IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La semana laboral de cuatro días funciona: mejora la vida de los trabajadores y no daña la productividad

Un experimento durante cuatro años demuestra las ventajas de este nuevo sistema de organización del trabajo, que ya está también en pruebas en compañías de Estados Unidos.

Un ensayo realizado en Islandia durante cuatro años —entre 2015 y 2019— ha demostrado que trabajar menos horas por el mismo sueldo mejora el bienestar de los empleados sin que se reduzca su productividad total.

En el experimento piloto participaron 2,500 trabajadores (el equivalente al 1% de la fuerza laboral de ese país) de diversos sectores e industrias, que pasaron de jornadas semanales de 40 horas divididas en cinco días a tan sólo 35 o 36 horas repartidas en cuatro días.

De acuerdo con el informe Going Public: Iceland’s journey to a shorter working week, publicado a principios de junio, se logró con creces el objetivo del ensayo, que era equilibrar la vida laboral y personal sin dañar la productividad

"Los empleados que participaron en jornadas semanales cortas experimentaron menos problemas de salud relacionados con el trabajo", resalta el informe de conclusiones. Además, los trabajadores no necesitaron recurrir a horas extraordinarias para cumplir todas sus labores.

El cambio ayudó a reducir el estrés en el hogar, ya que los trabajadores tuvieron mayor tiempo para ayudar con los quehaceres domésticos y estar con su familia.

Uno de los grupos de empleados que se benefició del ensayo fue el de padres y madres sin pareja, que reportaron haber tenido más tiempo para sus labores cotidianas que cuando tenían que trabajar cinco días a la semana.

Imagen de archivo de una barbería en Kopavogur, en Islandia.  Getty Images

Otro logro es que después de los ensayos, que culminaron meses antes del inicio de la pandemia por el coronavirus, cerca del 86% de la población laboralmente activa de Islandia (de un total de 196,700 personas) decidió adoptar jornadas de trabajo semanales más cortas.

[La mitad del dinero de la ayuda por desempleo pudo haber sido robada por delincuentes extranjeros]

En conclusión, detalla el informe, "reducir las jornadas de trabajo puede tener un poderoso efecto en la productividad laboral" sin tener que recortar salarios ni beneficios empresariales.

Otros países han recomendado adoptar experimentos similares al de Islandia. Japón, por ejemplo, ha propuesto que se trabaje cuatro días a la semana para “evitar el estrés e impulsar la economía”. Nueva Zelanda y Alemania pondrán a prueba programas piloto.

El Gobierno de España también ha dicho que pondrá a prueba la semana laboral de cuatro días (32 horas) a través de un proyecto en el que participarán 200 empresas por espacio de tres años, aunque ya algunos negocios lo han implementado desde hace meses.

En Estados Unidos, empresas multinacionales como PepsiCo y Verizon, así como organizaciones sin ánimo de lucro, han empezado a ofrecer a sus empleados ciertos beneficios como días libres pagados, horarios flexibles y trabajo fuera del entorno tradicional de la oficina.

La plataforma de financiamiento para proyectos Kickstarter anunció hace poco que implementará, a modo de experimento, semanas laborables de cuatro días a partir del próximo año. Lo mismo planea la empresa Buffer, que se dedica a programar publicaciones en diferentes redes sociales.  

Con información de The Washington Post