IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

De la renta a la inflación, esto es lo que se puede esperar de la economía en 2022

¿Qué pasará con los precios de los hogares, los productos básicos y el empleo? Estas son las predicciones de los expertos para el próximo año.

Por Martha C. White - NBC News

Tras un segundo año consecutivo en el que las palabras "sin precedentes" se han vuelto un lugar común cuando hablamos de la pandemia de coronavirus, los economistas miran con cautela el 2022.

Tanto la incertidumbre sobre la gravedad de la variante ómicron como el incremento de los precios ensombrecen las expectativas de los expertos, aunque algunos todavía hallan motivos para ser optimistas ante tantas dudas.

"El 2022 es lo que yo llamaría una transición hacia la normalidad", dijo Eric Diton, presidente y director de The Wealth Alliance, una firma que asesora a inversionistas. "Quiere decir que la economía global seguirá creciendo, pero no a las tasas que vimos en 2021. Quiere decir que la inflación será persistente, pero hacia la segunda mitad del año creo que resolveremos muchos de los problemas de suministro y empleo", agregó.

Esto es lo que piensan los economistas sobre los asuntos más importantes de cara a 2022:

La pandemia

El rápido esparcimiento de la variante ómicron del coronavirus representa la mayor incógnita.

“En la primera parte de 2022 probablemente habrá otra desaceleración temporal en el crecimiento económico a medida que los casos de omicron se disparen en el vulnerable sector de los servicios”, escribió Ian Shepherdson, economista en jefe de Pantheon Macroeconomics.

[Los CDC reducen el periodo de aislamiento de 10 a 5 días para quienes den positivo al COVID-19 y ya no muestren síntomas]

Los primeros indicios sugieren un escenario menos adverso que el del año pasado, dijo Liz Young, directora de inversiones en la firma SoFi. Estados Unidos está mejor posicionado ahora que hace un año o incluso cuando la variante delta provocó un aumento en el número de casos en el verano y principios del otoño, agregó.

Sin embargo, los expertos reconocen que un recrudecimiento de la pandemia podría echar por tierra la suposición en los mercados de que las subsiguientes olas de COVID-19 tendrán impactos en la economía cada vez menores.

El mercado inmobiliario

Según datos de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, el precio medio de una casa aumentó a poco menos de 354,000 dólares en noviembre (el mes más reciente para el que hay datos disponibles), lo que representa un aumento anual de alrededor del 14%.

Pero los economistas predicen que el aumento en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal actuarán como un freno a los precios de los hogares, ya que provocarán un incremento en el precio de las hipotecas.


Anuncio de una casa en venta en Mount Lebanon, Pennsylvania, el 21 de septiembre de 2021.Gene J. Puskar / AP

Daryl Fairweather, la principal economista de la plataforma inmobiliaria Redfin, pronosticó en un nuevo informe que la actividad inmobiliaria se disparará en la primera mitad del año, antes de que se produzcan más aumentos en las tasas de interés del banco central.

La experta predijo que las tasas hipotecarias a 30 años aumentarán de su nivel actual de alrededor del 3% al 3.6% para fines del próximo año, un aumento que se traduciría en 100 dólares adicionales por mes en el precio promedio. Sin embargo, Fairweather predijo que los precios de las viviendas aumentarán alrededir de un 3$ en 2022.

[El afán por las compras causa congestión en la frontera]

Si bien los precios de las viviendas podrían frenarse, las personas que rentan segurián pagando altos precios. “Los alquileres están aumentando en cifras de dos dígitos”, dijo Jay Hatfield, fundador y director ejecutivo de Infrastructure Capital Management.

A nivel nacional podría haber un aumento del 7% en las rentas, según Fairweather.

La bolsa de valores

A pesar de los episodios de volatilidad, 2021 fue un año de grandes ganancias para las acciones, que registraron nuevos máximos históricos de forma regular. Sin embargo, con esas ganancias casi en el pasado, los expertos predicen que el próximo año será más sobrio.

Una de las grandes incertidumbres es la recuperación del sector de servicios, que comprende una parte considerable de la producción económica y el empleo. “Si el sector de servicios se ha recuperado... creo que lo peor de la reacción ya ha quedado atrás”, dijo Young.

