IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un asesino salió de cárcel gracias a un polémico indulto. "Es casi como un sueño", dijo. Ahora llega la pesadilla

Patrick Baker asaltó a una mujer embarazada y asesinó a balazos a su marido. Terminó en la cárcel, pero un político republicano le perdonó. Fue "un regalo de Navidad anticipado". Pero una rendija legal arruinó su dicha.
/ Source: Telemundo

Tras cumplir apenas una parte de una condena por asesinato, Patrick Baker pudo salir de la carcel en diciembre de 2019 gracias a un indulto que  le concedió el exgobernador republicano de Kentucky Matt Bevin antes de dejar el cargo. 

"Fue una maravillosa sorpresa", dijo entonces Baker a los periodistas, "un gran regalo de Navidad anticipado". "Es casi como un sueño", agregó.

Pero su libertad puede durar poco: una excepción legal a la norma constitucional que impide juzgar dos veces a una persona por el mismo delito podría enviarle de nuevo a prisión, y en esta ocasión previsiblemente para el resto de su vida. 

El crimen de Baker, de 43 años, incluyó hacerse pasar por un sheriff, robar a una mujer embarazada a punta de pistola, y matar a su marido, según publica el diario The Washington Post.

 

Patrick Baker volvió a ser juzgado por la muerte de Donald Mills en 2014 en Kentucky, tras un breve tiempo en libertad, y fue declarado culpable. Centro Correccional del Condado de Laurel

 

La prohibición de juzgarle dos veces por un mismo delito aplica a los tribunales de Kentucky, pero no a los federales si se tiene en cuenta la doctrina de las soberanías separadas, que considera que el Gobierno nacional y el de los estados son entidades diferentes. 

El delito por el que será juzgado nuevamente ocurrió el 9 de mayo de 2014. Baker irrumpió en la casa de Donald L. Mills Jr., de 29 años, haciéndose pasar por un sheriff y le disparó hasta matarlo. Durante el robo, también retuvo a la esposa embarazada de Mills y a sus hijos a punta de pistola mientras saqueaba la casa en busca de pastillas de oxicodona.

Los fiscales federales decidieron pues ir tras Baker por cometer un asesinato en primer grado durante un delito de tráfico de drogas, que es jurisdicción federal, en un juicio que duró dos semanas. 

Así, Baker fue juzgado, de nuevo, y declarado culpable, de nuevo, y ahora se espera que la jueza de distrito Claria Horn Boom dicte sentencia en su contra en diciembre, con un pedido de cadena perpetua por parte de los fiscales. 

[El FBI alerta sobre una nueva forma de estafa a través de los celulares y explica cómo evitarla]

 

 

Uno de los abogados de Baker ha indicado que apelará la sentencia. "Consideramos que había pruebas que deberían haber sido admitidas y no lo fueron", dijo Louisville Steve Romines al periódico Courier-Journal.

Baker fue detenido una semana después del tiroteo. Fue juzgado, condenado y sentenciado más de tres años después, a finales de 2017. En 2018, la Corte de Apelación del estado revisó su caso y dictaminó por unanimidad que "las pruebas de la culpabilidad de Baker eran abrumadoras".

El exgobernador de Kentucky concedió antes de dejar el cargo cientos de indultos, varios de ellos polémicos. El de Baker lo fue especialmente, dado que su familia había organizado una recaudación de fondos para la campaña electoral del republicano, con la que se obtuvieron 21,500 dólares.

[El 72% de los casi 4,000 incidentes violentos en vuelos de este año fueron por negarse a usar mascarilla]

Bevin defendió los indultos diciendo que los emitió basándose en los méritos tras revisar cientos de páginas de transcripciones judiciales y miles de cartas. Sus decisiones no tienen nada que ver con la política o el dinero, aseguró.