IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Tuve que lidiar con figuras masculinas muy abusivas": la soprano Nadine Sierra habla de los retos de ser latina en la ópera

La cantante de ópera estadounidense ha cosechado múltiples galardones, pero en esta entrevista habla del costo personal del éxito. "Hubo una gran parte de mi infancia en la que no tenía amigos en la escuela porque los niños no entendían mi amor por la ópera", cuenta.

Lo primero que se ve cuando Nadine Sierra sale al escenario es la facilidad con la que se mueve, una naturalidad que proviene de su largo entrenamiento desde los 6 años cuando, en medio de sus juegos infantiles, vio la ópera La bohème en una cinta de VHS y quedó tan impresionada que comenzó a estudiar canto. La expresividad de sus ojos profundos, cuando enarca las cejas logrando que su rostro hable, es notable en cada interpretación.

Y, luego, abre la boca y suceden maravillas. Canta con un portento vocal que es un río sonoro de vuelos de fantasía técnica y un despliegue de notas en mi bemol, arriba, muy arriba, que trasladan a las audiencias hasta el centro del repertorio que interpreta.

"Cuando era niña mi objetivo era poder hacer esto, no convertirme en una diva. Y todos los días gano, porque es una fortuna poder formar parte de esto", explica Sierra, en entrevista con Noticias Telemundo.

Nadine Sierra y Javier Camarena en "Lucia di Lammermoor", en The Metropolitan Opera, mayo de 2022.
Nadine Sierra y Javier Camarena en 'Lucia di Lammermoor', en The Metropolitan Opera, abril de 2022. Marty Sohl / Met Opera

Su voz, de una solidez inusual cuando acomete las notas más altas del repertorio clásico, brilló en abril y mayo cuando lideró, junto con el tenor mexicano Javier Camarena, al elenco que interpretó la exigente opera Lucia di Lammermoor en el montaje de The Metropolitan Opera en Nueva York.

El papel de Lucia es muy famoso por lo desafiante que es vocalmente"

nadine sierra

"El papel de Lucia es muy famoso por lo desafiante que es vocalmente y también porque casi nunca sale del escenario. En el momento en que aparece para la primera aria, básicamente está en el escenario todo el tiempo", explica la soprano estadounidense.

Sierra, quien nació en Fort Lauderdale en 1988, ha sido un prodigio musical desde que estudió en el Mannes College of Music y la Music Academy of the West.

En la secundaria cantó en el coro de Palm Beach Opera y, a los 15 años, cantó en From the Top, el programa de NPR. Al año siguiente participó en una producción de Hansel y Gretel, dirigida por Julius Rudel y poco después se convirtió en la ganadora más joven, tanto del Concurso Vocal de la Fundación Marilyn Horne como de las Audiciones del Consejo Nacional de la Ópera Metropolitana.

El elenco de la ópera "Lucia di Lammermoor", en The Metropolitan Opera, en Nueva York, en mayo de 2022.
El elenco de la ópera 'Lucia di Lammermoor', en The Metropolitan Opera, en Nueva York, abril de 2022.Marty Sohl / Met Opera

"Tiene encanto, tiene estilo, tiene gracia y, además, tiene una voz fabulosa", dijo Barry Tucker, hijo del legendario tenor Richard Tucker y presidente de la fundación que lleva el nombre de su padre y que, en 2017, premió a la soprano hispana con un galardón de 50,000 dólares.

El resto es historia: Sierra ha caracterizado a complejos y difíciles personajes como Mimí, de Pucchini; Gilda, de Verdi; Manon, de Massenet y, por supuesto, Lucia, entre muchos otros roles que la han llevado a los más prestigiosos escenarios mundiales como el Carnegie Hall o La Scala.

"Pienso que la mentalidad de las personas que saben de ópera, y la aman, debe cambiar. Deberían tratar de ser un poco más abiertas y positivas sobre los cambios que se están dando para las nuevas generaciones", explica sobre el estado actual de su oficio. 

