Hanna azota el sureste de Texas y el noreste de México en plena pandemia de coronavirus

En medio de un repunte de casos de coronavirus, las autoridades en los dos lados de la frontera tuvieron que hacer frente al primer huracán de la temporada 2020 en el Atlántico, ahora degradado a depresión tropical.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Tras tocar tierra el sábado en Texas como el primer huracán de la temporada, Hanna azotó este domingo como tormenta tropical la costa del golfo de México en el sureste de ese estado y noreste de México. Fuertes vientos y lluvias torrenciales destruyeron barcos, inundaron calles y dejaron sin electricidad a una región ampliamente afectada por la pandemia de coronavirus.

Degradada posteriormente a depresión tropical, Hanna pasó por encima de la frontera entre Estados Unidos y México con vientos cercanos a 50 millas por hora, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés). Descargó más de 12 pulgadas (30 centímetros) de lluvia en partes del sur de Texas y el noreste de México.

Las comunidades fronterizas, cuyos sistemas de atención médica ya se encontraban al límite por el aumento en los casos de COVID-19, estuvieron bajo el asedio del primer huracán de la temporada del Atlántico 2020. Hasta el momento no hay informes de muertes en ninguno de los lados de la frontera, según la agencia de noticias The Associated Press.

[El huracán Hanna azota la costa de Texas y se debilita a tormenta tropical]

El meteorólogo Chris Birchfield del Centro Nacional Atmosférico en Brownsville, Texas, exhortó a la población a permanecer alerta. Aunque se espera que la intensidad de los vientos disminuya a lo largo de la madrugada del lunes, el verdadero peligro de la tormenta continúan siendo las lluvias torrenciales, dijo el experto.

“Todavía ni siquiera estamos cerca del fin en este momento”, dijo Birchfield según recogió The Dallas Morning Post. “Todavía esperamos inundaciones catastróficas”.

Allen Heath observa el daño en una marina luego del paso de la tormenta Hanna, el domingo 26 de julio de 2020, en Corpus Christi, TexasAP

La pandemia de coronavirus presentó nuevos retos a las autoridades en ambos lados de la frontera para mantener seguros a sus residentes, tanto del virus como de los peligros ocasionados por la tormenta.

El doctor Ivan Meléndez, la autoridad de salud en el condado de Hidalgo, Texas, estaba tratando a un paciente durante la noche en un hospital cuando él y una enfermera notaron que el agua resbalaba por las paredes y se acumulaba en el piso, reportó The Associated Press. El agua se filtró a través de un respiradero que el hospital colocó para ventilar el área y evitar la propagación del virus.

[Cómo y cuándo debe prepararse para un huracán o tormenta tropical]

Un edificio comunitario conocido como el ‘Domo’ en Mercedes, Texas, estuvo reservado para los evacuados que dieron positivo a COVID-19 o que estuvieron expuestos al virus. A lo largo de la región también se abrieron refugios en hoteles, escuelas y gimnasios.

Henry Van De Putte, jefe ejecutivo de la Cruz Roja en la costa del golfo de Texas, dijo que la organización abriría más refugios con capacidad reducida para garantizar el distanciamiento social. Los voluntarios y las personas que buscan refugio han tenido que someterse a controles de temperatura, y a cada ubicación se le ha asignado personal médico.

Van De Putte enfatizó que las personas no deben dejar de buscar ayuda o refugio por temor al virus.

"Sí, el coronavirus presenta un riesgo, pero también las inundaciones, la falta de electricidad, de medicamentos. "Estamos haciendo todo lo posible para que sea un entorno seguro".

En la ciudad fronteriza mexicana de Reynosa, un hospital de maternidad fue dañado por las fuertes lluvias y se tuvo que bombear el agua para sacarla, dijeron las autoridades. Algunos pacientes tuvieron que ser trasladados a los pisos superiores, y algunos más fueron evacuados a otros hospitales, dijo Pedro Granados, director de protección civil del estado de Tamaulipas.

Hanna fue la primera prueba importante para los estados costeros de Estados Unidos y México sobre cómo lidiar con huracanes o poderosas tormentas tropicales en medio de una pandemia.

El gobernador Greg Abbott dijo el sábado que algunas personas con necesidad de refugio serían alojadas en habitaciones de hotel, para mantenerlas separadas.

[Diseñan cápsula de supervivencia que salva vidas durante terremotos, tsunamis y huracanes]

Abbott anunció el domingo que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) aprobó una declaración de emergencia que proporcionará ayuda federal para Texas.

Más de 150,000 hogares perdieron energía el domingo en Corpus Christi, Harlingen y Brownsville, según  funcionarios de servicios públicos.

Corpus Christi está en el condado de Nueces, donde 60 bebés dieron positivo a COVID-19 entre el 1 y el 16 de julio. Más al sur, en el condado de Cameron, se han reportado más de 300 casos nuevos casi a diario durante las últimas dos semanas. La semana pasada también fue la más mortal de la pandemia en el condado.

Hanna se produjo casi tres años después de que el huracán Harvey devastara el sureste de Texas, tras tocar tierra al noreste de Corpus Christi, matando a 68 personas y causando daños estimados de 125,000 millones de dólares.

En la ciudad mexicana de Matamoros, frente a Brownsville, las lluvias anegaron las tiendas de campaña en un campo de refugiados que alberga a unos 1,300 solicitantes de asilo, incluidos recién nacidos y ancianos, que han estado esperando durante meses por sus audiencias en las cortes migratorias de Estados Unidos

El huracán Douglas transita cerca de las Hawái

Mientras tanto, en el Océano Pacífico, el huracán de categoría 1 Douglas se ha colocado muy cerca de la sHawái este fin de semana, aunque hasta el momento el archipiélago ha evitado lo peor de los fuertes vientos, marejadas e inundaciones que trae y sobre los que habían lanzado advertencias las autoridades. 

En el último boletín sobre su trayectoria, el NHC informó que había pasado justo al norte de la isla de Oahu y se estaba acercando a Kauai, donde aún hay posibilidad que genere un impacto peligroso, según los pronosticadores. Los residentes de esta islas están llamados a mantenerse alerta

Un hombre practica el surf aprovechando una ola generada por el huracán Douglas en las islas Hawái.AP

Con información de The Associated Press y The Dallas Morning News.