Estados Unidos suma 1.8 millones de empleos en julio, pero sigue con la tasa más alta de la que se tenga registro

La recuperación económica mostrada en los meses anteriores se frenó durante julio. Contando los últimos tres meses, la economía estadounidense se ha recuperado solo un 42% de los 22 millones de trabajos perdidos durante estos meses de crisis.

La tasa de desempleo en Estados Unidos cayó a un 10.2% tras sumar 1.8 millones de puestos de trabajo durante el mes de julio, según lo informado este viernes por el Departamento del Trabajo.

El número de personas que han perdido su trabajo bajó a 16.3 millones, 10.6 millones más que la cifra registada en febrero, antes de la pandemia del coronavirus.

La creación de empleos en julio fue menor a la registada en los dos meses anteriores, cuando hubo 4,8 millones de nuevos empleos en junio y 2.7 millones en mayo.

Eso ha mantenido la tasa de desempleo por sobre el 10%, aún muy por sobre uno de los peores momentos en la economía que fue la Gran Recesión de 2008-2009.

Gráfico con la tasa de desempleo en Estados Unidos.Felipe Gálvez, Telemundo

El impacto de la pandemia del coronavirus sigue presente, con muchos negocios que aún no pueden volver a funcionar de manera normal.

La propagación del COVID-19 durante junio y julio frenó las fases de reactivación económica en varios estados del país, que volvieron a decretar cierres de algunos negocios, como bares o gimnasios, o pusieron pausa a los permisos de reapertura. 

"Estamos viendo evidencia de que la recuperación económica está perdiendo fuerza. No se está invirtiendo, pero parece que el crecimiento se está aplanando", afirma Daniel Zhao, economista senior de Glassdoor. "Parece que la recuperación se ha ralentizado y parece estar estancada en la crisis", agregó a NBC News.

[Seis claves de la peor crisis de empleo en Estados Unidos desde la Gran Depresión]

Contando los últimos tres meses, la economía estadounidense se ha recuperado solo un 42% de los 22 millones de trabajos perdidos durante estos meses de crisis.

Es un lento avance para una economía que sufrió de una devastadora recesión durante el trimestes abril-junio, con una contracción de casi un 33%, la peor caída trimestral registrada.

[El desempleo en latinos e inmigrantes es peor de lo que se creía. Y el golpe más duro llegará en unas semanas]

Los empleadores redujeron drásticamente sus fuerzas laborales, los consumidores redujeron el gasto y las corporaciones retiraron la inversión y la expansión.

Desde entonces, la economía ha comenzado a crecer nuevamente, y muchos expertos han pronosticado un repunte sólido en el trimestre julio-septiembre, aunque no lo suficiente como para compensar la vertiginosa caída provocada por lal pandemia.

Los economistas miran con preocupación que la pérdida temporal de empleo se vuelva permanente para millones de estadounidenses.

Un análisis realizado por el Laboratorio de Políticas de California concluyó que un 57 por ciento de las personas que solicitaron ayudas por desempleo desde que comenzó la pandemia han perdido sus empleos nuevamente o se les ha reducido sus horas de trabajo.

Till von Wachter, profesor de economía en la Universidad de California y coautor del análisis, dijo a NBC News que la segunda ola de despidos se concentró en la industria del ocio y la hospitalidad, el comercio minorista y la atención médica y los servicios sociales. Todas proporcionan empleo a poblaciones financieramente vulnerables.

"Eso también nos dice sobre quién está siendo afectado por estos despidos repetidos", dijo. "Estos sectores contratan predominantemente a mujeres, trabajadores más jóvenes, trabajadores con menos educación, trabajadores hispanos y negros. Muchos de estos trabajadores tienen ganancias muy bajas y muy bajos beneficios", agregó.

Con información de AP y NBC News