La cantante se siente muy orgullosa de su herencia latina y siempre habla de su padre puertorriqueño, quien es bombero, y su madre portuguesa que trabaja en un banco. Pero, sobre todo, recuerda a su abuela Suzette, quien también tenía aptitudes para el canto lírico pero las presiones familiares impidieron que se dedicara a esa carrera.

"Mi abuela quería ser cantante de ópera y tenía una voz hermosa. Pero su padre, mi bisabuelo, no quería que ella tuviera ningún tipo de trabajo, porque era mujer y el trabajo de la mujer era ser ama de casa para tener hijos y eso era todo. Basta", dice con dureza.

Violencia que desencadena la locura

Según cuenta la historia, el italiano Gaetano Donizetti había alcanzado la cumbre de sus dotes artísticas cuando escribió esta ópera en solo seis semanas de 1835.

Basada en La novia de Lammermoor, una novela de Sir Walter Scott publicada en 1819, narra el trágico conflicto entre tres protagonistas principales: la cándida Lucia Ashton; su hermano Enrico; y Edgardo Ravenswood, el hombre al que ama y que, como en muchos clásicos del romanticismo, era el gran enemigo de su familia.

"Es la producción más física que he tenido que hacer en mi vida, y la más teatral. No solo es una actuación en vivo, sino que también tenemos dos cámaras en el escenario que nos siguen como en una película y hay una pantalla de cine por lo que la gente puede ver nuestras caras, nuestras expresiones", explica Sierra sobre el montaje que protagonizó en Nueva York.

Una versión reduccionista del argumento sería decir que se trata de una pareja marcada por la tragedia de pertenecer a clanes rivales, con todo lo que Shakespeare dijo al respecto en Romeo y Julieta. Pero lo interesante de la ópera de Donizetti es su inmersión en los terribles abusos que sufre Lucia.

"Tienes la oportunidad de ver por qué Lucia pierde la cabeza y cómo estos hombres de su vida realmente la controlan a ella, y a su mundo, hasta que lo ponen todo patas arriba", explica la cantante en un tono sombrío.

Enrico Ashton, quien estaba totalmente arruinado, concerta un matrimonio supuestamente ventajoso para su hermana, que ya se había comprometido con Edgardo Ravenswood, el gran enemigo de los Ashton.

Esto no podía salir nada bien y es lo que muestra la célebre aria Il dolce suono, conocida como la 'escena de la locura', en la que Lucia aparece ensangrentada, después de apuñalar a su prometido, y comienza a perder la razón mientras delira con ensoñaciones de que se está casando con su amado Edgardo.

Nadine Sierra interpretando la célebre aria "Il dolce suono", también conocida como la "escena de la locura", en la ópera "Lucia di Lammermoor", en Nueva York, mayo de 2021.
Nadine Sierra interpretando la célebre aria 'Il dolce suono', también conocida como la 'escena de la locura', en Nueva York, abril de 2022.Marty Sohl / Met Opera

"Puedo interpretar mucho de mí misma a través de Lucia. Porque entiendo el mundo en que vivimos. Es el mundo que poseo y conozco. En cierto modo, puedo interpretarla de una manera más creíble porque sYaaé cómo moverme y expresarme en este tiempo", explica la cantante, mientras se refiere a la violencia contra las mujeres que todavía impera en las sociedades contemporáneas.

Desde que se estrenó en el siglo XIX, pasando por los novedosos montajes del XXI, Lucia di Lammermoor se centra en el proceso de destrucción de una mujer que es traicionada y violentada por sus seres más cercanos.

Difícilmente podría ser más actual: solo en 2019, nueve de cada 10 asesinatos de mujeres que se registraron en EE.UU. fueron perpetrados por hombres que ellas conocían, según el Centro de Políticas de Violencia, una organización que monitorea esa problemática. En casi dos tercios de esos casos, las mujeres eran esposas u otras parejas íntimas de los hombres.

Ni hablar de la horrenda realidad de países como México donde, de enero a noviembre de 2021 fueron asesinadas 3,462 mujeres, un promedio de más de 10 cada día. Solo el mes pasado, 89 mujeres fueron asesinadas de manera violenta por razones de género.

