El huracán Sally avanza por Alabama y Florida dejando a su paso inundaciones catastróficas

El daño de las aguas continuará hasta por lo menos el viernes, desde el Panhandle, Florida, hasta el estado de Mississippi, y tierra adentro a medida que la tormenta se desplaza al interior del país, a una velocidad de 3 millas por hora, lo suficientemente lento como para generar más daño.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo

Vecindarios completos bajo las aguas, negocios y estructuras dañados, miles de evacuados y cortes de electricidad es el panorama desolador que ha dejado el huracán Sally en Florida, Mississippi y Alabama, después de tocar tierra como categoría 2, con vientos de hasta 105 millas por hora en la madrugada de este miércoles en Gulf Shores.

El ciclón, ya degradado a tormenta tropical con vientos máximos sostenidos de 70 millas por hora, ha llegado a arrojar oleadas de hasta 5.5 pies de agua del océano hacia la costa, que, junto con las lluvias torrenciales, seguirá causando inundaciones "catastróficas", según las autoridades.

El daño de las aguas continuará hasta por lo menos el viernes, desde el Panhandle, Florida, hasta el estado de Mississipi, y tierra adentro a medida que la tormenta se desplaza al interior del país, a una velocidad de 3 millas por hora, lo suficientemente lento como para generar más daño.

"Sally está causando inundaciones catastróficas y potencialmente mortales en partes de Florida Panhandle y el sureste de Alabama", según el último boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés). 

"Una amenaza de inundación significativa se extenderá tierra adentro sobre partes del sureste del país hasta el viernes", agregó el informe del NHC.

Cerca de 150,000 hogares y negocios se quedaron sin electricidad durante la madrugada del miércoles.

Ocho estados de esa región pueden recibir los embates de la tormenta.

Los expertos advierten de posibles tornados entre el miércoles y el jueves en partes de Florida Panhandle, el sur de Alabama y el suroeste de Georgia.

Hay alerta de huracán desde la frontera entre Mississippi y Alabama hasta el condado de Walton, Florida.

[Cómo y cuándo debe prepararse para un huracán o tormenta tropical]

La llegada del huracán arrastró botes a tierra o los hundió en el muelle, arrancó palmeras, quitó techos y derribó carteles. Una réplica del barco de Cristóbal Colón, la Niña, se perdió en la costa de Pensacola, dijo la policía.

Los equipos de emergencia sacaron a las personas de numerosas casas inundadas, según consigna la agencia Associated Press. En el condado de Escambia, que incluye a Pensacola, más de 40 fueron rescatados en una sola hora, incluida una familia de cuatro que fue encontrada en un árbol, dijo el alguacil David Morgan.

En la ciudad costera de Gulf Shores, Alabama, hay toque de queda debido a las condiciones meteorológicas. En el condado de Escambia, en la región de Panhandle, Florida, el agente Chip Simmons prometió mantener a sus agentes afuera protegiendo a los residentes, el tiempo que fuera posible.

Personas jugando en un estacionamiento inundado en la playa de Navarra, el martes 15 de septiembre de 2020, en Pensacola, Florida.AP/Gerald Herbert

“No es la intensidad de #Sally lo que debería preocupar. Es la duración”, advirtieron los meteorólogos de The Weather Channel este martes.

[La temporada de huracanes se preveía intensa: será aún peor]

Una de las peculiaridades de Sally es la lentitud con la que avanza (3 mph), característica que incrementa el riesgo de inundaciones severas, o “récord” como advierte el NHC, pues esto implica que el huracán permanezca más tiempo en las regiones por las que atraviesa.

“Sally es otro ejemplo de un ciclón tropical que puede tener un impacto serio incluso cuando no cumple con la definición oficial de gran huracán”, que son los que tienen una categoría mayor a 3, dijeron los meteorólogos de The Weather Channel.

[Lo que debe hacer y lo que no durante y después del paso de un huracán]

Fuertes lluvias, olas e inundaciones repentinas golpearon partes del Panhandle de Florida y la costa de Alabama el martes.

Stacy Stewart, especialista senior del centro de huracanes, dijo a la agencia AP que las inundaciones podrían ser mortales.

“Las personas que vivan cerca de ríos, arroyos y riachuelos, deben evacuar e ir a otro lugar", advirtió.

Desde el lunes, el presidente, Donald Trump, emitió declaraciones de emergencia para partes de Louisiana, Mississippi y Alabama, y tuiteó que los residentes debían escuchar a los líderes estatales y locales.

Los meteorólogos han advertido que Sally podría desencadenar inundaciones similares a las que provocó el huracán Harvey en 2017 cuando inundó el área metropolitana de Houston.

Las olas se estrellan cerca de un muelle, el martes 15 de septiembre de 2020, en Gulf Shores, Alabama.  AP/Gerald Herbrt

La gobernadora de Mississippi, Tate Reeves, instó a las personas en la parte sur del estado a prepararse para la posibilidad de inundaciones repentinas. Dijo que unas 120 personas acudieron a refugios en Mississippi.

El NHC también señaló que Teddy se convirtió en un huracán la madrugada de este miércoles, y ahora alcanza la categoría 2 con vientos de 100 mph. Aunque el meteoro se encuentra todavía lejos: a 820 millas de Las Antillas Menores.

El cambio climático está provocado huracanes más feroces

Sally es el más fuerte de los cinco fenómenos que coinciden en el Atlántico, algo que no sucedía desde 1971. Además de este fenómeno los meteorólogos monitorean a Teddy, Paulette, Karina y Vicky.

[Trump viaja a California e ignora el rol del cambio climático en los incendios que arrasan la Costa Oeste]

La actual temporada de huracanes está siendo particularmente ajetreada, así como la catastrófica temporada de incendios forestales en la Costa Oeste.

La severa situación climatológica ha vuelto a centrar la atención en el papel del cambio climático.

Los científicos aseguran que el calentamiento global está haciendo que los huracanes más fuertes, aquellos con velocidades de viento de 110 mph o más, alcacen más fuerza aún.

Un aire más cálido retiene más humedad, lo que hace que las tormentas sean más lluviosas.

Por su parte, el aumento del nivel del mar debido al calentamiento global hace que las marejadas sean más altas y dañinas.

Con información de AP  y NHC y Weather.com