Si bien 2021 estuvo marcado por la esperanza en el futuro, los expertos dicen que los inversionistas utilizarán las ganancias corporativas como un indicador de la salud del consumidor estadounidense y, por extensión, del crecimiento económico de la nación.

“A lo que estamos atentos es al desempeño relativo entre el sector de consumo discrecional y el sector de productos básicos de consumo”, dijo David Wagner, administrador de cartera y analista de Aptus Capital Advisors. Una reducción en el gasto no esencial podría significar que los precios altos están comenzando a reducir el gasto del consumidor, lo que podría presagiar un problema económico inminente que podría extenderse a otras categorías de gasto, reduciendo las ganancias y desencadenando una caída en Wall Street.

El mercado laboral

No sería exagerado describir el 2021 como el año del trabajador, y los expertos dicen que es probable que el próximo año refleje más de lo mismo, al menos al principio. “A largo plazo, creo que vamos a seguir viendo escasez de mano de obra... pero en el próximo año va a mejorar”, predijo Wagner.

La empresa consultora Deloitte descubrió en una encuesta reciente de directores financieros que las empresas esperan invertir y gastar en equipos, tecnología y capital humano en 2022. “Seguirá habiendo un aumento significativo en la contratación y los salarios nacionales”, vaticinó Steve Gallucci, líder del programa CFO en Norteamérica para Deloitte.

Sin embargo, incluso el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, admitió que los legisladores estaban perplejos por la medida en que la tasa de participación de la fuerza laboral se mantuvo deprimida en 2021. El próximo año, los expertos indican que el mercado laboral estadounidense se acercará más a su norma prepandémica, pero solo hasta cierto punto. Es probable que algunos de los cambios provocados por COVID-19 sean más duraderos.

“Creo que la participación en la fuerza laboral se mantendrá por debajo de donde estaba antes de la pandemia”, dijo Young.

Según muchas estimaciones, la jubilación anticipada ha sacado a más de un millón de trabajadores de la fuerza laboral. “Simplemente no vamos a reemplazar a esas personas. Eso es algo que debemos esperar”, agregó Young.

Inflación: "Una tormenta perfecta"

La cuestión de la inflación es primordial porque toca muchas facetas del panorama económico: la política de la Reserva Federal y las tasas de interés pagadas por los prestamistas, así como los precios de los bienes y servicios comprados tanto por individuos como por empresas.

“Yo diría que lo que estamos viendo ahora mismo con la inflación es una combinación de dos cosas. Es una tormenta perfecta”, advirtió Brad McMillan, CIO de Commonwealth Financial Network. La alta demanda de bienes provocada por los cierres del sector de servicios y la política monetaria y fiscal de apoyo implementada en 2020 estaba en curso de colisión con una cadena de suministro global a la que efectivamente se le había vertido arena en sus engranajes.

“De repente, la demanda de bienes se disparó justo cuando la oferta de bienes se hundió. La pregunta para el futuro es, ¿continuará eso?”, dijo McMillan.

Un aspecto positivo son las elevadas tasas de ahorro acumulado que aún tienen muchas familias estadounidenses. Los datos bancarios muestran que estas reservas están disminuyendo, pero algunos expertos tenían la esperanza de que pudieran durar lo suficiente como para servir como un amortiguador contra las crecientes presiones inflacionarias.

“Creo que el comodín aquí, y es algo que le da a Jerome Powell un poco más de flexibilidad, es que el valor neto de la familia estadounidense ha seguido aumentando sustancialmente”, dijo Wagner. Los hogares estadounidenses sacarán unos 600,000 millones de dólares de sus ahorros en 2022, estimó Shepherdson.

Los mercados habían estado valorando una triada de subidas de tipos de interés en 2022 durante gran parte del último trimestre de 2021, una realidad que se reflejó en las proyecciones económicas realizadas por los miembros del comité de formulación de políticas de la Reserva Federal en diciembre.

La gran pregunta sin respuesta es si ese será el ajuste necesario para una economía que ha sido todo menos predecible durante los últimos 22 meses.