IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cuba: Como con los autos, apartamentos para mirar

Cuba: Como con los autos, apartamentos para mirar

Por Orlando Matos

La Habana, 22 de enero.-  En la mañana de este miércoles no muchos cubanos cayeron en la cuenta de que consiguieron un nuevo derecho teórico: alquilar apartamentos en lujosos condominios.

Las Resoluciones 551 y 552 del 2013, del Ministerio de Finanzas y Precios de la isla ponen fin a  una discriminatoria restricción, la cual impedía a los nacionales rentar en las llamadas inmobiliarias, que para disfrute de extranjeros surgieron en la década de los años 90 del siglo pasado.

La buena nueva para “las personas naturales cubanas residentes en Cuba” es que pueden alquilar inmuebles tanto para vivienda, como locales comerciales, almacenes u oficinas a las “entidades inmobiliarias”, antes inalcanzables para los nacionales.

La noticia trae adornos nada desdeñables: también ese alquiler viene acompañado –pagando, por supuesto- de servicios poco accesibles aquí como internet , correo electrónico y  tv por cable, así como otros de necesidad cotidiana, a saber,  agua, electricidad, teléfono y  gas.

La mala nueva es que tendrán que pagar la renta y los servicios  en pesos convertibles, CUC, moneda en la que la amplia mayoría no cobra sus salarios. En general, “las tarifas mínimas” mensuales por metro cuadrado abarcan desde 5 hasta 10 CUC, más otros pagos por áreas exteriores comunes o no comunes.
A esto se añade el cobro de los “servicios” que, por ejemplo, en el caso de la electricidad van de 0.22 a 0.28 CUC por kilowatt/hora, según el consumo. El costo de internet y compañía no se detalla.

El gas se pagará a razón de 0.24 CUC por metro cúbico de consumo y con respecto al agua 1.55 por metro cúbico consumido, si no sobrepasa los 3 metros cúbicos por persona, y en caso de que se exceda esa norma se abonará 3.00 por metro cúbico.

En caso de que el servicio del líquido no sea metrado se pagará 4.65 CUC por persona, y súmele 20% de la factura del acueducto como pago por el alcantarillado y  40 CUC por cada viaje de limpieza de fosa.

Quienes alquilen para usar el espacio como vivienda, oficina y local comercial al mismo tiempo, “la entidad inmobiliaria determina el monto mensual a cobrar, a partir de la sumatoria de los importes resultantes de aplicar la tarifa que corresponda a cada área”,  establecen las normativas.

Para el cubano promedio no será necesario sacar cuentas para negarle cabida a una nueva ilusión. Quizás ni piense mucho en el asunto, por más que necesite una vivienda.

Tal vez tome estas resoluciones, que publicó la víspera la Gaceta Oficial del país, como otro elemento de juicio para desentrañar en esencia qué significa “la actualización del socialismo” en Cuba.