IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El alza del precio de la gasolina encarecerá “todos los rincones de la economía”, advierten expertos

El costo de los alimentos seguirá aumentando, al igual que los servicios públicos y el transporte. “Esto se va a convertir en un gran problema durante el invierno" y no mejorará hasta 2023, alertó un analista.

Por Martha C. White - NBC News

Los precios de la gasolina siguen aumentando, pero no es lo único que estará al alza en las próximas semanas.

Los analistas de la industria energética y los expertos de la cadena de suministro advierten que los consumidores experimentarán además un incremento en el costo de la energía eléctrica. 

El petróleo superó la marca de los 80 dólares, mientras que las crisis energéticas en China y partes de Europa hacen más probable que suba el costo del combustible durante el invierno. 

[Los precios de los alimentos y la gasolina siguen en alza. ¿Qué provoca esta subida?]

El precio medio del galón de gasolina regular era de 3.27 dólares el lunes, según la Asociación Automovilística Estadounidense ( AAA, en inglés) lo que supone un aumento de 7 céntimos en sólo una semana.

Los expertos dicen que el aumento del precio del combustible afectará el precio de la energíaCade Peter / Getty Images

“Prevemos que el precio medio de la gasolina llegue a los 3.50 dólares, sólo por lo que ha ocurrido en las últimas dos semanas”, dijo Jay Hatfield, director general y gestor de carteras de Infrastructure Capital Advisors. 

El lunes, el crudo estadounidense subió un 1.5% hasta los 80.52 dólares el barril, cerrando por encima de los 80 dólares por primera vez desde finales de 2014 y elevando su subida desde finales de octubre pasado al 125%. 

Tom Kloza, responsable mundial de análisis energético de OPIS by IHSMarkit, dijo que “todos los rincones de la economía” podrían verse afectados. “Todo lo que se mueve tiende a trasladarse a través del país por camión o por tren, por lo que nos espera un año más caro”, agregó.

“El aumento del precio del petróleo, tiene múltiples efectos colaterales. Es la base de todos los costos de transporte. El combustible para aviones es el principal factor que influye en el transporte aéreo de mercancías, así como en el precio de los tiquetes para viajar”, dijo Rob Handfield, profesor de gestión de la cadena de suministro y director de la Cooperativa de Recursos de la Cadena de Suministro de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. 

[Estos son los estados donde la gasolina está más cara en este fin de semana por Memorial Day]

Por su parte, Stewart Glickman, analista de valores energéticos de CFRA Research, aseguró que el aumento de los costos del combustible llevará inevitablemente a precios más altos.

“Es una especie de impuesto encubierto para los consumidores”, dijo. 

Kloza también afirmó que los ciudadanos notarán el impacto en forma de facturas más elevadas de los servicios públicos este invierno, y predijo que el precio del gas natural -la fuente de aproximadamente un tercio de la electricidad del país- podría duplicarse.

 “Creo que las facturas de la calefacción van a ser bastante elevadas este invierno. Si está más cálido de lo normal, estupendo. Si no es así, los precios serán bastante elevados y podrían producirse subidas del gas natural, y el Diésel“, aseguró.

“Esto se va a convertir en un gran problema durante el invierno, y eso suponiendo que las cosas no empeoren”, dijo Hatfield.

[Aumentan los precios de los alimentos y de la ropa ante la escasez de productos]

En Europa, los precios del gas natural se han disparado. Si el precio del petróleo fuera equivalente, según Hatfield, sería de 240 dólares por barril, aproximadamente el triple de su precio actual. 

“En Estados Unidos, el gas natural sigue siendo relativamente barato, así que hay una enorme presión para que los precios de nuestro gas natural suban”, aseguró. 

Los combustibles fósiles y sus productos derivados son una parte fundamental de nuestros hábitos de consumo cotidianos. “El aumento de los precios del petróleo tiene un efecto de filtración que afecta a todas las demás industrias”, aseguró Handfield.

Los expertos afirman que los precios de los alimentos podrían enfrentarse a una triple presión inflacionista: además de los mayores gastos derivados del envío de los productos a las tiendas, la agricultura depende de los combustibles fósiles para la producción de fertilizantes, lo que significa que el aumento de los costos de los cultivos o de la comida de los animales podría repercutir en los consumidores en forma de precios más altos de los alimentos.

El transporte de alimentos se vería afectado lo que podría causar un aumento en los precios. David Paul Morris / Bloomberg vía Getty Images

También los empaques de la comida se ven afectados. Los gránulos de plástico llamados resinas, que son el componente principal de muchos tipos de bolsas de plástico, películas y otros materiales de envasado, se derivan del petróleo. La producción de estos materiales ya se vio limitada por la profunda helada del pasado invierno en Texas, que hizo subir los precios.

“Es lo que yo llamaría la tormenta perfecta”, agregó Handfield. “No creo que vayamos a ver ningún alivio hasta 2023. No se trata de un trastorno a corto plazo: es una cuestión problemática que no va a desaparecer durante un tiempo”.