IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Sentencian a 90 cadenas perpetuas al atacante que masacró a 23 personas en un Walmart en El Paso en 2019

Patrick Crusius, de 24 años, el autor confeso de uno de los peores tiroteos en la historia de Estados Unidos recibió su condena este viernes, luego de que las familias de las 23 víctimas mortales lo confrontaran por el ataque racista contra hispanos de agosto de 2019.
/ Source: The Associated Press

El autor confeso de uno de los peores tiroteos en la historia de Estados Unidos recibió su castigo este viernes, después de que los familiares de las víctimas lo confrontaran durante días por haber matado a 23 personas en un ataque racista contra hispanos en un Walmart en El Paso, Texas.

Patrick Crusius, de 24 años, fue sentenciado a 90 cadenas perpetuas en una prisión federal por el tiroteo, después de declararse culpable de 90 cargos de asesinato, posesión ilegal de armas y crímenes de odio en febrero. Todavía podría recibir la pena de muerte por cargos separados en un tribunal estatal.

No se esperaba que Crusius hiciera declaraciones antes de ser sentenciado formalmente por el juez federal de distrito David Guaderrama.

El sospechoso del tiroteo en el Walmart de El Paso, Patrick Crusius, se declara inocente durante su comparecencia en El Paso, Texas, el 10 de octubre de 2019.
El sospechoso del tiroteo en el Walmart de El Paso, Patrick Crusius, se declara inocente durante su comparecencia en El Paso, Texas, el 10 de octubre de 2019.Briana Sanchez / AP

La fase en que se dicta la sentencia se estaba llevando a cabo no lejos del Walmart de El Paso donde Crusius abrió fuego el 3 de agosto de 2019 con un rifle semiautomático tipo AK. El ataque se produjo después de que Crusius despotricara en internet, advirtiendo de una “invasión hispana de Texas”, quienes supuestamente tomarían el poder del Gobierno y de la economía.

[Seis muertos en un tiroteo en un Walmart de Virginia: un mánager abrió fuego con una pistola contra otros trabajadores]

Las 23 víctimas mortales y otras 22 personas heridas eran en su mayoría estadounidenses de origen mexicano y ciudadanos mexicanos de El Paso y Ciudad Juárez. Es habitual que los residentes de ambas ciudades viajen diariamente de un lado a otro para ir al trabajo, a la escuela, a visitar a la familia o de compras.

Familiares confrontan al asesino

Al enfrentarse a Crusius cara a cara por primera vez, más de 30 familiares le miraron a los ojos y criticaron sus motivaciones, diciéndole que sus persecuciones racistas habían fracasado.

Amaris Vega, cuya tía fue asesinada y cuya madre sobrevivió por poco a una herida en el pecho del tamaño de una pelota de softball, se burló del “patético y lamentable manifiesto” de Crusius, que prometía librar a Texas de los hispanos.

Los familiares de las víctimas del tiroteo masivo en Walmart de El Paso llegan a la corte federal en El Paso, Texas, el jueves 6 de julio de 2023.
Los familiares de las víctimas del tiroteo masivo en Walmart de El Paso llegan a la corte federal en El Paso, Texas, el jueves 6 de julio de 2023.Andrés Leighton / AP

“¿Pero adivina qué? No lo conseguiste. Fracasaste”, le dijo Vega el jueves. “Seguimos aquí y no vamos a ir a ninguna parte. Y durante cuatro años has estado atrapado en una ciudad llena de hispanos... Así que entiende eso”, agregó,

Margaret Juárez, cuyo padre de 90 años fue asesinado en el atentado y cuya madre resultó herida pero sobrevivió, dijo que le parecía irónico que Crusius fuera a pasar su vida en prisión entre reclusos de minorías raciales y étnicas. “Nada en las aguas de la cárcel”, le dijo a Crusius, “ahora vamos a disfrutar del sol... Todavía tenemos nuestra libertad, en nuestro país”.

