IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La tormenta Grace se refuerza sobre Haití y complica las tareas de rescate tras el devastador terremoto

Más de 1,400 personas perdieron la vida en el seísmo, y las fuertes lluvias y vientos han agravado la situación de aquellos que quedaron sin hogar por el temblor.

Por Phil Helsel - NBC News

La tormenta tropical Grace, que ganó fuerza de nuevo durante la madrugada, azotó Haití y dificultó este martes las tareas de rescate tras el devastador terremoto de magnitud 7.2 que causó más de 1,400 muertos el sábado

Las fuertes lluvias y vientos han complicado la situación de las miles de personas desplazadas por el seísmo, que derribó edificios en el suroeste del país, según informó la agencia de Protección Civil de Haití. 

[Un dron recorre las zonas más devastadas tras el poderoso terremoto en Haití]

Las autoridades locales solicitaron ayuda a cualquiera que pudiera albergar a los desplazados afectados por el terremoto y las fuertes lluvias y vientos.  

Grace se convirtió en tormenta tropical a las 2 de la madrugada del martes (hora local de la Costa Este), con vientos máximos sostenidos de 40 millas por hora, mientras se movía cerca de la península de Tiburon en Haití, según comunicó el Centro Nacional de Huracanes.

Las fuertes lluvias causaron inundaciones en la isla Hispaniola. El centro de la tormenta estaba a unas 230 millas al este de Montego Bay, Jamaica, y se movía hacia el oeste a 14 millas por hora.

Al menos 1,419 personas murieron y más de 6,000 resultaron heridas en el terremoto, según actualizó el lunes la Oficina de Protección Civil de Haití, mientras continúan las labores de búsqueda de supervivientes. Más de 37,000 viviendas quedaron destruidas o dañadas.

[Estos son los desafíos que enfrenta Haití durante las labores de rescate tras el terremoto]

Algunas partes del país podrían sufrir hasta 15 pulgadas de lluvia hasta el martes, según el Centro de Huracanes, pero los pronósticos generalmente eran de entre 5 y 10 pulgadas.

"La amenaza inmediata sigue siendo la lluvia torrencial en Hispaniola durante la noche, lo que probablemente causará graves inundaciones en algunos lugares", pronosticó.

El mal clima se suma a la miseria en las áreas del país afectadas por el desastre sísmico.

El terremoto se produjo poco más de un mes después del asesinato del presidente del país, Jovenel Moïse, que fue asesinado en su casa. En 2010, hubo un terremoto masivo cerca de Puerto Príncipe, la capital de la isla, que mató a más de 300,000, según estimaciones del Gobierno.

Personas afectadas por el terremoto del sábado caminan bajo la lluvia en un campo de refugiados en Les Cayes, Haití, el lunes 16 de agosto de 2021AP Photo/Joseph Odelyn

El hospital general de la ciudad de Les Cayes estaba desbordado de pacientes y algunos residentes esperaban que les enviaran dinero desde el extranjero.

Anthony Emile esperó seis horas con decenas de personas tratando de que su hermano les transfiriera dinero en Chile, donde ha trabajado desde el último terremoto.

[Detenidos en conexión con el asesinato del presidente de Haití aseguran que los contrató una empresa de Miami]

"Lo hemos estado esperando desde la mañana, pero hay demasiada gente", señaló Emile, un agricultor bananero, a la agencia de noticias The Associated Press.

La Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID, por su sigla en inglés) y otros grupos están brindando ayuda para paliar el desastre. Desde Virginia partieron miembros del equipo de búsqueda y rescate urbano y el ejército estadounidense envió helicópteros, según informó USAID el lunes.

La Guardia Costera ha estado realizando operaciones de evacuación médica para llevar a los heridos a Puerto Príncipe. El presidente, Joe Biden, comunicó el sábado que el país estaría allí para ayudar al pueblo de Haití.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, también ha prometido el apoyo de la ONU.

La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, explicó que las necesidades humanitarias en el país son graves y que existen necesidades urgentes como el agua potable. Fore señaló en un comunicado que la depresión tropical podría exacerbar los daños del terremoto y complicar los esfuerzos de búsqueda y rescate.