IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Dos muertos en un tiroteo en una secundaria de St. Louis. "¡Van a morir todos!", gritó el asesino mientras disparaba

Siete menores de entre 15 y 16 años resultaron heridos. El sospechoso, de 19 años, era un egresado de la escuela y llevaba municiones de gran capacidad. "Esto pudo ser mucho peor", dijeron las autoridades.

Una mujer de 61 años y una adolescente, de 16, murieron este lunes en un tiroteo en una escuela secundaria de St. Louis, Missouri, según el comisionado policial, Michael Sack. El sospechoso, identificado como Orlando harris, de 19 años, perdió la vida en un intercambio de disparos con la policía, según las autoridades, que reportan además siete heridos.

La policía informó en una rueda de prensa que hay siete adolescentes heridos de las edades de 15 y 16 años, entre las que se encuentra una niña hispana. Todos permanecen en condición estable. La mujer de 61 años falleció en el hospital, mientras que la adolescente murió en la escuela. Harris falleció también en el centro médico, según la policía.

El tiroteo se reportó a las 9:11 am (hora local) en la escuela secundaria Central de Artes Visuales y Escénicas, provocando que cientos de estudiantes, profesores y miembros del personal abandonaran el centro, muchos de ellos a la carrera. La escuela fue inmediatamente rodeada por decenas de patrullas.


Unas personas se reúnen afuera de una escuela secundaria de San Luis, Missouri, luego de que se registró un tiroteo, el lunes 24 de octubre de 2022.
Personas se reúnen afuera de una escuela tras el tiroteo. Jordan Opp / AP

El sospechoso era una joven egresado de la escuela, según confirmaron las autoridades. Llevaba casi una docena de cargadores de 30 balas de largo alcance. "Esto pudo ser mucho peor", aseguró Michael Sack, comandante del Departamento de Policía de St. Louis.

Desde que se reportó el tiroteo hasta que las autoridades dieron de baja a Harris en el tercer piso de la escuela, pasaron 15 minutos. Las autoridades admiraron los esfuerzos del personal de seguridad de la escuela quienes alertaron del hombre armado tan pronto como entró al edificio "de forma agresiva y violenta".

"La escuela estaba cerrada y las puertas estaban cerradas", dijo Sack.

[Buscan al sospechoso que intentó secuestrar a una niña en Fort Lauderdale]

Harris no tenía un historial criminal pero "se sospecha que puede haber alguna enfermedad mental", de acuerdo a las autoridades.

"Los individuos que padecen enfermedades mentales pueden ser tratados o medicados, o pueden ser ciudadanos productivos normales que desempeñan muchos tipos de empleo en la comunidad o ser estudiantes en nuestras escuelas", agregó Sack.

El comandante también cuestionó las normas en relación a las armas en el estado que impiden a las autoridades abordar a un individuo armado. "Realmente no hay nada que podamos hacer si alguien camina por la calle principal con un rifle", enfatizó.

"¡Van a morir todos!"

David Williams, un maestro de matemáticas que impartía clases cuando el director de la escuela hizo sonar la alerta de tiroteo, dijo al diario St. Louis Today que escuchó varios disparos afuera de su salón y a un hombre que gritó: "¡Van a morir todos!".

Una estudiante de 16 años, Taniya Gholston, dijo al periódico St. Louis Post-Dispatch que estaba en su aula cuando el atacante entró.

"Solo escuché dos disparos y lo vi entrar con un arma", relató la joven, "traté de correr pero no pude. Nos miramos, pero logré escapar cuando su arma se atascó".

Otra estudiante, Nylah Jones, de noveno grado, dijo al Post-Dispatch que estaba en la clase de matemáticas cuando el agresor disparó al aula desde el pasillo. El tirador no pudo entrar en el aula y golpeó la puerta mientras los estudiantes se amontonaban en una esquina.

Michael De Filippo dijo que sus alumnos creyeron al principio que se trataba de un simulacro nada más, pero tan pronto escucharon los primeros "¡boom!", "todas las risas y el chacoteo al fondo del salón se detuvieron".

Cientos de personas se congregaron en el estacionamiento de un supermercado aledaño, el punto de reunión para padres y alumnos del instituto atacado. "Me alegro que haya acabado. Está todo bien mamá, aquí estoy, mis amigos están vivos", dijo un niño a su madre.

Con información de The Associated Press