IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cómo enseñar a sus hijos a ser buenos en sus finanzas personales, aunque usted nunca lo haya sido

En casa se aprende a tener una buena relación con el dinero, dicen los expertos. Pero la mayoría de los padres no hablan del tema con sus hijos. Aquí algunas herramientas e ideas para hacerlo. 

Por Carmen Reinicke — CNBC + Acorns

Muchos padres quieren enseñar a sus hijos a tener una buena relación con el dinero, pero descubren que no saben bien cómo hacerlo, a pesar de que la mayoría dice que las lecciones de finanzas personales se enseñan mejor en casa.

Un 83% de los adultos afirma que los padres deberían enseñar a sus hijos sobre finanzas personales, según una encuesta de CNBC + Acorns. A pesar de que creen que deberían ser ellos los que eduquen a sus hijos sobre los entresijos de las finanzas personales, la mayoría de los padres no hablan, de hecho, de dinero con sus hijos.

La misma encuesta reveló que sólo el 15% de los padres habla con sus hijos de dinero una vez a la semana. Más del 30% dijo que nunca tenía una conversación sobre ello con sus hijos.

[La escasez de trabajadores está subiendo el salario a los migrantes. Pero aun así cada vez llegan menos y eso está provocando inflación]

“Es algo similar a tener una charla sobre los pájaros y las abejas con tus hijos”, dijo Alex Melkumian, un terapeuta de matrimonio y familia licenciado y fundador del Centro de Psicología Financiera en Los Ángeles. “El dinero y el sexo pueden ser conversaciones intensas, pero son realmente necesarias y pueden ser significativas si se hacen de la manera correcta”, señaló.

El terapeuta dijo que los padres deben entender que pueden sentirse incómodos al hablar de dinero porque no era algo que ellos hicieron a su edad.

“Esto es algo en lo que van a invertir el ciclo, y cuanto antes puedan empezar, mejor”, aseguró.

Empezar pronto

Los padres pueden hablar del dinero con sus hijos a una edad temprana: desde que están en la escuela primaria.

“Los niños deben aprender desde una edad muy temprana que el dinero no es un concepto que les debe asustar”, afirma Debra Kaplan, terapeuta, autora y conferenciante con sede en Tucson, Arizona. “Y cuanto más lo conozcan, más podrán sentir una especie de dominio sobre él”, agregó.

La forma en que los padres deben comunicarse sobre el dinero varía mucho según la edad del niño, dijo. En el caso de los más. pequeños, los padres pueden incluir a sus hijos en las actividades en las que se hace un presupuesto y se gasta, como ir a comprar al supermercado.

“Tenemos que darles un contexto [de lo que es el dinero] en una versión para niños”, dijo Kaplan. Eso significa explicarles, en términos que ellos entiendan, para qué puede usarse: puede gastarse en cosas como comida o juguetes para los niños, o ahorrarse para más adelante.

Estas salidas suelen ofrecer oportunidades para hablar de dinero con los niños, por ejemplo, si piden un determinado juguete o un alimento que no está en el presupuesto o que usted no tenía previsto comprar esa semana. Ese es el momento en que los padres pueden empezar a modelar comportamientos saludables, según Kaplan.

[La creación de 428,000 nuevos trabajos contribuyó a que el desempleo se mantuviese en 3.6% en abril]

Digamos, por ejemplo, que está haciendo la compra y su hijo de 5 años le pide dos tipos diferentes de galletas.

Usted puede decir algo como que no pueden permitirse las dos, o que dos tipos de galletas no están dentro de su presupuesto, lo que su hijo probablemente no entenderá.

En su lugar, Kaplan recomienda reconocer que a la familia le gusta comprar galletas, pero elegir una para esta semana y dejar el otro tipo para la siguiente.

“Así se empieza a modelar la moderación y el pensamiento estratégico”, dice.

Mantener conversaciones adecuadas a la edad

A medida que tus hijos crecen, puedes enseñarles más sobre las opciones que tienen en torno al dinero.

Mac Gardner, planificador financiero certificado con sede en Tampa, Florida, escribió un libro titulado “Los cuatro osos del dinero” para hacer precisamente eso. Se dio cuenta, con sus propios hijos y durante las actividades de divulgación que realizó con niños en edad escolar, de que la mayoría sabía que el dinero era para gastarlo, pero muy pocos decían que había que ahorrarlo. Casi ningún niño sabía que podía invertir el dinero o donarlo para ayudar a otros necesitados.

En su libro, Gardner presenta a los niños las cuatro opciones que tienen para el dinero con osos: el oso gastador, el oso ahorrador, el oso inversor y el oso que dona.

“Queríamos hacerlo lo más sencillo posible”, dice Gardner, fundador y director de educación de FinLit Tech. “Si al menos podemos proporcionar a nuestros hijos esas cuatro funciones básicas, podrán salir al mundo”, agregó.

[Qué debe tener en cuenta antes de añadir bitcoin a sus ahorros para la jubilación]

También está desarrollando un juego, llamado Berryville, que ayudará a los niños a poner en práctica estas ideas financieras de forma divertida.

“Si podemos educar a más niños en comunidades desatendidas y olvidadas y enseñarles a tiempo cuáles son sus opciones y contarles historias sobre cómo invertir y dar y no sólo gastar y ahorrar, se conseguirían cosas realmente increíbles en la sociedad”, dijo.

Arregle primero su relación

Los padres que no crecieron con mucha educación financiera o una relación sólida con el dinero pueden tener que dedicar algún tiempo a educarse a sí mismos para asegurarse de que están transmitiendo hábitos saludables a sus hijos.

“El primer paso es que tienen que ver lo que falta en su propio mundo para que puedan modelar o enseñar a sus hijos de una manera más saludable”, dijo Kaplan. “Tienen que ser conscientes de sus propios comportamientos y relaciones y de su vida emocional con el dinero”.

Si el dinero le produce ansiedad, es importante abordarlo para no enseñar a sus hijos a tener también miedo de las finanzas.

“Cuando uno no tiene confianza en sus propias decisiones financieras, es importante contenerla”, dijo Melkumian, y añadió que los niños son intuitivos y captan el estrés de sus padres en torno al dinero aunque no lo entiendan.

Hay muchos recursos para que los padres aprendan más sobre finanzas personales, dijo Gardner. Recomienda a los padres que investiguen antes de elegir uno para asegurarse de que les ofrece información de calidad.

Melkumian también dijo que aprender sobre el dinero puede ser algo que padres e hijos hagan juntos. Y, si los padres han cometido errores con el dinero, puede ser saludable ser honestos con sus hijos al respecto y utilizarlo como una oportunidad de aprendizaje.

“Decirle a los hijos la verdad es muy poderoso”, dijo Melkumian.

Este artículo es parte de la serie Invest in You: Ready. Set. Grow (Invierte en ti: Preparado. Listo. Crece), una iniciativa de CNBC y Acorns, la app de microinversión. NBC Universal y Comcast Ventures son inversores de Acorns.