Adictos a perder: así ‘desangran’ fortunas millonarias las aplicaciones de casino

"¿Sabes lo que le digo a la gente? Es una secta, y te absorben, y una vez que estás dentro no puedes salir", denuncia un jugador enganchado a las apps de juegos estilo casino. Las pérdidas son millonarias pero es difícil escapar.

Cyrus Farivar - NBC News

Shellz, de 37 años, una enfermera de Houston, pasa al menos dos horas al día con su esposo jugando a un juego de celular estilo casino llamado Jackpot Magic.

La aplicación ofrece una variedad de juegos de casino típicos, incluido su favorito, llamado Reel Rivals, un pasatiempo en el que los jugadores acumulan puntos jugando en una máquina tragamonedas virtual.

Como en un casino real, los jugadores intercambian dinero por monedas para apostar, conocidas como tokens. A diferencia de un casino real, no hay forma de recuperar dinero o ganar un pago en monedas. Pero eso no ha impedido que Shellz, que pidió usar su nombre de usuario en el juego para que su familia no sepa el dinero que ha perdido, y su esposo hayan gastado alrededor de 150,000 dólares en solo dos años.

"Nos acostamos uno al lado del otro, tenemos dos tabletas, dos teléfonos y una computadora, y todas estas aplicaciones hacen girar Reel Rivals al mismo tiempo", dijo. 

Gráfico de juegos en aplicaciones vía internet.NBC News

Jackpot Magic es una aplicación creada por Big Fish Games de Seattle, uno de los líderes de la industria de juegos sociales supuestamente gratuitos en los que algunas personas han invertido miles de dólares.

[Combate la adicción de tus hijos al celular y las tabletas con un simple truco]

Big Fish Games también opera una aplicación similar, Big Fish Casino. Ambos están etiquetados como videojuegos, lo que permite a la empresa y a otras similares eludir el estrictamente regulado mercado de los juegos de azar de Estados Unidos.

Pero a diferencia del mercado de los juegos de azar, las aplicaciones como Jackpot Magic y Big Fish Casino cuentan con poca supervisión para determinar si sus prácticas son legítimas.

NBC News habló con 21 personas, entre ellas Shellz y su esposo, quienes dijeron que estaban enganchados a los juegos estilo casino y habían gastado importantes sumas de dinero.

En medio de sentimientos de impotencia y deseos de dejar de fumar se convirtieron en adictos a los juegos, tentados por las agresivas tácticas de marketing de la empresa.

La mayoría de los 21 jugadores pidieron permanecer en el anonimato cuando fueron entrevistados, ya que estaban avergonzados de sus adicciones y no querían que sus seres queridos supieran de su comportamiento.

Una mujer de 42 años de Pensilvania dijo que estaba más que enojada y entristecida por haber gastado 40,000 dólares en Big Fish Casino mientras trabajaba como consejera de personas con adicciones.

"Todo el tiempo que estuve trabajando como consejera de personas con adicciones, fui adicta al juego y sin esperanza de recuperar dinero", dijo.

Big Fish Games no quiso ofrecer una entrevista y tampoco respondió a preguntas puntuales sobre las acusaciones.

En declaraciones emitidas en corte, la compañía aseguró que solo una fracción de los jugadores realmente gastan dinero.

La compañía emitió un comunicado en respuesta a las preguntas de NBC News en el que aseguró sus juegos no son de azar y no deberían ser regulados como tales. "Estos juegos no son juegos de azar porque, entre otras razones, no ofrecen oportunidades para que los jugadores ganen dinero o cualquier cosa de valor", defendió en el comunicado.

"Nuestros juegos se ofrecen de forma gratuita únicamente para entretenimiento, con una oportunidad para que los clientes gasten dinero dentro del juego para mejorar su experiencia", apuntó, "la gran mayoría de los clientes de Big Fish Casino y Jackpot Magic Slots juegan sin pagar dinero. Ningún tribunal ha considerado todavía los factores relacionados con el funcionamiento de estos juegos".

Pero demandas a favor de usuarios contra este tipo de compañías han ofrecido recursos para que los jugadores afectados puedan defenderse.

Después de una larga batalla legal, dos millones de jugadores, incluidos Shellz y su esposo, serán elegibles para recuperar una pequeña parte de sus pérdidas, alrededor del 20% para aquellos que perdieron entre 10,000 y 100,000 dólares.

