Más de 400,000 clientes siguen sin luz luego del huracán Laura. Trump viaja a la zona y firma autógrafos

El presidente Trump visitó algunas de las zonas devastadas por la tormenta en Louisiana y Texas. Las autoridades dicen que pueden pasar semanas antes de que se repongan los servicios básicos.

Luego del paso del huracán Laura, los residentes del suroeste de Louisiana se embarcan ahora en la tarea de la limpieza y la reconstrucción de los hogares dañados por los vientos y lluvias, mientras enfrentan la falta de agua potable y energía eléctrica.

Más de 400,000 clientes están aún afectadas por los cortes de suministro eléctrico, según la web poweroutage.us. Estos fueron parte de la causa de la mayoría de los 16 fallecidos durante el paso de Laura. Más de la mitad de ellos murieron por envenenamiento por monóxido de carbono por el uso poco seguro de generadores.

[Laura se degrada a tormenta tropical tras provocar cuantiosos daños y muertos en Louisiana y Texas]

Las últimas dos muertes son de dos mayores de edad, de 80 y 84 años, quienes fallecieron intoxicados por gases emanados de generadores de electricidad.

El presidente, Donald Trump, visitó este sábado algunas zonas dañadas por Laura en Texas y Louisiana. En este último estado y acompañado por el gobernador demócrata John Bel Edwards, recorrieron algunas calles que fueron bloqueadas por la caída de árboles.

[Videos y fotos muestran la devastación causada por el huracán Laura en Louisiana y Texas]

"Estoy aquí para apoyar a las grandes personas de Louisiana. Fue una tormenta tremendamente poderosa", dijo Trump quien dijo que sabía que la gente de ese estado "van a reconstruir rápido".

El presidente fue recibido por algunos seguidores, algunos de los cuales le solicitaron autógrafos. Trump concedió su firma e incluso les recomendó venderlos en eBay, según reportó el The Washington Post. 

Laura, que golpeó tierra con categoría 4, es considerado por las autoridades como el huracán más poderoso en golpear Louisiana, incluso más que Katrina que llegó como categoría 3 hace 15 años.

Aunque la tormenta no fue tan fuerte como se temía, las autoridades siguen advirtiendo que podrían pasar semanas antes de que se repongan los servicios de agua potable y electricidad, lo que aumenta el tiempo que tomará a quienes evacuaron para regresar a sus hogares, muchos de ellos destruidos.

Laura dejó carreteras intransitables, arrancó techos y paredes de los edificios y esparció escombros. La ciudad de Lake Charles, en Louisiana, está prácticamente intransitable.

Laura también provocó incendios en una planta de cloro en Westlake. Este sábado, las cuadrillas estaban luchando contra un nuevo incendio, lo que llevó a las autoridades a ampliar un orden de refugio en el lugar a 1 milla (1,6 kilómetros) alrededor de la planta, dijo el portavoz del Departamento de Calidad Ambiental del estado, Greg Langley.

Fue al menos el segundo incendio en la planta de BioLab, que fabrica productos químicos para piscinas, después de que las cuadrillas extinguieran otro alrededor de Lake Charles. Las autoridades creen que las reacciones químicas están causando que los productos empapados se sobrecalienten y estallen en llamas.