IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

¿Cómo impacta su bolsillo el no estar vacunado contra el COVID-19?

Muchos jefes están exigiendo a sus trabajadores que se vacunen y están despidiendo a quienes se nieguen. Algunos tratamientos médicos, vacaciones y estudios también tendrán un precio más alto para los no inmunizados.

Por Carmen Reinicke - CNBC + Acorns

Algunas personas siguen aplazando su vacunación contra el COVID-19, pese a que cada vez hay más mandatos de inmunización.

A quienes aún no se han vacunado se les ha prohibido acceder a algunos restaurantes, viajes y otras actividades. También podría haber costos financieros significativos para aquellos que todavía no se han inmunizado.

Por supuesto, los incentivos y exigencias han contribuido a aumentar la tasa de vacunación del país. Por ejemplo, la aerolínea United Airlines, que obligó a sus empleados a recibir la vacuna COVID-19 este verano, tiene ahora una tasa de vacunación en sus trabajadores de casi el 100%.

Y se avecinan más normas: la Administración de Joe Biden informó que exigirá a todos los empleadores con 100 o más trabajadores que se aseguren que sus empleados estén vacunados o se sometan a pruebas semanales. También le ha pedido a todos los trabajadores y contratistas federales y a los profesionales de la salud que se vacunen contra el COVID-19.

Así es cómo afectará a su cartera no estar vacunado.

El empleo

Muchos jefes están exigiendo que los trabajadores se vacunen contra el virus y están despidiendo a quienes se nieguen a hacerlo.

Aerolíneas como United, Southwest, American, JetBlue y Alaska han impuesto la vacunación. Esta semana, Northwell Health, el principal sistema de atención sanitaria del estado de Nueva York, despidió a 1,400 trabajadores que se negaron a vacunarse contra el COVID-19.

“El mayor costo es perder el trabajo”, afirmó Cynthia Cox, vicepresidenta de Kaiser Family Foundation y directora del programa sobre Obamacare, o la Ley de Cuidado de Salud Asequible.

“Eso se ha convertido en un problema al que se enfrenta más gente a medida que más y más empleadores implementan los mandatos de vacunación”, explicó.

En algunos casos, los requisitos se extienden incluso a los miembros de la familia. Un sistema de salud en Louisiana dijo esta semana que cobraría a los trabajadores 200 dólares adicionales al mes por asegurar a sus cónyuges o parejas no vacunadas.  

Lorna Lucas, 81 años, recibe la vacuna Pfizer/BioNTech contra el COVID-19 poco antes de su esposo, Winston (izq) en el Guy's Hospital, Londres, 8 de diciembre, 2020.Victoria Jones/AFP via Getty Images

Los seguros

Otras empresas están adoptando un enfoque diferente y trasladando el precio de un seguro más caro a los empleados que siguen sin inmunizarse.

Delta Air Lines, por ejemplo, no ha obligado a sus trabajadores a vacunarse contra el virus, es la única aerolínea importante que no lo exige, pero hará que aquellos no vacunados paguen 200 dólares más al mes.

Podría haber gastos de seguro adicionales en el futuro. Muchos proveedores de seguros médicos ya aplican un recargo a fumadores, que podrían imponer a los que no se vacunen.

Los gastos médicos

El tratamiento médico por COVID-19 también tendrá un precio más alto y es probable que afecte más a los no inmunizados, que ahora representan alrededor del 97% de los hospitalizados por la enfermedad.

En los primeros días de la pandemia, la mayoría de las aseguradoras renunciaron a los pagos por el tratamiento del coronavirus. Ahora, esas exenciones están expirando, lo que significa que los pacientes tendrán que pagar cualquier factura que acumulen durante su estancia en el hospital por el COVID-19.

Según Kaiser Family Foundation, entre julio y agosto, las hospitalizaciones de personas no vacunadas, consideradas prevenibles, han supuesto un gasto de 5,700 millones de dólares para el sistema sanitario.

“El costo es asumido principalmente por los contribuyentes y las personas que pagan cuotas de seguro de salud”, afirmó Cox.