Tuve que lidiar con figuras masculinas muy abusivas, especialmente desde el punto de vista emocional como le pasa a Lucia"

Nadine Sierra

"Me puedo identificar con algunas partes de la vida de Lucia, porque he tenido relaciones masculinas abusivas. Sé cómo es eso y lo he vivido desde que era una niña muy joven. Tuve que lidiar con figuras masculinas muy abusivas, especialmente desde el punto de vista emocional, como le pasa a Lucia", explica la cantante.

Artur Rucinski y Nadine Sierra en una escena de "Lucia di Lammermoor" en el montaje de The Metropolitan Opera, en Nueva York, en mayo de 2022.
Artur Rucinski y Nadine Sierra en 'Lucia di Lammermoor'. 'No importa lo que la vida te traiga. Siempre es un regalo', dijo Sierra sobre su carrera.Marty Sohl / Met Opera

—¿Qué cosas cree que deben cambiar en el mundo de la ópera actualmente?

—Estoy muy decepcionada, en general, con la energía de los comentarios que publican en línea. Es casi como si fuesen trolls o bullies de la industria. Puedes estar en desacuerdo con las nuevas producciones y con ciertas cosas, pero ¡Dios mío! hay que mantener las críticas de una manera que todavía se muestre algo de positividad.

—Suele expresar su preocupación por las nuevas generaciones que quieren incursionar en el oficio lírico, pese a las críticas.

—Creo que la gente no le da una oportunidad a la ópera porque piensan: ‘Oh, eso es para gente mayor’. Pero también creo que si están leyendo constantemente a estas personas que saben de ópera y todo lo que dicen es negativo, y comparan a las cantantes con Joan Sutherland y Maria Callas y dicen: ‘Oh, nunca serán como ellas’, entonces ¿qué esperas para la generación joven si solo hablas de eso? Eso no es progresista, en absoluto. Están tan atrapados en el pasado que casi me enferma. Tengo que decirlo.

La cantante Nadine Sierra en la opera "Lucia di Lammermoor", en el montaje realizado por la compañía The Metropolitan Opera, en Nueva York, mayo de 2022.
La cantante Nadine Sierra en la opera "Lucia di Lammermoor", en el montaje realizado por la compañía The Metropolitan Opera, en Nueva York, mayo de 2022.Marty Sohl / Met Opera

—¿En un ambiente muy machista?

—Sí, y un ambiente muy hostil. Y ya hemos pasado por muchas cosas negativas recientemente por la pandemia y lo que está sucediendo en Ucrania. Es mucha negatividad, ya es suficiente. Y cuanta más energía negativa le pongas a algo, esa es la energía que vas a recibir. Y eso es triste.

—Comenzar tan joven en una disciplina exigente como la ópera es una gran reto, algunos chicos sufren porque sienten que perdieron parte de su infancia o adolescencia para poder cumplir sus sueños profesionales. ¿Cómo fue su experiencia?

—Claro que sufrí. Hubo una gran parte de mi infancia en la que no tenía amigos en la escuela porque los niños no entendían mi amor por la ópera. Pensaban que eso es para gente mayor y que era aburrido y algo muy raro.

Algunos niños estaban celosos porque cuando teníamos cosas especiales en la escuela, como un concurso de talentos o la oportunidad de tener un solo en el coro, normalmente yo lo hacía o ganaba un premio... así que sentía que estaba un poco aislada de los otros niños.

Nadine Sierra y Artur Rucinski en una escena de "Lucia di Lammermoor" en el montaje de The Metropolitan Opera, en Nueva York, en mayo de 2022.
Nadine Sierra y Artur Rucinski en 'Lucia di Lammermoor'. 'Viví algunas situaciones en las que mujeres caucásicas me decían cosas muy racistas y yo no podía creerlo', dijo Sierra. Marty Sohl / Met Opera

—¿El apoyo familiar fue importante para sobrellevar el acoso escolar y esa sensación de soledad?