[El asesino del Walmart de Virginia compró la pistola horas antes del tiroteo. La policía difunde la “nota de la muerte” que escribió]

Jordan Anchondo, de 24 años, y su esposo Andre Anchondo, de 23, murieron protegiendo a Paul, su hijo de 2 meses. Ahora Gilberto Tito Anchondo, hermano de Andre, dijo que perdonará a Crusius pero también asegura que fracasó en sus motivaciones racistas, sustentadas por falsas creencias.

“Se dispuso a herir a la gente porque dijo que los latinos se estaban tomando el poder. Solo quiero que sepa que sus esfuerzos fueron en vano”, dijo Anchondo. Su sobrino cumplió 4 años en mayo. Anchondo dijo que el niño ha comenzado a comprender la pérdida de sus padres y lidia con eso en ocasiones especiales, como el Día del Padre, y al ver los retratos familiares.

Uno a uno, los familiares describieron esta semana cómo sus vidas se vieron trastocadas por la pena y el dolor. Algunos perdonaron a Crusius. Un hombre mostró fotografías de su padre asesinado, insistiendo en que el atacante las mirara.

Arturo, el marido de Bertha Benavides durante 34 años, fue otro de los asesinados. “Dejaste a los niños sin sus padres, dejaste a las parejas sin sus parejas, y todavía los necesitamos”, expresó.

Durante las primeras declaraciones de las víctimas, Crusius giraba ocasionalmente en su asiento o movía la cabeza sin dar muestras de emoción. El jueves, pareció que se le llenaban los ojos de lágrimas cuando las víctimas denunciaron la brutalidad de los disparos y exigieron a Crusius que respondiera y rindiera cuentas de sus actos. En un momento, Crusius consultó con un abogado defensor a su lado e hizo un gesto de que no respondería.

El ataque fue el más mortífero de más de una decena de tiroteos masivos en Estados Unidos relacionados con delitos de odio desde 2006, según una base de datos recopilada por The Associated Press, USA Today y la Universidad Northeastern.

Alimentado por la retórica antiinmigrante

Antes del tiroteo, Crusius parecía consumido por el debate nacional sobre la inmigración, tuiteaba #BuildtheWall y alababa las políticas fronterizas de línea dura del entonces presidente Donald Trump.

En los años transcurridos desde el tiroteo, los republicanos han descrito a los migrantes que cruzan la frontera sur del país como una “invasión”, desoyendo a los críticos que dicen que esa retórica alimenta las opiniones antiinmigrantes y la violencia.

Al iniciarse la fase de sentencia, algunos defensores de los derechos de los inmigrantes hicieron nuevos llamamientos a los políticos para que suavizaran su retórica sobre la inmigración. Los republicanos, entre ellos el gobernador de Texas, Greg Abbott, han presionado para que se tomen medidas más agresivas para endurecer la frontera sur.

Las víctimas

Las edades de los fallecidos oscilaban entre un atleta de secundaria de 15 años y varios abuelos. Entre ellos había inmigrantes, un conductor de autobús urbano jubilado, profesores, comerciantes, entre ellos un antiguo trabajador del hierro, y varios ciudadanos mexicanos que habían cruzado la frontera estadounidense en viajes rutinarios de compras.

Dos adolescentes contaron que escaparon por los pelos del ataque de Crusius mientras participaban en una recaudación de fondos para su equipo de fútbol juvenil afuera de la tienda. Los padres resultaron heridos y el entrenador de fútbol, Guillermo García, murió meses después a causa de las heridas sufridas en el ataque. Ambas jóvenes dijeron que aún les atormenta el miedo a otro tiroteo cuando se encuentran en lugares públicos.

“Un cobarde le disparó a quemarropa y allí estaba su sangre inocente, por todas partes”, dijo Kathleen Johnson, cuyo marido David estaba entre las víctimas.

“No sé cuándo volveré a ser la misma. El dolor que han causado es indescriptible”, lamentó.

Con información de The Associated Press, Efe y The Texas Tribune.