IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Esta estrella de la NBA ganó más de $100 millones y lo perdió todo. Estos son sus consejos para recuperarse

El ala-pívot Antoine Walker se declaró en bancarrota en 2010 y tardó casi tres años en recuperarse. Ahora ayuda a otros deportistas a gestionar su dinero y patrimonio.

Por Carmen Reinicke - CNBC + Acorns

En 2008, tras 13 años como jugador de baloncesto profesional, Antoine Walker había acumulado 108 millones de dólares.

Dos años después, no tenía nada.

“Llegué a la liga con 19 años. Venía de orígenes humildes, así que no estaba acostumbrado a tener dinero en absoluto”, contó.

Cuando empezó a ganar dinero, no entendía el concepto de dólar. También adquirió algunos hábitos de gasto agresivos: gastar en coches, ropa y joyas, así como ayudar a familiares y amigos. El resto de su dinero lo perdió en inversiones inmobiliarias cuando el mercado se hundió tras la Gran Recesión.

[El efecto dominó de la inflación ya afecta a los bancos de comida que ayudan a los más necesitados]

Eso le llevó a declararse en bancarrota en 2010. Dos años y medio después, se había recuperado.

Hoy, ayuda a otros a evitar los problemas de dinero que él ha superado. Es consultor de Edyoucore, una empresa de educación financiera que se centra en enseñar a los deportistas a gestionar su dinero.

Antes de declararse en bancarrota

Hay algunas cosas que la gente debe tener en cuenta antes de declararse en bancarrota. Esa decisión, si tiene sentido tomarla, es importante.  

“Si se enfrenta a la pérdida de su casa, de su coche o a un embargo, cualquiera de esos acontecimientos es una emergencia y podría tener sentido declararse en bancarrota inmediatamente”, señaló Sarah Bolling Mancini, abogada del Centro Nacional de Derecho del Consumidor.

[La inflación llega a su nivel más alto en tres décadas con un alza de los precios del 6.2%]

Más allá de una emergencia, puede tener sentido declararse en bancarrota si tiene una cantidad abrumadora de deuda que no podrá pagar y que ha llegado a su punto máximo, lo que significa que no está incurriendo en más deudas.

Por lo general, en este caso tiene sentido estar ya trabajando para salir de la deuda.

“Si no ve que su situación financiera mejore después de la quiebra, no es un buen momento para declararse en bancarrota”, aconseja Robert Lawless, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Illinois. “La bancarrota no pone dinero en su bolsillo, sino que perdona las deudas pasadas”, recuerda.

Bancarrota del capítulo 7 frente al capítulo 13

Antes de declararse en bancarrota, la gente debe saber que hay dos tipos diferentes para los consumidores: el capítulo 7 y el capítulo 13.

Walker pudo declararse en bancarrota bajo el capítulo 7, que también se conoce como liquidación o bancarrota directa.

En este proceso, todas las deudas no garantizadas -piensen en préstamos personales, tarjetas de crédito y algunos gastos médicos- se eliminan, pero un tribunal tomará posesión de sus activos, como las propiedades. Un fideicomisario designado por el tribunal se encargará de su caso y puede vender algunos de sus activos para cubrir sus deudas.

[La persona más rica del mundo hace una encuesta en redes sociales y hunde el valor de un gigante tecnológico con la respuesta]

En la bancarrota del capítulo 13, por lo general, puede conservar la propiedad de sus bienes y obtener un plan de pagos más asequible de sus acreedores. Sin embargo, debe cumplir ciertos requisitos: debe tener suficientes ingresos para afrontar sus pagos mensuales y su deuda debe ser inferior a una determinada cantidad.

Los límites para la bancarrota del capítulo 13 en 2020 eran de casi 420,000 dólares en deudas no garantizadas y de aproximadamente 1.25 millones de dólares en deudas garantizadas.

Clement Townsend y Antoine Walker asisten a un evento de la NBA en Chicago, Illinois, el 28 de junio de 2018Robin Marchant / Getty Images for Suite

Como la situación de cada persona es diferente, tiene sentido trabajar con un abogado especializado en quiebras financieras para determinar el mejor camino.

Walker lo explica así. “Usted es el director general de su empresa y tiene que asumir la responsabilidad de lo que hace, y tiene que estar al tanto de ello”, explicó.

Esto significa rodearse de profesionales que puedan ayudarle a tener éxito.

[La Gran Renuncia está quemando a los que se quedan. Esto es lo que pueden hacer]

“Tienes que tener un contable público, un asesor financiero, un agente, un abogado: tienen que estar separados pero trabajar juntos”, opinó.

Volver a empezar

Independientemente del tipo de bancarrota que elijas, el proceso dura unos años antes de que te liberes. Después, hay que empezar a reconstruir las finanzas.  

Una parte importante es tener un presupuesto viable y ceñirse a él, según Lawless. Después de la bancarrota, la gente debe ser cautelosa a la hora de contraer más deudas: aunque es importante reconstruir el crédito, debe hacerse con cuidado.

[California adopta medidas para aliviar el retraso en la distribución de las cargas que llegan a sus puertos]

“Hay tipos de crédito que se pueden obtener, y lo fundamental es no aceptar inmediatamente las ofertas. Es importante ser cauteloso y tomar las cosas despacio y con cuidado”, apuntó Mancini.

Para Walker, reconstruir también significaba aceptar que su vida podría ser diferente a la que tenía cuando estaba en la NBA.

“Puede que nunca vuelva a ganar 108 millones de dólares, pero puedo tener un estilo de vida cómodo”, dijo. “Esa ha sido mi mentalidad mientras me recuperaba”, concluyó.

Este artículo hace parte de la serie Invest in You Ready. Set. Grow (Invierte en ti: Preparado. Listo. Crece), una iniciativa de CNBC y Acorns, la app de microinversión. NBC Universal y Comcast Ventures son inversores de Acorns.