IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cuba: Comercio en la escasez

En medio de evidentes “desabastecimientos cíclicos” de mercancías, reconocidos hace apenas dos días por el diario Granma, órgano oficial del partido comunista de la isla, la corporación gubernamental Cimex inauguró este sábado un nuevo centro comercial en la capital.

Por Orlando Matos

La Habana, 30 de agosto.- En medio de evidentes “desabastecimientos cíclicos” de mercancías, reconocidos hace apenas dos días por el diario Granma, órgano oficial del partido comunista de la isla, la corporación gubernamental Cimex inauguró este sábado un nuevo centro comercial en la capital.

Instalado en un populoso municipio de la ciudad, el “Centro Comercial Puentes Grandes” venderá una amplia variedad de mercaderías, entre ellas muchas de las incluidas por el periódico partidista en lo que denominó “fenómeno cíclico” de la escasez de provisiones en el país.

La ausencia cada cierto tiempo- en ocasiones meses-  de un  surtido de productos de primera necesidad  en la red  minorista de ventas, tiene entre sus causas, según el rotativo, “las consabidas limitaciones financieras” para importar mercancías y materias primas.

Es una coyuntura de compleja solución puesto que incluso hay renglones que “la industria nacional no puede suplir”, o no logra ampliar la producción a causa de “deterioro tecnológico” en el ejemplo concreto de una fábrica - de las que existen muchas- “con más de 30 años de explotación”.

Al final, la persistencia de la crisis económica está en la raíz del problema, pues no pueden faltar las tensiones en una nación que ha visto en el primer semestre del año desacelerarse el crecimiento de su producto interno bruto, cuyas cifras fueron rebajadas de una previsión de 2,2 a 1,4% para fin de año.

La presión de los  problemas de liquidez es  igualmente un pesado fardo para las importaciones que debe afrontar el gobierno de la isla que, ante una producción agropecuaria insuficiente, sólo para la compra de alimentos destina unos dos mil millones de dólares anuales.

La recién estrenada tienda permitirá compras tanto en pesos convertibles, CUC, como en pesos cubanos, CUP, moneda en la que realmente cobra sus salarios la mayoría del pueblo, y que es un experimento en marcha como parte de las medidas para eliminar  la actual dualidad monetaria.

La práctica de las dos monedas se va instaurando paulatinamente en varios centros comerciales estatales de diferentes partes del país, sin que ello aumente el poder adquisitivo de la población, que debe multiplicar por 25 CUP los precios que aparecen siempre en CUC.

Adicionalmente los precios en su mayoría incluyen un impuesto de 240%  para, de acuerdo con el gobierno, “redistribuir socialmente” el beneficio, en lo fundamental, en “servicios gratuitos de educación y salud”.

De acuerdo con el diario, dos de las principales cadenas comercializadoras “tienen más de dos mil puntos de venta diseminados en el país”,  con la consiguiente “recaudación de divisas” que de tales condiciones se derivan.

De modo que no resulta contradictorio que surja un nuevo establecimiento como el de “Puentes Grandes”: lo que no falte, se vende.