IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Varias plantas de carne cierran en Estados Unidos tras el ciberataque de 'hackers' rusos al mayor proveedor de carne del mundo

Pueden pasar días antes de que se reanude la producción tras un "ataque organizado" que paralizó a la compañía JBS en Australia y ahora está afectando a Estados Unidos.
/ Source: Telemundo

Un ciberataque a JBS USA, la mayor productora de carne del mundo, ha obligado al cierre de algunos de los mataderos más grandes a nivel global y los cierres se están extendiendo.

Las cinco plantas de carne de res más grandes de JBS en Estados Unidos, que en total manejan unas 22,500 cabezas de ganado al día, detuvieron sus operaciones tras el ataque a la red informática de la compañía este fin de semana, confirmó JBS. Esas interrupciones han acabado con casi una quinta parte de la producción cárnica de Estados Unidos.

"El domingo 30 de mayo, JBS USA supo que había sido objetivo de un ataque de ciberseguridad organizado, que afectó a algunos de los servidores que soportan sus sistemas de IT en  América del Norte y Australia", dijo la compañía en un comunicado. "La resolución del incidente llevará tiempo, lo que puede retrasar ciertas transacciones con clientes y proveedores", agregó la empresa.

JBS tiene plantas de procesamiento en Texas y Colorado. El martes se cancelaron dos turnos en la empacadora de carne de la empresa en Greeley, Colorado, según el sindicato Local 7 de UFCW, que representa a unos 3,000 trabajadores en la planta, reporta la agencia The Associated Press. En esa ciudad se encuentra la sede de la empresa en Estados Unidos. 

[Biden firma una orden ejecutiva para fortalecer la ciberseguridad federal tras el ataque a oleoducto]

El sindicato local también tiene informes de los trabajadores de que la producción se redujo el lunes, pero eso no está confirmado, según el portavoz Dakar Lanzino. Los representantes sindicales se reunieron el lunes para tratar de obtener más información de la empresa, dijo Lanzino.

"No sé lo que ocurrió, pero ayer en la tarde el sindicato nos envió un mensaje de texto que decía que no habría trabajo el 1 de junio”, dijo a Noticias Telemundo Juan, un inmigrante hispano que trabaja en el área de corte de la empacadora de JBS en Greeley y quien prefiere no usar su apellido por privacidad.

"Algunos de mis compañeros de trabajo que viven en mi edificio me confirmaron que no trabajarían hoy porque había pasado algo con las computadoras", comentó. "La compañía no nos ha explicado. Supongo que nadie sabe realmente lo que pasa”.

Juan compartió con Noticias Telemundo el mensaje enviado por el sindicato, que precisa que no habría trabajo este martes para los empleados del área de matanza y fabricación, pero sí para los que laboran en envíos.

JBS no respondió de inmediato a nuestra solicitud de comentarios sobre el impacto del ataque y los pasos que están dando para resolver el problema. Los llamados ataques de ransomware suelen exigir a las compañías víctimas que paguen altas cantidades de dinero para dejar de intervenir en sus operaciones. 

El mes pasado se supo que el oleoducto Colonial Pipeline, el más grande de Estados Unidos, pagó un rescate de $5 millones luego de que un grupo vinculado con Rusia hackeara su sistema, lo cual paralizó el suministro de combustible durante varios días en el sureste de Estados Unidos. 

En Australia, miles de trabajadores de la industria siguen sin trabajo por segundo día consecutivo este martes debido al ciberataque de hackers. El Gobierno australiano considera que pueden pasar días antes de reanudar la producción. 

La Casa Blanca se pronunció este martes al respecto: “El productor de carne JBS nos notificó el domingo que fueron víctimas de un ataque de ransomware", dijo Karine Jean-Pierre, la subsecretaria principal de prensa.

"La Casa Blanca ha ofrecido asistencia a JBS, y nuestro equipo y el Departamento de Agricultura han hablado con sus líderes varias veces en el último día. JBS notificó a la Administración que la exigencia de pagar un rescate provenía de una organización criminal, probablemente con sede en Rusia. La Casa Blanca se está comprometiendo directamente con el Gobierno ruso en este asunto y transmite el mensaje de que los estados responsables no albergan criminales que llevan a cabo ciberataques", añadió.

[“Protégeme, Señor, porque voy a mi trabajo”. Los empleados de las plantas de carne y pollo temen al coronavirus tanto como a perder su empleo]
 
El FBI está investigando el incidente y CISA (la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad) se está coordinando con el FBI para ofrecer apoyo técnico a la empresa para que se recupere del ataque. 

"Estamos evaluando cualquier impacto en el suministro, y el presidente Biden ha ordenado a la Administración que determine qué podemos hacer para mitigar cualquier impacto", agregó Jean-Pierre.

Si las operaciones de JBS continúan paralizadas, los consumidores podrían ver precios más altos de la carne durante esta temporada en la que comienza el verano y los estadounidenses suelen reunirse para hacer parrilladas. Las exportaciones de carne también podrían verse interrumpidas en un momento de fuerte demanda de China.

El ministro de Agricultura australiano, David Littleproud, dijo que el Gobierno y la Policía Federal Australiana estaban trabajando con JBS para resolver estos problemas y encontrar a los responsables del ciberataque.

"A pesar de que JBS representa alrededor del 20% de la producción en Australia, no esperamos que haya impactos significativos en las exportaciones siempre y cuando no sea un cierre prolongado", dijo Littleproud el martes.

JBS cerró sus centros de procesamiento de carne en Utah, Texas, Wisconsin y Nebraska y canceló turnos en las plantas de Iowa y Colorado el martes, según funcionarios y empleados sindicales. Algunos sindicatos han indicado por Facebook que algunos turnos de trabajo en Estados Unidos también se han cancelado.

El propietario de Pilgrim’s Pride Corp., el segundo mayor productor de pollo del país, también está cerrando instalaciones de procesamiento de cerdo y pollo por todo el país, según funcionarios y empleados de sindicatos.Con información de Bloomberg y AP.