Big Fish Games; su antiguo propietario, Churchill Downs; y su actual empresa matriz australiana, Aristocrat Leisure, acordaron a finales de julio pagar 155 millones de dólares en dos demandas colectivas que alegaban que estaban operando "dispositivos de juego ilegales". El acuerdo preliminar fue aprobado recientemente por un juez federal en Tacoma, Washington.

Churchill Downs y Aristocrat Leisure se negaron a comentar sobre el acuerdo.

Big Fish Games, que también rehusó a emitir declaraciones sobre ese acuerdo, no admite ninguna irregularidad, aunque ha acordado implementar "recursos relacionados con la adicción" y una "política de autoexclusión" que permitiría a los jugadores que se sienten fuera de control optar por ser incluidos en una lista negra para no jugar.

Si bien algunos jugadores están felices de recuperar parte de sus pérdidas, los expertos en adicción al juego y algunos legisladores dicen que no es suficiente para ayudar a aquellos cuyas vidas están fuera de control después de que se engancharon a este tipo de aplicaciones de juegos de casino.

Piden una mayor regulación de la industria

"Lo que hubiéramos recibido con agrado como parte de este acuerdo como una llamada de atención para la industria es un cambio en las prácticas", dijo Keith Whyte, director ejecutivo del National Council on Problem Gambling.

"Creo que su modelo es tan lucrativo y, en cierto modo tan agresivo, que se están duplicando y va a hacer mucho más daño. Creo que eventualmente se controlará, pero parece que están priorizando el beneficio a corto plazo por encima de la sostenibilidad y la responsabilidad a largo plazo ", advirtió Whyte.

El juego

Joann, de 46 años, que vive en el suroeste de Florida, dijo que comenzó a jugar al Big Fish Casino hace unos ocho años. Estima que ha gastado unos 100,000 dólares en este tiempo. "¿Sabes lo que le digo a la gente? Es una secta, y te absorben, y una vez que estás dentro no puedes salir", alertó Joann, quien pidió usar solo su segundo nombre. "Quieres jugar y quieres girar", añadió.

Uno de los demandantes que aparece en el acuerdo es Crystal Fair of Texas, quien dijo en una declaración jurada que había gastado 500,000 dólares y se describió a sí misma como "adicta" al Big Fish Casino, jugando a veces "casi las 24 horas del día".

"He considerado irme para siempre, pero luego pienso en todo mi tiempo y, lo que es más importante, en todo mi dinero, y es difícil alejarme", lamentó, "así es como sé que soy adicta".

"Pero si pudiera volver al momento en que instalé Big Fish Casino, nunca lo habría hecho", concluyó.

Varias personas dijeron que sentían que las aplicaciones estaban diseñadas para mantenerlos gastando dinero en diversas formas, incluidos clubes escalonados para jugadores que gastan cantidades significativas de dinero y fichas gratis para las personas que intentan dejar de fumar.

Suzie Kelly de Dallas declaró a Reveal News cómo gastó alrededor de 400,000 dólares. Obtuvo un préstamo con garantía hipotecaria y usó el dinero que heredó de su madre para financiar su hábito. Cuando intentó cancelar su cuenta en varias ocasiones, comentó Kelly, un "representante VIP" la llamó y le ofreció fichas gratis para que continuara jugando.

Las aplicaciones de Big Fish de alguna manera son similares a muchas otras aplicaciones que ofrecen juegos de casino que se pueden jugar en teléfonos inteligentes. La pantalla de inicio de Big Fish Casino, conocida como el lobby, ofrece a los jugadores la oportunidad de probar varios tipos de juegos estilo casino, incluyendo ruleta, Blackjack, Texas Hold 'em, Video Poker y el juego más destacado: Las tragamonedas.

Poco después de instalar la aplicación, se anima a los jugadores a unirse a los clubes; Big Fish Casino incluso ofrece un "bono único por unirse" de 50,000 fichas por unirse a un club. Una vez que están en un club, los jugadores pueden usar una función de chat para entablar conversaciones con sus contrapartes y desarrollar amistades. Si bien cualquiera puede crear un club, la acción real está en los clubes clasificados solo por invitación que compiten entre sí.

