IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Ian pierde fuerza tras tocar tierra en Carolina del Sur pero el peligro persiste. Florida cuenta más de 30 muertos

Poco a poco emergen detalles sobre las víctimas mortales de Ian: una mujer fue arrastrada por una ola gigante y varios enfermos que dependían de respiradores perdieron la vida tras los apagones. Biden advirtió que "tomará meses, años reconstruir” las zonas afectadas.

Por Meg Kinnard y Adriana Gomez Licon - The Associated Press

El huracán Ian golpeó la costa de Carolina del Sur este viernes, destrozando muelles e inundando calles después de que la feroz tormenta causó daños catastróficos en Florida, donde inundó miles de hogares y dejó al menos 34 muertos.

El poderoso fenómeno, uno de los más arrasadores en la historia de Estados Unidos, ha aterrorizado a millones de personas durante esta semana: primero azotó el oeste de Cuba, dejando miles de damnificados y el país a oscuras, luego arrasó con Florida y volvió a cobrar fuerza en las cálidas aguas del océano Atlántico antes golpear a Carolina del Sur.

Si bien el centro de Ian tocó tierra el viernes cerca de Georgetown, Carolina del Sur, con vientos mucho más débiles que cuando cruzó la costa del golfo en Florida a principios de semana, la tormenta dejó muchas áreas del centro de la península de Charleston bajo el agua. También destruyó cuatro muelles a lo largo de la costa, dos de ellos en Myrtle Beach.

[Siga nuestra cobertrua sobre el impacto del huracán Ian]

Videos en vivo mostraron el agua del mar inundando los vecindarios de Garden City hasta el nivel de las pantorrillas. Mientras atravesaba Carolina del Sur para dirigirse a Carolina del Norte este viernes por la noche, Ian se degradó a un ciclón postropical.

Ian dejó una amplia franja de destrucción en Florida: inundó áreas en ambas costas, arrancó casas de sus cimientos, demolió negocios frente al mar y dejó a más de dos millones de personas sin electricidad.

Estudiantes de la Universidad de Central Florida en un colchón inflable cerca de Orlando, el 30 de septiembre de 2022.
Estudiantes de la Universidad de Central Florida en un colchón inflable cerca de Orlando, el 30 de septiembre de 2022.John Raoux / AP

Muchas de las muertes fueron por ahogamiento, como la de una mujer de 68 años que fue arrastrada por una ola gigante. Un hombre de 67 años murió en el agua dentro de su propia casa mientras esperaba a los rescatistas, según las autoridades.

Otras muertes relacionadas con la tormenta incluyeron a una mujer de 22 años que murió después de que su camioneta se volcó en un camino anegado y un hombre de 71 años que se cayó del techo mientras lo protegía contra la lluvia. Una mujer de 80 años y un hombre de 94 años que dependían de respiradores artificiales también fallecieron cuando sus equipos dejaron de funcionar durante los apagones.

Tres personas también murieron en Cuba cuando Ian impactó en Pinar del Río a principios de la semana. Se espera que el número de muertos aumente sustancialmente a medida que las autoridades revisan todas las áreas afectadas.

Los equipos de rescate se abrieron paso en botes y a pie por las calles inundadas de Florida después de la tormenta para ayudar a miles de residentes atrapados en sus hogares anegados y edificios en ruinas.

[Un pequeño pueblo agricultor está incomunicado por culpa de Ian]

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo el viernes que los rescatistas habían ido de puerta en puerta a más de 3,000 hogares en las áreas más afectadas.

“Realmente ha habido un esfuerzo hercúleo”, afirmó durante una conferencia de prensa en Tallahassee.

Es probable que el huracán Ian haya causado daños por más de 100,000 millones de dólares, incluidos 63,000 millones en pérdidas aseguradas de forma privada, según la firma de modelos de desastres Karen Clark & ​​Company, que emite regularmente estimaciones rápidas de catástrofes. Si esos números se confirman, eso convertiría a Ian en el cuarto huracán más costoso en la historia de Estados Unidos.

El director de la División de Manejo de Emergencias de Florida, Kevin Guthrie, indicó que los socorristas se han centrado hasta ahora en búsquedas “a prisa” para rescates de emergencia y evaluaciones preliminares, a las que seguirán dos operaciones más de búsqueda y rescate.

Algunos restos humanos hallados por socorristas no han podido ser identificados ni contabilizados. El funcionario describió el caso de una vivienda inundada como ejemplo.

“El agua llegaba hasta el techo, teníamos a un rescatista de la Guardia Costera que se zambulló en la casa y pudo identificar lo que parecían ser restos humanos. No sabemos exactamente cuántos”, contó Guthrie.

Desesperados por localizar y rescatar a sus seres queridos, usuarios de redes sociales compartieron números de teléfono, direcciones y fotos de sus familiares y amigos en línea para que los pudieran identificar y contactar.

Los residentes de Orlando regresaron a sus casas inundadas el viernes, arremangándose los pantalones para caminar por las calles con agua lodosa que les llegaba hasta las rodillas.

Los amigos de Ramón Rodríguez dejaron hielo, agua embotellada y café caliente en la entrada de su condominio, donde 10 de las 50 casas se inundaron y el camino parecía más bien un lago. No tenía electricidad ni comida en su casa, y su automóvil quedó bajo agua.

“Hay agua por todas partes”, contó Rodríguez. “La situación aquí es bastante mala”.

La devastadora marejada ciclónica destruyó muchas casas antiguas en la isla de Sanibel, Florida, y abrió grietas en sus dunas de arena. Los edificios de condominios más altos estaban intactos pero con el piso inferior destruido. Los árboles y los postes de luz estaban esparcidos por todas partes.

[María le agradece a Dios porque es una de las pocas en su vecindario que no perdió la casa]

Ian se debilitó al cruzar la península de Florida, pero se recuperó pocas horas después cuando llegó al oceáno Atlántico. Tocó tierra en Carolina del Sur con vientos máximos sostenidos de 85 mph (140 kph). Cuando golpeó la costa del golfo de México el miércoles, era un potente huracán de categoría 4, con vientos de 150 mph (240 kph).

Tras el azote de las lluvias torrenciales en Charleston, Will Shalosky examinó un gran olmo frente a su casa que se había caído en esa calle del centro de la ciudad. Dijo que el daño pudo haber sido mucho peor.

“Si este árbol hubiese caído de otra forma, estaría sobre nuestra casa”, señaló Shalosky. “Es bastante aterrador y muy desconcertante”.

Las fuertes lluvias y los vientos de Ian cruzaron a Carolina del Norte el viernes por la noche. El gobernador, Roy Cooper, advirtió a los residentes que estén atentos, dado que en algunas áreas podrían caer hasta 8 pulgadas (20.3 centímetros) de lluvia.

“El huracán Ian ha llegado hasta nuestras puertas. Esperen lluvias torrenciales y fuertes vientos sostenidos en la mayor parte de nuestro estado”, indicó Cooper. “Nuestro mensaje de hoy es simple: sean inteligentes y manténganse a salvo”.

En Washington, el presidente, Joe Biden, ordenó que “se tomen todas las medidas posibles para salvar vidas y ayudar a los sobrevivientes”.

“Tomará meses, años reconstruir”, advirtió Biden. “Solo quiero que la gente de Florida sepa que estamos conscientes de lo que está ocurriendo y estamos con ustedes”.