IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Científicos revelan qué comió este misterioso hombre antes de ser sacrificado hace 2,400 años

Un estudio del intestino de un cuerpo momificado en un pantano en Dinamarca ofrece nuevos detalles que apuntan a oscuros rituales, según investigadores. Esto es lo que comió antes de morir.

Por Tom Metcalfe - NBC News

Cuando se descubrió al Hombre de Tollund en un pantáno de Dinamarca hace 71 años, estaba tan bien conservado que quienes lo hallaron pensaron que era víctima de un asesinato reciente.

Los arqueólogos tuvieron que revelar que había sido arrojado al pantáno hace casi 2,400 años y que primero había sido ahorcado: un lazo de piel de animal trenzada estaba todavía alrededor de su cuello. La cuidadosa disposición del cuerpo y el rostro —sus ojos cerrados y su débil sonrisa— sugerían que podría haber sido asesinado para un sacrificio humano y no ejecutado como un criminal.

La sugerencia de que el Hombre de Tollund fue asesinado como sacrificio humano se ha visto ahora reforzada por un estudio de la ligera última comida del condenado, realizado a partir de una investigación detallada del contenido de su tracto digestivo: una papilla de cebada, linaza y una hierba llamada persicaria pálida.

[Se escucha por primera vez la voz de una momia egipcia]

Las semillas de esta planta son la pista de este misterioso asesinato de la Edad de Hierro, dijo la arqueóloga Nina Nielsen, jefa de investigación del Museo Silkeborg de Dinamarca y autora principal del estudio publicado el martes.

La planta crece de forma silvestre entre los cultivos de cebada, pero las pruebas del almacenamiento de grano de la Edad de Hierro muestran que normalmente se limpiaba como maleza durante la trilla. Esto sugiere que formaba parte de los "residuos de la trilla" que se añadían a la papilla de forma deliberada, quizá como parte de una comida ritual para los condenados a morir mediante sacrificios humanos.

El cuerpo conservado del Hombre de Tollund expuesto en el Museo de Silkeborg en Silkeborg, Dinamarca.  Robert Harding / Alamy Stock Photo vía NBC News

"¿Era una comida ordinaria? ¿O los residuos de la trilla eran algo que solo se incluía cuando la gente comía para ritual?", se preguntó Nielsen. "Eso no lo sabemos", respondió.

 [Exhiben misteriosa momia hallada en México]

El contenido de los intestinos conservados del Hombre de Tollund fue examinado poco después de su hallazgo. Pero el nuevo estudio perfecciona ese examen inicial con técnicas e instrumentos arqueológicos muy mejorados.

"En 1950, solo se observaban los granos y semillas bien conservados, y no la fracción más fina del material", dijo Nielsen. "Pero ahora tenemos mejores microscopios, mejores formas de analizar el material y nuevas técnicas. Eso significa que podemos obtener más información", añadió.

Los ingredientes de la última comida del Hombre de Tollund, en cantidades relativas: A) semillas de cebada, B) persicaria pálida, C) fragmentos de cebada, D) lino, E) correhuela negra, F) semillas de "gallina gorda", G) arena, H) cáñamo, I) camelina, J) espuela de maíz, K) pensamiento de campo. P.S. Henriksen / Museo Nacional de Dinamarca

Además de revelar la pista de los residuos de la trilla cuando se retira el grano de la paja de los cereales) añadidos a su última comida, los investigadores descubrieron que probablemente se cocinó en una olla de barro —se pueden ver trozos de corteza demasiado cocida en los restos— y que también había comido pescado. También descubrieron que sufría varias infecciones parasitarias cuando murió, entre ellas tenias, probablemente por una dieta habitual de carne poco cocinada y agua contaminada, dijo Nielsen.

El hombre de Tollund es uno de las docenas de cadáveres de pantano de la Edad de Hierro, hace entre 2,500 y 1,500 años, que se han encontrado en todo el norte de Europa. Fueron momificados en los pantanos por los bajos niveles de oxígeno, las bajas temperaturas y el agua acidificada por las capas de vegetación en descomposición que se encuentran allí.

Algunos parecen haber sido víctimas de accidentes, posiblemente personas que se ahogaron tras caer al agua. Pero la mayoría, como el Hombre de Tollund, fueron asesinados y colocados en los pantanos deliberadamente, con sus cuerpos y rasgos cuidadosamente dispuestos. Los arqueólogos creen que fueron seleccionados para sacrificios humanos, posiblemente para evitar un desastre inminente como una hambruna.

Miranda Aldhouse-Green, profesora emérita de historia, arqueología y religión de la Universidad de Cardiff (Reino Unido) y autora del libro Bog Bodies Uncovered: Solving Europe's Ancient Mystery (Cuerpos de pantano descubiertos: resolviendo el antiguo misterio de Europa), dijo que las semillas de persicaria pálida y otros rastros de residuos de la trilla en la última papilla del Hombre de Tollund son una prueba más de que fue sacrificado.

"Eso refuerza la idea de que, o bien se le avergonzó dándole de comer algo repugnante y horrible, o bien reflejó el hecho de que la sociedad estaba en una espiral descendente en la que escaseaban los alimentos", dijo.

La idea de que las víctimas de los sacrificios humanos habían sido de alguna manera "avergonzadas" antes de morir también se reflejaba en sus entierros en pantanos, en lugar de los habituales en tumbas y fosas secas, dijo.

Las propiedades de conservación de los pantanos eran bien conocidas por la gente de la Edad de Hierro —muchos objetos arqueológicos de esa época, incluidas piezas de cerámica de gran valor, también se depositaban deliberadamente en ellos— y podría ser que la conservación de un cuerpo en estos sitios tuviera como objetivo evitar que se uniera a sus antepasados. Los pantanos se consideraban puertas de entrada a otro reino.

"Si se depositaba un cuerpo en el pantano, no se descomponía; se mantenía entre el mundo de los vivos y el de los muertos", explica Aldhouse-Green.

Hay pruebas de que estos residuos se añadieron a la última comida de otro cuerpo de la Edad de Hierro hallado en Dinamarca en 1952, el del Hombre de Grauballe, que también se cree que fue asesinado como sacrificio humano. Aunque ya se han encontrado más de 100 cuerpos de pantano, solo 12 se han conservado lo suficientemente bien como para poder analizar sus últimas comidas, dijo Nielsen, quien espera buscar más pruebas de esta práctica ritual.

El Hombre de Tollund ocupa ahora una vitrina en una galería especial del Museo de Silkeborg, donde Nielsen puede verlo casi todos los días.

"Estás frente a frente con una persona del pasado", dijo. "Tiene 2,400 años, es realmente increíble", concluyó.