—Una vez le dije a mi mamá: "Ya no sé si quiero cantar porque no tengo amigos". Y ella me dijo: "Esto también pasará, se irá. Pero tu amor por la música nunca desaparecerá. Así que deberías continuar y, si esos niños no entienden, está bien. El futuro te dará la razón".

Y le creí y, por supuesto, seguí cantando e interesándome por la música, pero durante una gran parte de mi infancia sufrí por eso.

—Filmes como Whiplash, entre muchos otros, han cimentado la idea del maltrato como una característica de ciertos ambientes musicales, ¿ha vivido alguna situación similar?

Mi pelo es naturalmente rizado, muy rizado. Y tuve una profesora de canto, que ya falleció, y me dijo que me alisara el pelo porque me veía étnica, como que me veía demasiado morena.

Y es por eso que ahora, tantos años después, me sigo alisando el cabello. No dejo que sea natural. Yo era muy joven cuando ella me dijo eso y me dejó una impresión duradera.

—Pero seguramente muchos fanáticos quieren ver sus rizos, como en la portada de There's a Place for Us, su disco de 2017...

Debería mostrarlos porque, sabes, ese es mi estado natural. Así es como nací y nunca debería avergonzarme de eso. Nadie debería.

El elenco de la ópera "Lucia di Lammermoor", en The Metropolitan Opera, en Nueva York, en mayo de 2022.
El elenco de la ópera 'Lucia di Lammermoor', en The Metropolitan Opera, en Nueva York, abril de 2022.Met Opera

—¿Se ha sentido discriminada por ser hispana y dedicarse al arte del canto lírico?

—Nunca sentí que eso fuera un problema, pero sí he sido discriminada. Y mucho de eso sucedió durante la era de Trump, cuando estaba tratando de ser presidente en 2016. Digamos que la energía en Estados Unidos cambió mucho.

Cambió de una forma en la que nunca creí que podría pasar. Y viví algunas situaciones en las que mujeres caucásicas me decían cosas muy racistas y yo no podía creerlo.

—¿Qué cosas le empezaron a pasar con el ascenso de Trump a la presidencia?

—Por ejemplo, una vez estaba usando una máquina en un gimnasio en Nueva York y una mujer me la quitó. Y me dijo: "Espera tu turno, Consuela". Y comenzó a usar la máquina.

Sabía que la energía de Trump estaba alimentando los prejuicios de la gente"

Nadine sierra

Yo le dije: "¿Cómo me llamaste? ¿Qué?". Y ella me contestó: "Oh, sabes que me escuchaste. La estoy usando ahora". Luego se levantó y salió furiosa, pero eso nunca me había pasado y yo sabía cuál era la causa. Sabía que la energía de Trump estaba alimentando los prejuicios de la gente.

—En sus entrevistas, y en redes sociales, siempre se muestra muy orgullosa de su herencia hispana. ¿Qué cantante latino le gusta escuchar?

—Me gusta bailar salsa, por supuesto. Y me encanta Luis Miguel, ¡Dios mío! Tiene una voz muy hermosa y mi madre estaba muy enamorada de él. Otro que escuchábamos todo el tiempo cuando éramos muy pequeños era Julio Iglesias. Mi mamá sentía una gran pasión por sus canciones.

—¿Qué mensaje le puede dar a las niñas latinas que también quieren incursionar en la ópera, pero quizá no tienen todo el apoyo o son criticadas como le pasó a usted?

—En mi vida hubo momentos en los que me sentí realmente desesperada. Y no solo cuando era muy joven y trataba de lograrlo. Incluso ahora, como profesional, me han sucedido cosas en mi vida personal que a veces me desesperan y hacen que sienta que nunca alcanzaré las cosas que quiero.

Pero les puedo decir esto: no importa lo que la vida te traiga. Siempre es un regalo. Y tenemos que vivir este tiempo que tenemos, como si fuera un regalo, como si fuera un presente, porque lo es. Y creo que si sigues trabajando duro y tienes la dedicación y, lo que es más importante, el amor por algo, incluso si lleva mucho tiempo o se necesita un grupo de personas para apoyarte, eventualmente eso llegará.