IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Descalifican a Djokovic del US Open por darle un pelotazo a una jueza de línea

El tenista serbio, número uno del mundo, impactó accidentalmente con una pelota en el cuello de la jueza durante un encuentro de octavos de final. El jugador será multado, perdió los puntos en juego de la tabla de clasificación y los 250,000 dólares en premios que había embolsado en el torneo.
El tenista serbio Novak Djokovic
El tenista serbio Novak Djokovic verifica a la juez de línea después de golpearla con una pelota en los cuartos de final del campeonato de tenis US Open, el domingo 6 de septiembre de 2020, en Nueva York.AP Photo/Seth Wenig

Por Howard Fendrich - AP

El tenista serbio Novak Djokovic fue expulsado el domingo del US Open, celebrado en Nueva York, tras propinar accidentalmente un pelotazo a una jueza de línea durante el encuentro de octavos de final. 

Fue un fulminante final para la racha invicta de Djokovic, de 29 victorias este año, así como su empeño por conquistar un 18º título de Grand Slam. El número uno del mundo acababa de perder un juego ante su rival, el español Pablo Carreño Busta, para quedar abajo 6-5 en el primer set.

Cuando se encaminaba para el cambio de lado en el estadio Arthur Ashe, el astro serbio -que era el máximo favorito para llevarse el título- azotó la pelota detrás suyo.

La pelota impactó a la jueza, que se desplomó de rodillas en el fondo de la pista y se llevó la mano al cuello. Golpear, aunque no sea de manera intencional, a cualquier oficial en la pista cuando la pelota no está en juego es una penalización automática según las reglas de los Grand Slam.

Djokovic intentó evitar el castigo durante una discusión de unos 10 minutos en la red, que involucró a la jueza de silla Aurélie Tourte, al director de árbitros Soeren Friemel y al supervisor de Grand Slam Andreas Egli. Pero el tenista acabó aceptando la decisión antes de estrecharle la mano a Carreño Busta.

Djokovic se fue de inmediato del complejo sin dar declaraciones a la prensa y más tarde difundió una disculpa en sus redes sociales.

[Lionel Messi asegura que se quedará en el Barcelona]

“Toda esta situación me ha dejado muy triste y desolado. Fui a ver a la jueza de línea y el torneo me ha dicho que gracias a Dios se siente bien. Lamento mucho haberle causado semejante estrés. Sin ninguna intención. Muy mal”, escribió Djokovic.

“En cuanto a la descalificación, necesito trabajar en mí y que mi decepción me sirva de lección para mi crecimiento y evolución como jugador y ser humano", escribió. “Pido disculpas al torneo @usopen y a todos los afectados por mi conducta”.

Carreño Busta, por su parte, dijo que “estaba un poco en estado de shock” en una rueda de prensa virtual. Contó que no vio el momento en el que Djokovic lanzó la pelota hacia donde estaba la jueza de línea. “Nunca esperé un momento así jugando contra Novak”, añadió.

Cuando se le preguntó si se debió permitir a Djokovic que siguiera jugando, Carreño Busta respondió que “las reglas son las reglas”.

“El árbitro y el supervisor hicieron lo correcto, pero no es fácil hacerlo”, indicó el tenista español.

Ciertamente. La Federación Estadounidense de Tenis emitió un comunicado en el que explicó que Friemel descalificó a Djokovic “cumpliendo el reglamento de Grand Slam, luego de sus acciones de golpear intencionalmente una pelota de manera peligrosa o imprudente dentro de la cancha o golpear una pelota sin medir las consecuencias".

[Estas jóvenes cambiaron la historia del deporte en El Salvador]

La USTA añadió que Djokovic perdió los puntos en juego de la tabla de clasificación y los 250,000 dólares en premios que había embolsado en el torneo, “además de las multas que se le apliquen por el incidente”.

Es así como Djokovic quedó en el foco de la atención del mundo del tenis, más allá de sus habilidad para el juego, después de un año atropellado.

En junio, Djokovic, de 33 años, dio positivo por el coronavirus  —al igual que su esposa, uno de sus entrenadores y otros jugadores — tras participar en partidos de exhibición en los que no se siguió el distanciamiento social en Serbia y Croacia.

En la víspera del US Open, surgió como uno de los líderes de una nueva asociación que pretende representar a los tenistas del circuito masculino.

Y, en medio de todo, continuó con su hegemonía reciente en las canchas.

Djokovic empezó el partido del domingo con una marca de 26-0 esta temporada, una racha de victorias que comenzó desde sus últimos tres partidos de 2019. Ganó cinco de los últimos siete Grand Slam, para elevar su total a 17, poniéndose a tiro de sus rivales Roger Federer, dueño del récord de todos los tiempos con 20, y Rafael Nadal, quien suma 19.

[En México niños de una comunidad indígena en Oaxaca piden más apoyo al deporte]

Con las ausencias de Nadal, el reinante campeón del US Open que no quiso cruzar el Atlántico en medio de la pandemia, y Federer, baja tras dos cirugías en la rodilla derecha, todo apuntaba a que Djokovic se coronaría por cuarta vez en Nueva York y quedar más cerca de ellos.

Todo se esfumó en instantes el domingo, pese a ser evidente que Djokovic no tuvo la intención de golpear a la jueza de línea.

Otras descalificaciones

En el pasado, jugadores que han descargado su enojo con un pelotazo que golpea a uno de los jueces o a recogepelotas han sido descalificados al igual que el serbio.

En 2017, por ejemplo, Denis Shapovalov fue descalificado en un partido de la Copa Davis ante Gran Bretaña cuando accidentalmente alcanzó en el ojo al juez de silla con una pelota que lanzó al aire.

[LeBron James crea junto a otros atletas una organización para movilizar el voto de la comunidad negra]

“He pasado por eso. Honestamente, me siento terrible por él. Me siento terrible por todos. Nadie quiere estar en esta situación”, comentó Shapovalov el domingo después de ganar su partido, contra David Goffin. “Estos accidentes pasan. Lo mismo pasó conmigo”, agregó.

En el Wimbledon de 1995, Tim Henman impactó en la cabeza a una niña recogepelotas y fue descalificado en un partido de dobles.

Entre los aspectos extraños de este US Open, el primer torneo de Grand Slam que se juega tras el comienzo de la pandemia, es que no hay espectadores.