Los no vacunados además tendrán que pagar las pruebas que necesiten para demostrar que no tienen COVID-19. Por supuesto, se trata de un gasto que también se trasladará a los que estén vacunados y aún así necesitan hacérsela: el precio suele oscilar entre 20 y 1,419 dólares por una sola prueba, según Kaiser Family Foundation. En algunos casos, sin embargo, pueden costar mucho más.  

Una mujer que se opone a los mandatos de vacunación del COVID-19 sostiene un cartel frente al Ayuntamiento en el centro de Los Ángeles. 18 de septiembre de 2021.Damian Dovarganes / AP

“No hay ningún requisito para que tengan que estar cubiertas o sean gratuitas”, señaló Cox, refiriéndose específicamente a las pruebas en el trabajo para los no vacunados. “Eso puede aumentar con el tiempo si tienes que hacerte una prueba cada semana”, advirtió.

La educación

Las escuelas de todo el país exigen ahora que todos los maestros, el personal y los alumnos que califiquen se vacunen contra el COVID-19.

Esto incluye a unas 500 universidades. Para los estudiantes universitarios que no están vacunados, negarse a recibir la inoculación podría dejarles sin asistir a la escuela en persona y perder algunos de los beneficios de estar en el campus.

“Esto interrumpe el valor de la educación presencial y residencial si no puede participar en las actividades curriculares”, dijo Lynn Pasquerella, presidenta de la Asociación de Colleges y Universidades de Estados Unidos. “Eso es una verdadera pérdida”, añadió

También deberán pagar la factura de los exámenes adicionales si se les permite entrar en el campus. En algunos casos extremos, pueden quedarse sin becas: una estudiante de la Universidad Brigham Young perdió 200,000 dólares en becas porque no quiso vacunarse, informó el Daily Mail.

Las vacaciones

Estar sin inmunizarse puede añadir costos a las vacaciones. Líneas de cruceros como Carnival, por ejemplo, están exigiendo que todos los pasajeros no vacunados tengan un seguro de viaje y cubran el precio de 150 dólares para sus pruebas de COVID-19.

El seguro de viaje requerido debe tener un mínimo de 10,000 dólares por persona en cobertura de gastos médicos y 30,000 dólares para evacuación médica de emergencia y sin exclusiones de COVID-19, de acuerdo a la línea de cruceros.

“Esto es algo que los pasajeros vacunados no tienen que pagar”, aseguró Laura Ratliff, directora editorial de TripSavvy.

Además, las condiciones pronto serán más estrictas para los viajeros debido a la legislación que entrará en vigor en noviembre. 

Anteriormente, los viajeros internacionales que regresaban a Estados Unidos tenían que demostrar que la prueba era negativa 72 horas antes de su vuelo. El próximo mes, los estadounidenses no vacunados que vuelvan al país, tendrán que dar un resultado negativo en las 24 horas previas al viaje.

Incluso ahora, los requisitos de las pruebas pueden añadir cientos o miles de dólares en gastos a unas vacaciones. Esto probablemente empeorará para aquellos que sigan sin vacunarse.

“Es muy caro”, afirma James Ferrara, presidente de la red de asesores de viajes a domicilio InteleTravel. “Y quizá el mayor gasto sean los problemas, las preocupaciones, las molestias, la frustración y la confusión”, lamentó.

Los costos al morir

Los no vacunados tendrán que hacer frente a los costos por muerte, ya que hasta ahora el virus ha matado a más de 700,000 estadounidenses, lo que la convierte en la pandemia más mortífera de la historia en Estados Unidos.

Las personas no vacunadas tienen 11 veces más probabilidades de morir a causa del virus que las vacunadas, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

“Hay un riesgo real de morir”, manifestó Cox. “Entonces su familia se queda con el gasto del funeral, los cuidados al final de la vida y la pérdida de sus ingresos”.


Este artículo es parte de la serie Invest in You Ready. Set. Grow (Invierte en ti: Preparado. Listo. Crece), una iniciativa de CNBC y Acorns, la app de microinversión.

NBC Universal y Comcast Ventures son inversores de Acorns.