IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Al menos 70 personas mueren tras el paso de Eta por Centroamérica

En Verapaz, Guatemala, un deslave provocado por las lluvias sepultó al menos a 25 personas dentro de sus hogares, informó el presidente Alejandro Giammattei. Al menos 11 personas fallecieron en Honduras y dos en Nicaragua.

Al menos 50 personas fallecieron en tres deslaves en Guatemala provocados por un deslizamiento de tierra en el departamento de Alta Verapaz y también en Huehuetenango, en el norte del territorio, tras las lluvias que ha dejado Eta a su paso, ahora degradada a depresión tropical, según el presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei. En total, al menos 70 personas han muerto en Centroamérica esta semana debido a las lluvias incesantes.

El alud de Alta Verapaz tuvo lugar en el caserío Quejá, en el municipio San Cristóbal Verapaz, a unas 126 millas (203 kilómetros) de la Ciudad de Guatemala, según detallaron inicialmente las autoridades previo a la actualización de Giammattei.

"Tenemos que lamentar que hoy en la mañana llevábamos cuatro muertos y ahorita nos sube arriba de los 50 muertos", estimó el mandatario a periodistas al llegar al centro de mando de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), instalado este día en el municipio de Puerto Barrios, Izabal, más de 180 millas (290 kilómetros) al noreste de la capital.

[Cómo y cuándo debe prepararse para un huracán o tormenta tropical]

"Entre los aludes que se están dando en el área de Huehuetenango (oeste del país) y en el área de San Cristóbal Verapaz (del departamento de Alta Verapaz), en donde estamos tratando de llegar a pie, porque no logramos llegar a la aldea Quejá, se estiman 25 casas soterradas que es la mitad de la aldea, por el alud y se calcula no menos de 50 personas ahí adentro de las casas", enfatizó el gobernante.

Agregó que aún las autoridades y la entidad de protección civil ha podido establecer "cuántas casas hay" y sostuvo que se está "movilizando todo el apoyo que tenemos".

Al menos 11 personas fallecieron en Honduras y dos en Nicaragua, países que fueron golpeados primero por toda la fuerza de Eta, cuando tocó tierra como un huracán de categoría 4 en el litoral Caribe de este último país. Las autoridades de Panamá informaron que ocho personas se encontraban desaparecidas.

La estatal Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) de Honduras advirtió este jueves de posibles desbordamientos "catastróficos" de los ríos Ulúa y Chamelecón, en el norte, y Choluteca, en el sur.

La Administración Aduanera de Honduras anunció este jueves el cierre temporal de la aduana La Mesa, ubicada en el municipio de La Lima, departamento de Cortés, en el norte del país, debido a las inundaciones que afectan la zona.

Una mujer embarazada es cargada para cruzar una área inundada en Planeta, Honduras, tras el paso de la tormenta Eta; el 5 de noviembre de 2020.AP

Eta se aproximó a la costa de Nicaragua el martes por la mañana con vientos sostenidos de 140 millas por hora (225 kilómetros por hora), trayendo lluvias torrenciales que han afectado buena parte de Centroamérica.

Eta, degradada a depresión tropical, registra vientos sostenidos de 30 millas por hora (45 kilómetros por hora), pero lo que lo ha convertido en un fenómeno verdaderamente destructivo ha sido la acumulación de lluvias provocada por su lento desplazamiento. Desde su llegada a tierra, avanzó en promedio a siete millas por hora y su velocidad actual de desplazamiento es de apenas nueve millas por hora (15 kilómetros por hora).

Eta se localiza a unas 85 millas (140 kilómetros) de La Ceiba, Honduras, y se espera que vuelva a alcanzar el mar Caribe el viernes por la tarde, antes de seguir su curso hacia Cuba y el sur de Florida el sábado y el domingo, respectivamente.

En podría provocar acumulaciones de entre 15 y 25 pulgadas de lluvia y hasta de 40 pulgadas (un litro) en algunas zonas de Honduras. En el resto de Centroamérica las precipitaciones han oscilado entre las cinco y las 10 pulgadas, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).

Esto ha provocado inundaciones repentinas y peligrosos deslices de tierra que han resultado en decenas de muertes.

Eta dejó una senda de destrucción en el norte de Nicaragua, comenzando por la ciudad costera de Bilwi.

[La tormenta Eta castiga Centroamérica antes de viajar hacia Cuba y Florida]

Allí, brigadas de defensa civil trabajaron el miércoles para limpiar las calles de árboles caídos, postes de luz arrancados y tejados volados. Algunos vecindarios quedaron completamente inundados. La vicepresidenta y primera dama del país, Rosario Murillo, dijo que más de 51,000 familias estaban sin electricidad en las zonas afectadas.

Los residentes caminan por una carretera con escombros arrastrados por un río durante las inundaciones causadas por las lluvias de la tormenta Eta, en Toyos, Honduras, el 4 de noviembre de 2020.REUTERS

En el norte de Nicaragua se encuentra la mayor zona cafetalera del país, una exportación crítica. Lila Sevilla, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros, dijo que estaban preocupados porque los deslaves puedan afectar a las plantas y bloquear las carreteras necesarias para llevar las cosechas al mercado.

“Aún es temprano para evaluar el impacto de las lluvias, pero sí podemos prever daños a la red vial en municipios del norte", explicó Sevilla.

La cosecha no ha comenzado aún, pero unas lluvias prolongadas podrían hacer que el café madurase muy rápido y afectar a su calidad, añadió.

Con información de EFE y The Associated Press.