como cuando recibieron la condonación, según descubrió NBC News. En los primeros días de la pandemia, el mercado bursátil se hundía, pero desde entonces ha alcanzado repetidamente nuevos máximos. 

El senador Angus King coloca un cartel junto a un grupo bipartidista de congresistas demócratas y republicanos mientras anuncian en el Capitolio una propuesta de ley de alivio por la crisis del COVID-19, el 1 de diciembre de 2020.Tasos Katopodis / Getty Images

Unas 157 empresas con acceso al mercado de valores obtuvieron alrededor de 300 millones de dólares de los 610,000 millones que se habían perdonado a mediados de octubre, es decir, menos del 0.1% del total.

Por ejemplo, el valor bursátil de Sharps era de unos 100 millones de dólares cuando obtuvo el préstamo del PPP, y poco después de su condonación, la empresa recaudó 17 millones de dólares mediante la emisión de nuevas acciones, según muestran los registros reglamentarios. 

[La Gran Renuncia está quemando a los que se quedan. Esto es lo que pueden hacer]

Además, según determinó NBC News, más de 120 millones de dólares en condonación de préstamos han ido a parar a empresas que registraron mayores ingresos y ganancias durante la pandemia que antes. 

Sharps no pudo ser más claro sobre el impacto de la pandemia. En su informe anual a los accionistas, publicado dos meses después de la condonación de su préstamo, decía: “Hasta la fecha, la empresa no ha identificado ningún impacto adverso durante la pandemia en su posición financiera y resultados de las operaciones.” 

Nell Minow es experta en Gobierno corporativo y vicepresidenta de ValueEdge Advisors, una empresa de asesoramiento a inversores institucionales. Critica a las empresas que aceptaron el dinero de los contribuyentes cuando, según ella, no lo necesitaban, y a los directores de empresas que concedieron mayores remuneraciones a sus directores generales mientras recibían la condonación de préstamos federales.

“Una vez más, los directores y consejeros delegados de las empresas son las verdaderas reinas del bienestar, explotando las lagunas de una legislación de emergencia chapuceramente redactada”, dijo Minow. “Esto es un escándalo”, añadió.

NBC News pidió a Sharps que respondiera a las críticas y que explicara por qué había solicitado la condonación del préstamo a los contribuyentes durante un año tan próspero. Un portavoz de Sharps declinó responder, pero dijo que la empresa había cumplido los criterios de la SBA para la condonación del préstamo.

[California adopta medidas para aliviar el retraso en la distribución de las cargas que llegan a sus puertos]

“Sharps es una empresa relativamente pequeña y sus dedicados empleados se movilizaron en un momento de gran incertidumbre y riesgo, para desempeñar un papel vital en la recogida y eliminación seguras de los residuos médicos relacionados con el COVID-19”, dijo el portavoz. “Este préstamo desempeñó un papel importante al permitir que Sharps ejecutara con confianza este plan, protegiera a los empleados y ayudara a los clientes en su lucha contra la pandemia”. 

En una presentación reglamentaria, Sharps dijo que debe mantener registros de su préstamo de 2.2 millones de dólares durante seis años en caso de que la SBA decida auditar la elegibilidad de la empresa para el préstamo. “En la medida en que se cuestione la elegibilidad, la empresa podría tener que devolver la totalidad o parte del préstamo del PPP”, se dice en la presentación. 

Acme United, fabricante de herramientas de afilado y botiquines, es otro ejemplo. La empresa, con sede en Shelton, Connecticut, recurrió a los contribuyentes para un préstamo PPP de 3.5 millones de dólares en mayo de 2020 y recibió la condonación del mismo en junio de este año. 

En los nueve meses que terminaron el 30 de septiembre, Acme ganó un 87% más que en el mismo periodo del año pasado, según sus declaraciones. Y para 2020, la empresa registró que los ingresos aumentaron un 15%, mientras que las ganancias avanzaron un 47%. 

Sus tres principales ejecutivos se repartieron 1.1 millones de dólares adicionales en compensación total el año pasado, un aumento del 43% con respecto a 2019. 

[Este año habrá menos arbolitos de Navidad a la venta, serán más caros y muchos ya decidieron no comprar uno]

Al otorgar la paga, la junta directiva de Acme United citó los hitos y logros de la compañía, incluido un gran aumento en las ventas de comercio electrónico y una adquisición de 9.3 millones de dólares de un fabricante de almohadillas y toallitas antisépticas con sede en Florida. La empresa “ha sido capaz de seguir satisfaciendo las necesidades de sus clientes en 2020 sin interrupción”, aclaró. 

Walter Johnsen, presidente y director general de Acme United, dijo en una llamada telefónica que la empresa tuvo la suerte de poder pivotar hacia las ventas por Internet durante la pandemia. La empresa “trabajó con mucho cuidado con la SBA, respondiendo con sinceridad a numerosas peticiones”, dijo. “Cumplimos todos sus requisitos y respondimos de la forma más completa y honesta posible, y llegaron a la conclusión de que el préstamo sería condonado”. 

Una tercera empresa pública que recibió la condonación del préstamo en medio de un rendimiento estelar es Enzo Biochem, una empresa de diagnóstico y laboratorio clínico con sede en Nueva York. Recibió un préstamo de 7 millones de dólares del PPP el año pasado, que fue condonado en junio, según muestran los registros reglamentarios. La SBA concedió la condonación cuando Enzo estaba experimentando un año récord, generando un aumento del 55% en las ventas.

Según la empresa, los resultados del ejercicio 2021 de Enzo se debieron a sus test de COVID-19, para los que recibió autorizaciones de uso de emergencia y extensiones de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés). Enzo registró ganancias de casi 8 millones de dólares para el año, frente a una pérdida de 28.5 millones de dólares en el año fiscal 2020. 

Fue “un año válido y extraordinario para Enzo”, dijo Barry Weiner, presidente de la compañía. Enzo dará a conocer este mes las cifras de la remuneración de sus ejecutivos para 2021. 

[Un objeto obsoleto: la tarjeta de crédito se convierte en cosa del pasado para los venezolanos]

Al igual que otras empresas del sector sanitario, Enzo obtuvo una serie de ayudas gubernamentales durante la pandemia. Cuando se le preguntó por la condonación del préstamo por parte de los contribuyentes durante su año de estallido, una portavoz de Enzo dijo: “Nuestro préstamo del PPP cumplió exactamente el servicio que debía prestar -un salvavidas para evitar tener que despedir a gente y el posible cierre de divisiones de nuestra empresa- y cumplimos todos los criterios para poder optar a la condonación del préstamo":

Al igual que Sharps y Acme United, Enzo tuvo acceso a financiación bursátil para sus operaciones durante la pandemia. Su valor de mercado en el momento en que obtuvo el préstamo era de 108 millones de dólares. Ahora es de 170 millones de dólares.