Ganar más fichas y jugar con apuestas más altas desbloquea nuevas funciones, como salas de grandes apostadores. También hay un sistema de "niveles", además de otros "niveles" para desbloquear a medida que los jugadores gastan y ganan más. Los niveles más altos tienen mayores ganancias potenciales y mayores apuestas, lo que hace que sea más fácil perder fichas más rápido.

Los jugadores que pierden pero quieren seguir jugando en salas de grandes apostadores pueden hacerlo reconstruyendo sus fortunas digitales a través de horas de juego o tomando una ruta más corta: comprando más fichas.

La mayoría de las personas que juegan a los juegos de Big Fish no terminan gastando dinero real. Menos del 10% de los usuarios alguna vez han comprado artículos virtuales mientras jugaban, según un expediente judicial de octubre.

Pero ese 10% se ha traducido en un negocio lucrativo. Según los datos proporcionados por Apptopia, una empresa de análisis de aplicaciones, Big Fish Games consiguió un estimado de 139.3 millones de jugadores por sus juegos Big Fish Casino y Jackpot Magic en poco más de un año, desde febrero de 2019 hasta julio de 2020.

El sistema de niveles de la aplicación, junto con sus funciones sociales, puede ser una trampa poderosa para algunos jugadores.

Joann confesó que sigue jugando, ya que Big Fish Casino le otorga un conjunto de fichas gratis (conocido como "impulso") todos los días. Aun así, dijo, gasta al menos 600 dólares al mes, principalmente para mantener su estatus dentro de su club.

"Quiero dejar el club y quiero parar, pero tengo amigos", dijo.

Sin recurso

Big Fish Games es uno de los ejemplos más claros de la conversión de la diversión inofensiva que ofrecen los videojuegos y el mundo de los juegos de azar con dinero real.

Si bien muchos videojuegos han implementado niveles premium en los últimos años, como las conocidas loot boxes, un mecanismo para pagar tarifas pequeñas y fijas por la posibilidad de ganar premios en el juego que ha provocado la ira de algunos legisladores, ningún otro tipo de juego parece permitir a los jugadores perder tanto crédito tan rápido y estar constantemente animado a gastar más.

Pero por el momento, no parece haber nada que impida que continúen estos juegos estilo casino. Ninguna legislación federal tiene potestad para detener este modelo, ni ninguna legislación a nivel estatal mitigaría las pérdidas creadas por este tipo de juego.

Legisladores del estado de Washington consideraron un proyecto de ley que habría regulado que prácticas como las de Big Fish Casino no fueran consideradas como juegos de azar convencionales, pero nunca llegó a prosperar.

Algunos jugadores de los juegos de Big Fish han presentado demandas colectivas contra la compañía, argumentando que sus juegos deberían regularse al igual que los juegos de azar tradicionales, aunque es poco es poco probable que esa petición sea una realidad en un futuro inmediato.

Las máquinas tragamonedas convencionales, por ejemplo, están sujetas a rigurosas pruebas externas para garantizar que las probabilidades de ganar sean consistentes para todos los jugadores.

En Nevada, existen reglas sobre cuántas máquinas tragamonedas se pueden colocar en las licorerías, entre cientos de páginas de regulaciones.

En el estado de Washington, donde tiene su sede Big Fish Games, las máquinas tragamonedas están completamente prohibidas. Aún así, los residentes en este estado pueden descargar un juego para teléfonos inteligentes que ofrece a los posibles jugadores la oportunidad de gastar dinero en una experiencia casi idéntica a la de una máquina tragamonedas en persona, solo que sin ninguna posibilidad de ganar dinero.

Las recientes victorias legales son una ayuda bienvenida para algunos jugadores, particularmente porque muchos han perdido sus trabajos debido a la pandemia del COVID-19.

Neva Barker, de 58 años, jubilada en Portland, Oregon, calculó que había gastado 80.000 dólares en Big Fish Casino y dijo que estaba encantada de saber que probablemente recuperaría parte de su dinero. Es particularmente necesario ahora porque, dice Barker, perdió parte de sus ingresos debido a la crisis por el coronavirus. "Esto ha pasado por muchos altibajos", dijo, "pensé que era un mito que alguna vez iba a suceder. Eso me cambiaría la vida en este momento.