IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Gobierno destinará 1,000 millones de dólares para que los estados luchen contra los efectos de la emergencia climática

"Debemos invertir en construcción para proteger nuestras comunidades, infraestructura y economía", señaló la Casa Blanca en un comunicado. En los últimos días, Kentucky ha sufrido inundaciones mortales y California, Oregón y Montana luchan contra vastos incendios forestales.

Por Matthew Daly - The Associated Press

El Gobierno del presidente Joe Biden anunciará este lunes la creación de un fondo de más de 1,000 millones de dólares para que los estados puedan hacer frente a los efectos de la emergencia climática, como inundaciones o calor extremo.

La vicepresidenta Kamala Harris presentará el programa de subvenciones durante un acto en Miami junto al director de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

"Sabemos que el impacto de la emergencia climática está aquí, y que debemos invertir en la construcción de resiliencia para proteger nuestras comunidades, infraestructura y economía", señaló la Casa Blanca en un comunicado.

El anuncio se produce en un momento en el que inundaciones sin precedentes han dejado al menos 25 muertos y casi 40 desaparecidos en Kentucky. Paralelamente, los incendios forestales que sufren California, Oregón y Montana han forzado la evacuación de la poblaciones afectadas.

En el Oeste del país, varios estados mantienen avisos de calor en medio de una prolongada sequía que ha secado los embalses y amenazado a las comunidades de toda la región.

[Las inundaciones en Kentucky acaban con la vida de cuatro niños de una misma familia]

Harris visitará el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) para recibir información de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y de FEMA. También visitará la Universidad Internacional de Florida, donde se espera que aborde los fenómenos meteorológicos extremos en todo el país, como las inundaciones en Kentucky y Missouri y los incendios forestales en California.

El presidente Joe Biden, que ha hecho de la lucha contra el cambio climático uno de los ejes de su Administración, anunció el mes pasado que su Gobierno destinará 2,300 millones de dólares para ayudar a las zonas afectadas a hacer frente a las crecientes temperaturas a través de programas administrados por FEMA, el Departamento de Salud y otras agencias.

La medida duplica el gasto en el programa Building Resilient Infrastructure and Communities, o BRIC (por sus siglas en inglés), que apoya a los estados, comunidades locales, tribus y territorios en proyectos para reducir los riesgos relacionados con el clima y prepararse para desastres naturales como inundaciones e incendios forestales.

“Las comunidades de todo el país están experimentando de primera mano los efectos devastadores de la emergencia climática y los fenómenos meteorológicos extremos que lo acompañan: huracanes más intensos con mareas de tempestad más mortíferas, aumento de las inundaciones y una temporada de incendios forestales que se ha convertido en una amenaza que dura todo el año”, declaró la directora de la FEMA, Deanne Criswell.

[¿Qué hacer para proteger a la familia cuando las inundaciones se vuelven peligrosas?]

La financiación que se anunciará el lunes “ayudará a garantizar que nuestras comunidades más vulnerables no se queden atrás, con cientos de millones de dólares que irán directamente a las comunidades que más lo necesitan”, dijo Criswell.

Un total de 1,000 millones de dólares se pondrán a disposición a través del programa BRIC, con otros 160 millones de dólares que se ofrecerán para ayudar a mitigar las inundaciones, dijeron las autoridades.

Jacksonville (Florida) fue una de las ciudades que recibió dinero del programa BRIC el año pasado. La ciudad recibió 23 millones de dólares para contrarrestar las devastadoras inundaciones y las infraestructuras afectadas.

El Distrito de Gestión del Agua del Sur de Florida, en el condado de Miami-Dade, recibió 50 millones de dólares para aliviar las inundaciones y reparar las estaciones de bombeo. El desarrollo inmobiliario a lo largo del frente marítimo de la ciudad, de rápido crecimiento, ha creado una zona de alto riesgo de inundación para las comunidades de la ciudad y ha ejercido presión sobre los sistemas existentes, haciendo que las reparaciones de las estructuras existentes sean una necesidad urgente, dijeron los funcionarios.

El Gobierno también ha puesto en marcha una serie de acciones destinadas a reducir las enfermedades relacionadas con el calor y a proteger la salud pública, incluida una propuesta de norma sobre el calor en el lugar de trabajo.