IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El 12% de los hogares latinos no tienen una cuenta bancaria. Eso les puede costar caro

Las personas sin cuentas bancarias pueden pagar más debido a los costes del cambio de cheques o de los cheques de caja, o a los altos intereses de los préstamos de día de pago.

Por Michelle Fox — CNBC

Cuando Yanely Espinal era pequeña, su familia no tenía cuenta en un banco. Sus padres habían emigrado a Estados Unidos desde República Dominicana y, como muchos recién llegados, sólo usaban dinero en efectivo.

“Nunca, nunca vi una tarjeta de crédito, una tarjeta de débito, nada de eso en mi casa”, dijo Espinal, que ahora es directora de difusión educativa de Next Gen Personal Finance. “Nunca hubo ningún tipo de cuenta o institución financiera con la que mis padres tuvieran relación”, agrega.

“Nunca, nunca vi una tarjeta de crédito, una tarjeta de débito, nada de eso en mi casa”

Mientras el país celebra el Mes de la Herencia Hispana, la buena noticia es que el número de hogares latinos sin cuentas de banco está en su punto más bajo desde que la Federal Deposit Insurance Corp. (FDIC, por sus siglas en inglés) empezó a hacer encuestas al público.

La barrera idiomática es una de las razones que impide abrir una cuenta bancaria.Ariel Skelley / Getty Images

Aun así, los hogares latinos están menos inclinados que los hogares blancos no hispanos a utilizar el sistema bancario. En 2019, el 12% de los hogares hispanos no estaban bancarizados, frente al 2.5% de los blancos, según la última encuesta de la FDIC. Los hogares negros tenían una tasa del 14 %.

Sin embargo, es probable que la pandemia del coronavirus aumente la cifra, según dijo la agencia en su informe. La pérdida significativa de empleo o de ingresos, como se ha visto durante la crisis, es una de las principales razones por las que las personas pasan de estar bancarizadas a no estarlo, como han mostrado encuestas anteriores de la FDIC.

Las razones para no tener cuentas bancarias pueden variar. Puede haber barreras lingüísticas o una desconfianza en las instituciones bancarias, especialmente para aquellos vienen de un país con un sistema débil o corrupto, dijo Espinal.

Luego está la falta de acceso, dijo Teresa Montoya, directora de marketing de GECU, una cooperativa de crédito con sede en El Paso, Texas. Como institución financiera de desarrollo comunitario, GECU apoya a las comunidades económicamente desfavorecidas.

“Los ladrillos y el cemento siguen siendo muy importantes para construir esa relación”, dijo Montoya.

[Telemundo lanza Nuestras Finanzas, una campaña de alfabetización financiera] 

El número de sucursales bancarias en las comunidades ha ido disminuyendo, con un número récord de cierres solo en 2020, según S&P Global Market Intelligence. Los bancos y entidades de ahorro estadounidenses cerraron 3,324 sucursales en todo el país en 2020, pero sólo abrieron 1,040, según los datos. Las cifras no incluyen los cierres temporales debidos a la pandemia.

Sin embargo, los prestamistas depredadores tienen sedes por todas partes, dijo Montoya.

El costo de no usar un banco

El resultado final es que las personas que no tienen cuentas bancarias pueden acabar rebuscando en sus carteras.

Para aquellos que cambian un cheque en un establecimiento de cambio, el coste puede oscilar entre el 1% y el 12% del valor nominal del cheque, según Bankrate.

Aunque los bancos suelen ofrecer el pago de facturas de forma gratuita, las personas que no tienen una cuenta tienen que hacer cola para pagar en efectivo o comprar un giro postal, que tiene un coste mínimo, o un cheque de caja, que suele costar entre 10 y 15 dólares, según Bankrate.

Quienes acuden a un prestamista de día de pago en lugar de a un banco para pedir un préstamo pueden acabar pagando más del 300% de interés, o más. Las personas a menudo acaban entrando en un ciclo, pidiendo un préstamo tras otro. Según la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, casi uno de cada cuatro préstamos de día de pago se vuelve a pedir nueve veces o más.

Superar ideas erróneasLa principal razón por la que la gente no está bancarizada es la creencia de que los saldos mínimos son demasiado altos para ellos, dijo Karyen Chu, jefe de investigación bancaria de la FDIC. Por lo tanto, incurrirán en comisiones.

Sin embargo, eso no es necesariamente cierto, dijo.

La plataforma Bank On del Fondo de Ciudades para el Empoderamiento Financiero ha estado trabajando para llevar productos bancarios seguros y de bajo coste a clientes de todo el país. En la actualidad, casi 150 bancos y cooperativas de crédito están certificados para cumplir las normas de Bank On, y las cuentas representan el 52% del mercado nacional de depósitos.

[¿Cómo reparar tus finanzas personales después de la pandemia? Sigue estos tres consejos] 

El problema es hacer llegar la información a la comunidad. Cuando se produjo la pandemia, la FDIC lanzó su campaña piloto #GetBanked para ayudar a la gente a entrar en el sistema bancario con el fin de obtener los pagos del estímulo directamente depositados.

La agencia también está estudiando posibles oportunidades de tecnología financiera para llegar a los últimos no bancarizados.

"La persistente brecha en el acceso al sistema bancario ha demostrado que debemos pensar de forma innovadora para crear un sistema regulador que ayude a cerrarla", dijo la presidenta de la FDIC, Jelena McWilliams, en un discurso pronunciado en junio.

[Por estas razones el IRS no te ha reembolsado tus impuestos] 

Hay más de 1,000 instituciones financieras de desarrollo comunitario que operan en todo el país. En un esfuerzo por atender a las comunidades de bajos ingresos que a menudo quedan fuera del sistema financiero, ofrecen cuentas corrientes y de ahorro de bajo coste, así como productos financieros como préstamos.

En GECU, una gran parte de la misión de la cooperativa de crédito es la divulgación en la comunidad. También hay educación sobre finanzas personales. Para hacerse socio de por vida, una acción cuesta 20 dólares. La cuenta corriente es gratuita.

“Todo lo que ganamos vuelve a la comunidad”, dijo Montoya, “nos consideramos una organización social”.

Otro obstáculo financiero para muchos hogares no bancarizados es el coste de no crear riqueza mediante la inversión. Abrir una cuenta bancaria es el primer paso hacia la seguridad financiera, pero las cuentas de ahorro no generan muchos intereses. Para muchos, puede ser difícil pasar luego al mercado de valores.

Hay una falta de acceso, así como una escasez de información y educación en torno a ella, dijo Espinal.

Conseguir esa educación es clave para ganar la confianza de hacer este tipo de movimientos financieros, dijo.

[¿Cómo funciona el nuevo crédito por hijos? Un experto aclara dudas de la temporada fiscal] 

“Vas a ser más sabio financieramente y estarás mejor”, dijo Espinal, “empezarás a ver los resultados”.

Este artículo hace parte de la serie Invest in You Ready. Set. Grow (Invierte en ti: Preparado. Listo. Crece), una iniciativa de CNBC y Acorns, la app de microinversión. NBC Universal y Comcast Ventures son inversores de Acorns.