IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cuba pone en marcha cooperativas no agrícolas

Cuba pone en marcha cooperativas no agrícolas

Por ANDREA RODRIGUEZ 

LA HABANA (AP) — Unas 124 cooperativas no agrícolas comenzaron a funcionar este lunes de manera experimental en Cuba de camino a una mayor desestatización de la economía isleña en sectores como construcción, transporte y servicios.

"Con esta medida estamos apostando a gestionar, de forma cooperativa, actividades que estatalmente no han sido eficientes", explicó al periódico oficial Granma Grisel Tristá, integrante de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, un organismo encargado de supervisar las reformas emprendidas por el presidente Raúl Castro.

Según Tristá dijo al rotativo esta medida permitirá al Estado "irse desprendiendo" de actividades que son demasiado pequeñas o poco productivas.

De las nuevas cooperativas hay algunas dedicadas a comercialización agropecuaria, reciclaje de desechos, construcción, taxis y transporte escolar; así como servicios de chapistería, grúas, lavado de autos y reparadoras de neumáticos, entre otros.

A lo largo de cinco décadas y hasta el inicio de las reformas de Castro en 2010, las únicas cooperativas autorizadas eran las de producción agrícola, pero incluso éstas tenían fuertes limitaciones por parte las autoridades para operar.

Castro, sin embargo, abrió un proceso de apertura a la iniciativa privada generando espacio para los pequeños emprendedores y ahora para estas cooperativas con las que el gobierno espera dinamizar la economía cubana.

Las nuevas empresas trabajarán bajo las reglas de oferta y demanda tanto para producir como para fijar precios y tendrán estatutos especiales, mientras el Estado les permitirá una mayor flexibilidad impositiva a estas formas de gestión y le otorgará una política crediticia especial.

Un ejemplo de la relación que mantendrá el Estado es el control de los precios de ciertos servicios como los pasajes que cobrarán las cooperativas de transporte -y que estarán determinados por las autoridades- o los de venta de productos considerados básicos en la dieta isleña como la papa, el arroz o los chícharos.

Las cooperativas "están llamadas a ocupar un lugar importante en la economía del país, aunque el papel principal lo continuará teniendo la empresa estatal socialista", indicó Rubén Toledo, también miembro de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo.

Durante estos tres años Castro aprobó medidas consideradas impensables en la estricta economía estatal cubana de antaño como la liberación del mercado de bienes raíces y automóviles, la entrega de tierras ociosas a productores particulares y una política crediticia para particulares que contempla las hipotecas.

Las medidas fueron el resultado de la necesidad de "modernizar" el modelo explicó Castro, que recibió buenos comentarios de los analistas.

Sin embargo, observadores criticaron la lentitud de la puesta en marcha de las diferentes políticas anunciadas, algo que el propio mandatario rechazó.

"Continuamos avanzando y se notan los resultados. Nos movemos a un ritmo más rápido de lo que se imaginan quienes critican nuestra supuesta lentitud e ignoran las dificultades que enfrentamos", dijo Castro el viernes según un reporte de Granma de este lunes.

El mandatario insistió en varias ocasiones en que la idea no es privatizar por completo al país sino liberar al Estado de actividades menores para concentrarse en el trabajo de control y las áreas estratégicas como energía, salud o grandes industrias claves.