IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

“Lo siento, estoy muerto”: por qué debe dejar una nota a sus seres queridos al fallecer

¿Le dejaría usted sus cuentas en redes sociales y el acceso a información personal a su pareja, familiares o amigos en caso de necesidad? Un experto le aconseja cómo hacerlo.

Por Greg Iacurci — CNBC

“Lo siento, estoy muerto”.

Así comienza Doug Boneparth, planificador financiero certificado, lo que él llama una “nota de defunción” para su esposa, Heather.

Este documento, dice, es distinto a otros pilares de la planificación patrimonial, como la redacción de un testamento en el que se exponen los deseos de cada uno sobre cómo distribuir los bienes tras el fallecimiento (de lo contrario, la ley estatal decide por usted).

Una mujer leyendo una nota
Una mujer leyendo una notaKathrin Ziegler / Digitalvision | Getty Images

Una nota de defunción es más informal —no tiene por qué ser jurídicamente vinculante—, pero no por ello menos importante, afirma Boneparth, presidente y fundador de Bone Fide Wealth, con sede en Nueva York, y miembro del Consejo de Asesores de CNBC.

Su contenido pretende facilitar el trabajo administrativo que asumen los seres queridos cuando uno fallece.

“Esta carta es más para ayudarle a tomar las riendas en un momento en que todo parece fuera de control”, escribe Boneparth en The Joint Account, un boletín sobre parejas y dinero que redacta con su esposa. “Rellena huecos y proporciona acceso inmediato a información que los documentos de planificación patrimonial no suelen tener”, agrega.

Qué incluir en la nota de defunción

Una nota de defunción puede desglosar todas las cuentas bancarias del difunto —ahorros, tarjetas de crédito, inversiones y seguros, por ejemplo— junto con los números de cuenta y la información de acceso.

Lo mismo ocurre con las cuentas asociadas a las facturas habituales del hogar: hipoteca, servicios públicos (electricidad, agua, gas, Internet y teléfono), seguro del coche, cuotas del gimnasio y servicios de streaming, por ejemplo.

También puede incluir información más reservada: puntos de contacto importantes, como el abogado que planifica la sucesión, el contador, los contactos comerciales y los amigos íntimos, cualquiera que pueda ser útil para ayudar a sus seres queridos en los primeros pasos tras su fallecimiento, explica Boneparth.

[Nunca ha habido tantas formas de construir una puntuación de crédito. Esto es lo que tiene que saber]

Es probable que esos seres queridos también necesiten acceder a su computadora y teléfono si usted fallece. Este dilema digital puede superarse revelando la información de acceso a los dispositivos y las credenciales de cualquier tipo de gestor de contraseñas.

Winnie Sun, cofundadora de Sun Group Wealth Partners, con sede en Irvine, California, y miembro del Consejo de Asesores de CNBC, afirma que “cuando la gente se queda atrás, ya está de luto y angustiada”. Al redactar una nota, “les da tiempo para llorar la pérdida y, al mismo tiempo, le hace la vida mucho más fácil porque todo está bien organizado”.

De lo contrario “es un caos”, afirma.

Sun no se refiere a este concepto como una nota de defunción, sino como el montaje del propio botiquín financiero (aquí desglosa el contenido pertinente).

No hay que olvidar las cuentas en redes sociales

Según los asesores, la presencia en Internet también es un elemento importante de la nota de defunción. Por ejemplo, ¿cómo le gustaría que se gestionaran sus cuentas en las redes sociales y sus sitios web profesionales después de su muerte? ¿Deberían perdurar a perpetuidad o borrarse?

Cuando falleció el padre de Sun, la familia pudo acceder a sus cuentas en las redes sociales y descargar contenidos como fotos que deseaban conservar.

“No se trata sólo de dinero, sino de recuerdos que queríamos tener”, señala Sun.

Además, no olvide los “elementos más prácticos” de su nota: la ubicación de las llaves de repuesto de la casa, el coche o la caja fuerte, así como cualquier documento físico como pólizas de seguro de vida, escrituras de la casa o títulos de propiedad del auto, añade Boneparth.

No la mantenga en secreto

Los asesores recomiendan actualizar la nota una vez al año o cuando se produzca un cambio importante en la vida (apertura de una nueva cuenta bancaria, compra de una propiedad, obtención de un nuevo préstamo, por ejemplo).

Y lo que es más importante, no mantenga la nota en secreto. Informe a sus seres queridos de que la ha redactado y dígales dónde pueden encontrarla.

Boneparth imprimió su nota y la guarda en una caja fuerte en casa. Otros pueden colocarla en una de seguridad bancaria, por ejemplo, y tener una copia digital.

En última instancia, pensar en los propios deseos y dar claridad a quienes dejamos atrás tras la muerte “es un acto de amor, no de miedo”, asevera.