IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Septiembre añade 194,000 empleos en medio de la escasez de trabajadores

Los datos mensuales del viernes muestran el continuo impacto de la variante delta del coronavirus y la crítica escasez de trabajadores.

Por Martha C. White — NBC News

Tras un decepcionante mes de agosto, la economía estadounidense añadió unos escasos 194,000 puestos de trabajo en septiembre, mientras la grave escasez de trabajadores sigue obstaculizando el crecimiento económico del país.

La tasa de desempleo cayó del 5.2% al 4.8%, según informó el viernes la Oficina de Estadísticas Laborales. Los economistas esperaban un aumento de 500,000 personas y una tasa de desempleo del 5.1%.

El crecimiento de los salarios es una métrica a la que el mercado está prestando mucha atención, ya que se esfuerza por interpretar el ruido en torno a la subida de los precios, los cuellos de botella en la cadena de suministro y lo que significa exactamente que la inflación sea “transitoria”.

[“Hemos creado más de 3 millones de puestos de trabajo”: Biden presume de cifras de empleo, pero omite datos importantes]

Es probable que los salarios más altos se mantengan, porque aunque los empresarios pueden aumentarlos, generalmente no pueden recortarlos, sobre todo en el actual mercado laboral, que está muy ajustado.David Paul Morris / Bloomberg vía Getty Images

Durante la mayor parte de la recuperación de la recesión por la pandemia, las métricas en torno al crecimiento de los ingresos y los salarios han sido volátiles. El dramático colapso del sector del ocio y la hostelería distorsionó los datos de los ingresos, ya que millones de trabajadores del sector de los servicios con salarios bajos perdieron sus puestos de trabajo debido a los cierres provocados por el COVID-19.

Algunos argumentaron que la gran pérdida en agosto podría deberse a los pocos empleos creados en el sector del ocio y la hostelería, que hasta ese momento habían aportado una media de 350,000 nuevos puestos de trabajo al mes durante los últimos seis meses.

Pero incluso con esas ganancias que contribuyen a la recuperación general del mercado laboral, los salarios medios por hora han seguido subiendo. La continua debilidad de la tasa de participación de la fuerza laboral es un factor importante que contribuye, aseguró Ross Mayfield, un analista de estrategia de inversión de la empresa Baird. Desde junio de 2020, la participación de la población activa se ha mantenido casi plana, oscilando entre el 61.4% y el 61.7%.

“Creo que uno de los principales factores que podrían contribuir a un crecimiento salarial más alto o elevado en el futuro es simplemente una oferta más ajustada en el mercado laboral”, dijo. “Si hay funcionalmente menos trabajadores, los que quedan están en mejor posición para negociar subidas salariales”, agregó.

“Dentro de la industria manufacturera, las empresas están viendo al 100% la necesidad, y reaccionando a esta, de aumentar los salarios en todos los niveles”, dijo Ethan Karp, presidente y director ejecutivo de la Red de Defensa y Crecimiento de la Industria. “Siguen sin encontrar gente, hagan lo que hagan”, enfatizó.

El reto de atraer a los trabajadores

Y las presiones de la oferta siguen siendo implacables. Esto dificulta, según los economistas, determinar exactamente en qué medida los salarios de los trabajadores contribuyen a las fuerzas inflacionistas que están detrás de la subida de precios de las empresas. “Sin duda, es un factor que contribuye, pero en lo que respecta a los elementos que observamos para la inflación, todavía palidece en comparación con los problemas de suministro y del COVID-19”, dijo Mayfield.

“Definitivamente hay algunos factores transitorios en la inflación que hemos visto. Creo que gran parte tiene que ver con las interrupciones de la cadena de suministro”, afirmó Megan Horneman, directora de estrategia de cartera de Verdence Capital Advisors.

“Los suministros están ahí, solo es un problema de sacarlos a la economía”, dijo Horneman, en función de la escasez de trabajadores que tiene a los operadores portuarios, a las empresas de transporte y a los servicios de entrega con poca mano de obra.

Pagar más para atraer a esos trabajadores de vuelta al mercado laboral —o robárselos a los competidores— resolverá el problema a corto plazo, pero es más probable que los costes laborales más altos se mantengan que los precios elevados de las materias primas o los componentes, ya que los economistas están de acuerdo en que los aumentos salariales son más “pegajosos” que los aumentos de precios.

La oferta de chips de computadora, cajas de cartón o petróleo fluctúa con la oferta, pero aunque los empresarios pueden aumentar los salarios, generalmente no pueden recortarlos unilateralmente, sobre todo en el actual mercado laboral.

"La inflación salarial es la pegajosa: es la que va a crear una inflación más duradera", dijo Horneman.

Algunos esperamos que la inflación empiece a moderarse"

Harry Holzer Profesor de Georgetown

Por el momento, los recientes aumentos de productividad han dado a los empresarios un pequeño respiro, dijo Harry Holzer, profesor de política pública de la Universidad de Georgetown. "[Podría haber] una mayor productividad que facilitara a las empresas el pago de estos salarios más altos sin inflación", dijo.

Muchos ven esto como algo bueno, siempre y cuando las presiones de los precios que están apretando a los compradores en el país retrocedan en los próximos meses. “Algunos esperamos que la inflación empiece a moderarse a medida que estos cuellos de botella y la escasez de suministros se abren paso, y esperamos que estos aumentos salariales duren más que los aumentos de precios”, dijo Holzer.

“Mi esperanza es que los aumentos salariales superen de una vez por todas la inflación, y que la fabricación sea más competitiva”, señaló Karp. “Que los fabricantes suban los salarios es algo muy bueno. Es bueno para la industria, es bueno para la gente. Es lo que se necesita”, concluyó.