IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cuba: Hemingway, el Nobel y un proyecto ambientalista

nietos de Ernest Hemingway, John y Patrick Hemingway, visitan cuba con el fin de conmemorar el aniversario del Nobel y proponer un plan para preservar peces que habitan el Estrecho de la Florida

Por Orlando Matos

La Habana, 8 de septiembre.- Ernest Miller Hemingway no fue a Suecia para recibir su Nobel de Literatura. Convalecía en Cuba de dos accidentes aéreos. Hoy, justo sesenta años después, vuelven a la isla descendientes suyos para recordar el premio y promover un proyecto de conservación del Estrecho de la Florida.

Sus nietos John y Patrick Hemingway, junto a biólogos, ambientalistas y académicos estadounidenses visitan esta ciudad a fin de conmemorar el sexagésimo aniversario del Nobel del afamado novelista y también proponer a las autoridades aquí un plan para preservar peces que habitan el Estrecho de la Florida.

El Proyecto Conmemorativo Hemingway Cuba-Estados Unidos: Proteger los Recursos Naturales del Estrecho de la Florida auspicia estas conversaciones también como una forma de continuar la colaboración que el escritor ofreció en 1934 a la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia en la catalogación de la aguja.

El doctor David Die, de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún en el Atlántico, ICCAT, declaró a NBC News que “en los últimos siete años Cuba no ha dado información sobre el estado de sus aguas y pesquerías”, y en esta región la Comisión se preocupa por la excesiva pesca de los túnidos.

De manera que piensa que “la invitación para que los científicos cubanos se unan a los esfuerzos regionales para determinar lo que constituyen niveles de pesca sustentables en el Atlántico” especialmente “en las aguas poco profundas”, debe ser bien recibida.

Los Hemingway y  demás integrantes del grupo estadounidense permanecerán en el país hasta el venidero día 13 y este lunes comenzaron el programa de la visita con un simbólico desembarco en el habanero pueblo costero de Cojímar, del que el novelista se declaró ciudadano.

Allí recordaron la primera travesía Cayo Hueso-La Habana del escritor en su amado yate Pilar ochenta años atrás. La significación del evento fue doble pues ocurre el día en que los cubanos celebran un nuevo aniversario de su Patrona nacional, la Virgen de la Caridad del Cobre.

Hemingway consideró que su Premio Nobel “pertenecía” al pueblo de Cuba, donde “creó y concibió” obras, en particular “El Viejo y el Mar” –que tuvo un peso particular en el reconocimiento sueco- y donó su medalla, que se conserva precisamente en el Santuario Nacional de la Virgen de la Caridad.

“Él fue un regalo para Cuba cuando vivió entre nosotros”, estima el conocido escritor cubano Leonardo Padura, quien escribió la novela “Adiós Hemingway”, y “luego de su muerte y durante el distanciamiento político entre las dos naciones, ha sido una presencia alentando las relaciones” bilaterales.

En el acto de recibimiento en Cojímar, rodeados de viejos pescadores que conocieron a “Papa, su nieto John, hablando también a nombre de Patrick, coincidió en que bajo el espíritu del legendario escritor “podemos llegar a cosas muy bonitas” entre los dos pueblos.