Depositan en una cafetera las cenizas de Bialetti, quien popularizó la moka

Bialetti heredó la empresa de su padre, que en 1933 había inventado en la misma localidad la máquina de café.