IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Faltan afrolatinos en pantalla aún en los espacios más inclusivos como la película 'In the Heights'

La película de Lin-Manuel Miranda tiene méritos sustanciales como el de complejizar las luchas de la comunidad hispana, pero se se queda corta en el retrato del barrio neoyorquino en el que se centra, Washington Heights. Una experta explica las razones.
/ Source: Telemundo

Los autores del recién estrenado filme musical In The Heights, quienes se habían propuesto con la película atajar el vacío de representatividad hispana en las grandes producciones de Hollywood, se disculparon el lunes por la falta de “suficiente representación de afrolatinos de piel oscura” luego de que el musical recibiera fuertes críticas por no incluir actores hispanos negros en ninguno de los papeles protagónicos.

"Al tratar de pintar un mosaico de esta comunidad, nos quedamos cortos. Realmente lo siento", se excusó en un tuit Lin-Manuel Miranda, el creador de la película, que está basada en su aclamado musical de Broadway de 2008, el cual recibió tres premios Tony y fue nominado a los Pulitzer de Obras Teatrales en 2009.

“He escuchado que, sin suficiente representación de afrolatinos de piel oscura, el trabajo se siente como que no retrató del todo la comunidad que tanto queríamos representar con orgullo y alegría”, agregó, y prometió “hacerlo mejor en proyectos futuros”. La disculpa fue retuiteada por la coguionista del musical, Quiara Alegría Hudes; y el director del filme, Jon Chu.

Las críticas de “colorismo” —un término que tiene sus raíces en América Latina y suele utilizarse como sinónimo de blanqueamiento racial— contra In The Heights (En el barrio, en español) comenzaron desde su mismo estreno en los cines de Estados Unidos, el 10 de junio, aunque estuvo disponible en HBO Max desde un poco antes.

En esta imagen difundida por Warner Bros. Picures, aparecen los actores protagónicos Anthony Ramos y Melissa Barrera en una escena de "In the Heights". AP

Afrolatinos y activistas han anotado que, si bien la película tiene méritos sustanciales como el de complejizar las luchas de la comunidad hispana en este país adoptivo, sí se queda corta en el retrato del barrio neoyorquino en el que se centra, Washington Heights, donde una gran parte de los residentes son inmigrantes de piel oscura y cabello rizo de países como República Dominicana, Cuba y Puerto Rico.

El único personaje de piel negra en el elenco principal, Benny, es interpretado por el actor Corey Hawkins. Pero su personaje no es latino ni tampoco el actor. El resto de los protagónicos (Anthony Ramos, como Usnavy; Melissa Barrera, como Vanessa; Leslie Grace, como Nina Rosario) son interpretados por actores de piel clara o blanca.

[Por qué persiste el racismo hacia las personas negras dentro de la comunidad hispana si todos son parte de una minoría oprimida]

Los señalamientos de falta de inclusividad en la película se amplificaron luego de que el director, Jon Chu, defendió que muchos actores afrolatinos sí aparecieron como bailarines en distintas escenas.

"¿No los viste entre los bailarines?", dijo Chu al ser entrevistado por la periodista afrolatina de ascendencia cubana Felice León, de The Root. Ella le respondió que los afrolatinos ya habían aparecido en el cine en roles secundarios.

"Aparecemos como bailarines y aparecemos (como trabajadores) en salones de belleza, y esto y aquello. Pero un papel protagónico: ese habría sido un avance", dijo León.

Los actores afrolatinos o de piel más oscura solo aparecen en papeles secundarios y escenas de baile en la película de Lin-Manuel Miranda.  AP

Chu, el director de la exitosa película Crazy Rich Asians, de 2018, también fue señalado de blanqueamiento racial con el filme debido a la falta de actores del sur de Asia, lo cual pareció ofensivo a algunos, considerando que la cinta tiene lugar en Singapur y que los indios son el tercer grupo étnico más grande que vive en la metrópoli. Los pocos rostros del sur de Asia que aparecieron ocuparon papeles de trabajadores domésticos y personal de seguridad.

Chu dijo que entendía las críticas en su contra y prometió: "no volveré a cometer ese error".

Antes de la polémica con In The Heights, el producto audiovisual más recientemente señalado de colorismo fue Selena, la serie original de Netflix sobre la corta vida de la cantante de origen mexicano que murió trágicamente en 1995. Algunos notaron que la actriz que interpretó a la reina del tex-mex, Christian Serratos, es considerablemente más blanca de lo que ella era.

Un estudio de la Universidad del Sur de California que analizó 1,200 películas estrenadas a lo largo de una década halló que apenas un 4.5% de los papeles que tienen diálogos o cuyo personaje tiene nombre son latinos, y solo 3% de los actores suelen tener roles protagónicos o protagónicos.

La presencia de personajes afrolatinos no es mayor.

“Si bien es cierto que hay mucha gente en Washington Heights que no son negros o no tienen la piel oscura, si no bregamos con la invisibilidad de la gente hispana negra, entonces no podemos representar a una comunidad”, dijo a Noticias Telemundo Danielle Clealand, afropuertorriqueña y profesora asociada de Estudios Latinos en la Universidad de Texas en Austin. “A veces hay que hacer hasta más, para asegurar que la gente negra, que siempre ha sido borrada, esté en la pantalla”.

Clealand señaló que en la obra original de 2008, en que se basa In The Heights, el personaje de Benny, el afroestadounidense, es rechazado por el padre de Nina porque este tiene prejuicios anti-negros, y que la película ignoró esa problemática.

“La mujer más deseada en la película también es la mujer más blanca”, agregó la experta. “Todos están detrás de Vanessa, suspirando 'Qué linda Vanessa'. Eso ayuda a reforzar el estereotipo de que la imagen de la belleza es una mujer blanca”.  

El director de "In The Heights", Jon M. Chu (extrema izquierda), junto a los actores protagónicos de la película y sus guionistas, durante el estreno en el Festival Tribeca Festival, en Nueva York, en 9 de junio de 2021. AFP via Getty Images

Como afrolatina que creció y vive en Nueva York, apuntó las cosas del filme que le parecieron positivas: “Están las imágenes de la ciudad que uno ha vivido, la música es buenísima, tenemos nuestro idioma, y el tema de cómo la comunidad latina está siendo desplazada por la gentrificación, porque ahora es muy caro estar en barrios como Washington Heights, Harlem, y otros”.

Lin-Manuel Miranda había dicho que “esperaba” que la película marcase un momento crucial para la representación de la comunidad hispana en Hollywood.

Aunque los latinos son la minoría más grande en Estados Unidos —según el Censo 2020 hay más de 60 millones de hispanos en el país— este grupo ha sido ignorado históricamente en la gran pantalla o relegado a roles estereotipados como sirvientes, narcotraficantes o personajes folclóricos y estrafalarios, en lugar de humanos con vidas y luchas complejas.

[Discriminados, silenciados y “borrados de la historia”: así combaten los inmigrantes afrolatinos su doble marginación]

"La gente que en las típicas historias de Hollywood y Broadway está en los márgenes aquí está al frente y en el centro", dijo Miranda a NBC Latino. "Es una carta de amor" a la comunidad, expresó en una entrevista con Noticias Telemundo.

A pesar de las reseñas cinematográficas positivas, la recaudación de In The Heights en taquilla se ha quedado muy por debajo de lo que se esperaba, pues en los cuatro días que siguieron a su estreno en 3,456 cines alrededor de Estados Unidos apenas recogió $11.4 millones, un resultado que algunos adjudican al hecho de que estuvo disponible en HBO Max desde antes de su estreno. Se esperaba que la película recaudara unos $20 millones en ese período de tiempo.