IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Alerta de peligrosas inundaciones en Nueva Orleans por la tormenta Nicholas

"Esta es una tormenta muy seria, particularmente en aquellas áreas que fueron tan fuertemente impactadas por el huracán Ida", advirtió el gobernador, John Bel Edwards
/ Source: Telemundo

La tormenta Nicholas se debilitó hasta convertirse en una depresión tropical pero se mueve lentamente sobre el suroeste de Louisiana este miércoles dejando fuertes lluvias en una zona ya golpeada por el huracán Ida en agosto,

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) alertó de peligrosas inundaciones para la costa central del Golfo en partes del sur de Louisiana (donde se esperan acumulaciones de hasta 6 pulgadas), el sur de Mississippi, el sur de Alabama y panhandle de Florida . En estos tres estados se esperan hasta 10 pulgadas de lluvia a lo largo del viernes, y se temen tornados.

"Esta es una tormenta muy seria, particularmente en aquellas áreas que fueron tan fuertemente impactadas por el huracán Ida", advirtió el gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, sobre Nicholas, que tocó tierra en Texas tras convertirse en huracán de categoría 1.

En Galveston, Texas, se registraron casi 14 pulgadas de lluvia a causa de Nicholas, la decimocuarta tormenta con nombre de la temporada de huracanes del Atlántico de 2021, mientras que en Houston se registraron más de seis pulgadas.

En la pequeña comunidad de Pointe-aux-Chenes, en este estado, Ida rompió el tejado de hojalata de la casa de Terry y Patti Dardar, y los dejó sin electricidad ni agua durante más de dos semanas.

Patti dijo que la familia no tenía ningún otro lugar al que ir después de Ida, por lo que estaban haciendo todo lo posible para sobrevivir durante el paso de Nicholas. "No tenemos otro sitio", dijo Patti, "este es nuestro hogar".

De acuerdo con la página Poweroutage, casi 80,000 personas siguen sin electricidad más de dos semanas después del paso de Ida. Pero un portavoz de Entergy Louisiana dijo que Nicholas hasta ahora no ha causado ningún retraso en los tiempos anunciados para restaurar la energía. 

El huracán Laura causó importantes daños estructurales en Lake Charles, una ciudad de casi 80,000 habitantes. Semanas después, el huracán Delta arrasó la misma zona.  Las gélidas temperaturas de enero reventaron las tuberías de toda la ciudad, y luego una tormenta de mayo volvió a inundar casas y negocios.

"Con lo que la gente ha pasado en los últimos 16 meses aquí en Lake Charles, están, comprensiblemente, muy abatidos. Cada vez que se acerca un indicio de un fenómeno meteorológico, la gente se asusta", dijo el alcalde de la ciudad, Nic Hunter.

Con información de The Associated Press.